4/05/2013

Una luz para la patria en tinieblas....













Heberto Castillo Martínez (nacido en Ixhuatlán de Madero, Veracruz el 23 de agosto de 1928 y fallecido en la Ciudad de México, el 5 de abril de 1997) fue un ingeniero genial, científico y catedrático de ciencias, también fue pintor,escritor,periodista,ideólogo, luchador social  y líder político y todo lo hizo siempre con  compromiso, inteligencia y  serena prudencia,en sus acciones para definir una identidad a la izquierda mexicana.
Estudió ingeniería civil en  la Universidad Nacional Autónoma de México.  Luego fue profesor en la misma  UNAM y en el Instituto Politécnico Nacional (IPN),mientras escribió tres libros científicos.
Inventó,entre otras cosas, un sistema de construcción que denominó Tridilosa. Este sistema reemplaza trabes y losas de concreto reforzado de los sistemas convencionales, lo que produce ahorros considerables en concreto y acero. La Tridilosa ha sido usada en más de 200 puentes en México, en el World Trade Center de la Ciudad de México, la Torre Chapultepec, Centro Médico Siglo XXI, Plaza Cuauhtémoc, Plaza Tabasco 2000, Hotel Morelia Misión y en el edificio Biosfera 2 (Arizona USA.)
Como catedrático,por más de veinte años, impartió la materia de Análisis y diseño de estructuras en la Universidad Nacional Autónoma de México y en el Instituto Politécnico Nacional.
Y como luchador social empezó joven,apoyando las demandas de los  ferrocarrileros (1959-1960),en las luchas de los maestros normalistas (1958),en las de los médicos (1965). Para 1966 fue como militante activo a la Conferencia Tricontinental y en la Organización Latinoamericana de Solidaridad OLAS, en La Habana, Cuba.
Y fue en 1968 que participó en el Movimiento Estudiantil, dentro de la Coalición de Profesores de Enseñanza Media y Superior Pro libertades democráticas, al lado de Luis Villoro y José Revueltas, por lo que se ganó el odio de Días Ordaz que ordenó una persecución feroz en su contra, y aunque Castillo resistió oculto por más de 6 meses,finalmente fue apresado y  encarcelado en la temible cárcel Lecumberri donde permaneció como preso político dos años, hasta mayo de 1971.  Pero jamás cejó,asi que al salir de Lecumberri, impulsó la formación del Comité Nacional de Auscultación y Organización CNAO, para  la constitución de un partido político comunista, al lado de luchadores sociales e intelectuales destacados como Demetrio Vallejo y Luis Villoro, con quienes finalmente constituyó el Partido Mexicano de los Trabajadores PMT en el 74, con el que participó en las elecciones federales hasta 1985, en las cuales fue electo diputado federal. Luego logró la fusión de varios partidos de izquierda para formar el Partido Mexicano Socialista (1987).









Por este partido (PMS) fue candidato a la Presidencia de México en 1988.
Luego, siendo uno de los candidatos más queridos por el pueblo,sorpresivamente declinó su candidatura a favor de Cuauhtémoc Cárdenas,pues como él mismo reconocía,el poder nunca le gustó,pero ese hecho fue lo que sentó las bases para la formación del Partido de la Revolución Democrática PRD ya que el Frente Democrático Nacional usó el registro del PMS para  formar  el Partido de la Revolución Democrática en 1989.(que ahora se ha vuelto una cueva de maleantes  ex-priistas, y que se ha atomizado en microcorrientes,o tribus ávidas de sobornos y prevendas.  )
Pero en 1996 las cosas parecían diferentes,hasta que Castillo perdió  la Presidencia Nacional del PRD  ante el expriista Andrés Manuel López Obrador .(Y triste fue cuando este último partido conquistó el poder, en la capital y en algunos otros estados de la república, y jamás promovió su obra técnica ni su invento de la tridilosa, desde los gobiernos que encabezaba... No lo hizo quien fuera su alumno en la Facultad de Ingeniería de la UNAM en los años 50, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, no lo hizo Rosario Robles, no lo hizo Andrés Manuel López Obrador, ni Alejandro Encinas, ni Marcelo Ebrard, ni tampoco quienes, impulsados por el PRD, llegaron a gobernadores en Zacatecas, Chiapas, Baja California, Tlaxcala, Guerrero ni Michoacán. Ah,pero todos esos hicieron y hacen actos políticos para recordarle... Incluso, López Obrador inauguró un distribuidor vial...pero elaborado con un sistema de construcción cuyo proyecto ya conocía Castillo y que había juzgado como un dispendio en gasto de materiales y contratos... Pero irónicamente López Obrador llamó a ese puente vehicular "Heberto Castillo Martínez"...Habría un modo más sarcástico de despreciar al legado tecnológico del ingeniero Castillo...?)
Y tal vez fue que, abrumado por el resultado de haber cedido el registro del único partido verdaderamente socialista a un grupo de ex-priistas,durante esos años Heberto se alejó del PRD y se dedicó a escribir certeros análisis políticos para la revista Proceso, desde los que denunció la corrupción y los abusos de los políticos en el poder de manera clara y rigurosa. Esos últimos años de su vida Heberto también se ocupó del neo-zapatismo de Chiapas, como integrante de la Comisión de Concordia y Pacificación, mediadora del conflicto. Pero Heberto fue siempre critico de frente al líder del EZLN,y no cayó ya en la seducción del idealismo romántico como lo hiciera en el 88, porque él estaba convencido de que para lograr la paz definitiva en Chiapas era necesario dar solución a las demandas de los pueblos indígenas de México. Ya electo como senador por Veracruz durante el último año de su vida, luchó tenaz para solucionar problemas agrarios, como el de los campesinos en Álamo Veracruz,o la problemática y demanda de las comunidades ixtleras y cañeras. También dio cientos de conferencias  referentes a los problemas agrarios y al rezago rural de México; y preocupado siempre por los recursos naturales desarrolló,entre otros, el proyecto de reforma a la Ley Forestal y de aguas.  Y mientras tanto,también denunciaba la corrupción y la ineptitud con el que el gobierno realizaba el proyecto del canal intracostero tamaulipeco. y escribía un libro más: "Desarrollo Sustentable ¿Una solución? ¿Una utopía?. Memorias de la Secretaría del Medio Ambiente"...  Y mientras hacía todo eso...murió,con la muerte serena de los justos, el 5 de abril de 1997.



En México,líderes van y lideres vienen,todos con pies de barro,seres que lucran para sus fines políticos y económicos,de la necesidad de un pueblo explotado e ignorante urgido de justicia social. Cíclicamente se forman nuevos partidos políticos,pero con la misma gente,ávida de poder y experta en el engaño al pueblo. Esa es la causa de la actitud resignada,indiferente o de total desprecio hacia la militancia socialista mexicana. Sin embargo,la  admiración por Castillo continúa incólume.  Heberto Castillo falleció hace 16 años. En este espacio se le recuerda hoy con gran afecto, como un excepcional ser humano, como una mente brillante y un corazón enorme, como un verdadero luchador social como el mexicano de izquierda más honesto, congruente e inteligente que he conocido...



 

Sus restos reposan en la Rotonda de las Personas Ilustres  del Panteón Civil de Dolores,en la Ciudad de México,dónde es víctima de homenajes anuales,porque seguramente es más fácil poner flores en su busto en un parque, o nombrar un puente vial  o una escuela con su nombre a seguir el ejemplo de valor,dignidad y honestidad de  Heberto en la lucha social... Porque lamentablemente,hombres  como el ingeniero Heberto Castillo, con un liderazgo moral para poder superar las épocas negras sin perder las ideas básicas y los valores fundamentales, hombres con la templanza ética de no dejarse tentar por el poder,hay muy pocos. Y es que la distancia entre  los políticos convenencieros o los líderes hipócritas y corruptos y hombres cabales como  Heberto Castillo, es enorme, y no por poner una corona de flores en su memorial esa distancia se va a acortar, al contrario, se hace abismal...

Descanse en paz,Ingeniero...

No hay comentarios: