2/20/2012

El reloj,la nieve y el río...



"La neige... C'est de la lumière dont la terre est couverte. Des franges d'écume sur les rochers. Un vol de papillon blanc"
Roger Mondoloni




Siempre he amado las tardes...Pero sobre todas,amo esa de luz envejecida que cae sobre el Sena, hora acuática y vespertina que es la más hermosa y melancólica que he visto en mi vida.Desde mi bicicleta puedo ver el reloj suspendido del tiempo en el atrio nevado de la Biblioteca Mitterrand,midiendo las horas que pasan heladas, como pasa el río bajo la passerelle Simone-de-Beauvoir...


Hace bastante frío debido a una onda polar de Siberia que ha hecho hielo el agua de las fuentes, y ahora desde la pasarela se ve como la nieve ha empezado a caer,besando los árboles del parc de Bercy y posando su caricia blanca sobre toda la rive droite...
Ha llovido mucho en París este invierno. Mi mamá decía que en Paris llovía una vez cada dos días,y que debido a eso,es la ciudad europea más arbolada,con más de 400 parques y jardines,y dos bellísmos bosques acunándola: el de Vincennes al este y el de Boulogne al oeste....Solamente,a todo lo largo de la rue Vaugirard,dónde mi madre tenía un pisito,debe haber más de diez mil árboles bellísimos.
Mi madre vivió unos años en Paris,mientras estudió en la Universidad. El trayecto de su pisito a la Sorbona durante esta tarde nevada me hace comprender de un modo íntimo y cálido el alma de mi madre. Su amor por el arte,su sensibilidad,su delicadeza...
He bajado de la bicicleta y me he quedado extasiada durante unos minutos frente a una rosa congelada del camino.No puedo explicarlo,pero ese pequeño acto da un sentido profundo a mi vida.
Fué mi madre la que me enseñó a amar esas pequeñas cosas: la luz de la tarde,una rosa en el camino,el fluir del río bajo el puente,el hombre de los globos cruzando la plaza nevada,el delicioso aroma de los cafés de la rive gauche empujado hasta mi nariz por el viento del invierno...

Ahora,mientras cae la nieve sobre las frondas,y se escucha a lo lejos el ruido de los operarios realizando la salazón y el friz fraz de las cuchillas de nieve, para quitar el frost de los boullevares,de los puentes, y de las pendientes,la nieve se acumula con más gusto en los jardines y en los parques,como el de Bercy,porque como es limpiada por los jardineros manualmente ,con certaines y escobones, para cuidar de las rosaledas y los setos,todo se ve más blanco y más bonito...
Pero si los parques se congelan,prohiben la entrada,ya que muchos tienen manía de deslizarse peligrosamente sobre el hielo formado sobre los estanques, arroyos, lagos, y fuentes. Y como el césped congelado no puede soportar el pisoteo y los turistas no saben permanecer sensatamente en los pasillos cuando los jardines están abiertos a pesar de la nieve y el hielo,pues mejor cierran el parque...y hacen bien,pues esa gélida virginidad del parc no merece ser hollada por los rebaños de los tours.
Desde la passerelle Beauvoir ya desierta debido a un barrido de viento de menos 7 °,se ve el navegar lento de la chalana de la basura con una carga grandísima de desechos congelados por la nieve...Esa chalana es un símbolo emblemático de la grave crisis de desperdicios que enfrenta el mundo capitalista...En Paris se fletan tres barcazas enormes para el transporte de los residuos en el Sena y aunque son discretas,dejan a su paso una peste contraria de estas tarjetas postales que se venden en los puestos para turistas... Las aves hambrientas y heladas giran en vuelos cortos sobre la barcaza,para luego,fatigadas de luchar contra el frío viento,detenerse ateridas sobre los montones de basura del navío...La barcaza transporta 400 toneladas de basura,el equivalente de 16 camiones. Por el frío extremo los obreros de sanidad son entonces movilizados para la recolección de basura de todas las aceras de París a machas forzadas,antes de que los deshechos del consumo invernal sean lanzados al río,o a las grises calles donde mal sobreviven los migrantes y otros maginales...Y es en Paris,ciudad de élite capitalista,donde podemos ver con mucha claridad como es que el desperdicio fué establecido en esta época como parte incómoda,pero necesaria para el"progreso". Es esa desechabilidad de usar,agotar,y promover mercados ansiosos de consumir... lo que sea. Los productos desechables reflejan los cambiantes valores sociales del capitalismo salvaje y esas chalanas catgadas de basura navegando en el Sena, dejan a la vista la desvalorización que existe por la permanencia... las personas ya no están atadas al significado de las cosas de la manera en que solían estarlo,porque ahora las cosas,ya no significan nada valioso...

La crisis de la legitimación del capitalismo tardío, la crisis política y social y la crisis de la cultura que vive la sociedad de consumo se muestra en esa frívola necesidad de la novedad, necesidad que produce un gran excedente de desperdicio, una acumulación de basura, característica de las sociedades de consumo,ya que lo importante no es que sus adquisiciones sean duraderas, sino que sean lo último de lo último. Lo viejo lo tiran. Lo mismo un abrigo que un amor... La desechabilidad y el desperdicio son la columna vertebral del sistema capitalista. Este sistema que ha desvirtuado las necesidades reales y los deseos auténticos de los seres humanos generando una frivolidad alarmante...Cuando pasamos al lado de un contenedor de basura, hay una nula conciencia,pues no se nos ocurre que esos son nuestros desechos...La autoenajenación del ser humano se traduce en consumir, agotar y volver a consumir.
Resulta escalofriante sentir la indiferencia humana sobre la naturaleza y sobre los mismos prójimos. El frenético mundo del burgués preocupado por todo lo material, egoísta, necio, abstraído en el cosmos del billete, en la construcción de nuevos estilos para que no se pare de consumir, abunda el Paris y es deprimente... Si mi madre viera eso,se volvería a morir de pena.
Por el boulevard Saint-Michel, frente a la Sorbona, la nieve ha dejado de caer,pero el frío arrecia,y los viandantes ateridos y apresurados se entrecruzan en su andar como si no tuvieran nada en común,y a ninguno se le ocurre dirigirse al otro, aunque sea a través de una mirada. Son masas amorfas de individuos vacíos, que se encuentran solos, que viven en un estado de aislamiento, alienados por la tentación de comprar lo que ofrecen los aparadores...
Baudelaire contaba de la violencia con que la multitud lo quería atraer hacia sí y conviertirlo en flaneur,es decir, en uno más de los suyos...
Temía el poeta conviertirse en cómplice de la multitud y por eso se apartó de ella... Bauldelaire describió bien la enajenación respecto a la multitud como un signo sin retorno del tiempo. Tiempo que se halla desintegrado en forma desconcertante en el sistema capitalista... Este tiempo es un tiempo sin historia, sin pasado y tan acelerado que desconcierta... Y pasa como viento sobre las aceras de Paris despreciando a la hermosa serie de relojes parisinos....Creo que algo así significa la acumulación de relojes callejeros en esta ciudad como los viejos relojes de Saint Lazaré...O será que Paris teme encontrar un reloj entre los cientos que tiene, que indique la hora exacta... Quizá no se ha dado cuenta,París,de que ese viejo y roto reloj de manecillas art decó, de la estación del metro Vergennes,tiene la bondad de marcar la hora exacta dos veces al día...

Aunque el tiempo es más largo y mas cruel para los sintecho que lo único que pue
den hacer es apoderarse de los rincones más resguardados del frío...se puede ver a los hambrientos revolviendo los recipientes de basura;poque el frío mata de hambre también,pero eso nadie lo ve,y tampoco a la suciedad que pulula en las riveras del sur,donde la pobreza se mueve para donde la lleve el viento, aunque los barrenderos intenten apresarla en enormes bolsas que se irán a navegar luego en las chalanas...
Una luz agónica y cenicienta presagia el ocaso. Con la nariz y los pies adoloridos y congelados,y el corazón triste,pienso que la humanidad va hacia el suicidio colectivo.Las nubes oscuras se condensan y una niebla espesa se desliza sobre el Sena. Mi abuela llamaba a eso "la oscurina".."Que llega la oscurinaaa.." decìa mi abuela catalana,y corría a encender la estufa para hacer chocolate con leche y calentarnos el alma..."Lo peor de la oscurina es la oscurina:lo que trae de miedo,de tristeza,de presagio...eso tèmelo" decía mi abuela Dollors.Porque la oscurina es, también, un estado del alma y esta palabra se usa de igual modo para describir un presagio acojonante...Como ese cielo tan oscuro y gélido que se cierne sobre toda Europa con sus vientos siberianos..
Pero la gente,en estos tiempos,parece divorciada del cielo...El cielo no les provoca ninguna emoción,ningún sueño... Sólo se enteran del parte metereológico para prevenir incómodos encuentros con la lluvia. Hoy nadie cree en el porvenir de la Revolución y los capitalistas han decretado la muerte de las ideologías,y los individuos zombificados por el sistema,sólo desean vivir el aquí y el ahora donde su realización más plena es consumir y deshechar. Y eso pasó porque los amos del poder capitalista han deformado la razón de la historia a su a su conveniencia.Porque la historia no es un conjunto de datos-apócrifos las más de las veces- que debemos memorizar por órden de los poderes del sistema. Los sujetos consumistas han perdido los recuerdos que les vuelvan a traer a su realidad humana...Triviales,viven en la comodidad de sus costumbres anodinas, inmersos en su psicosis del consumo y preocupados por volver mercancías hasta a sus propios sentimientos... Y mientras esto sucede la historia se desintegra frente a los televisores,y deja de ser una manera de comprender el mundo...Y eso es grave,porque la historia nos enseña como pensar de manera lógica y nos da identidad y juicio critico...La historia es una de las formas de la verdad,que nos muestra nuestro orígen, nuestra continuidad,nuestro proceso como sociedad y como inteligencia....
La nieve se derrite a una temperatura de 0 grados Celsius. Pero la pizarra callejera señala que estamos a menos 7... Sin embargo, una cantidad significativa de nieve parece evaporarse sobre el río,cubriéndolo de bruma.
Mi papá nos contaba que los copos de nieve son en un 90% de aire.Es por eso que caen tan lentamente,por su estructura de aire,como si fueran diminutas mariposas de azúcar jugando en el frío...
El viento ha desprendido un anuncio de St.Laurent,que flota superficial sobre la nieve hasta detenerse,roto y desastrado, en la puerta de un garage. Toda la elegancia que vendía ha quedado obsoleta y ridícula,gracias al viento siberiano...Eso pasa: el capitalismo nos lanza hacia un futuro obsoleto,definido por lo perecedero de sus artículos nuevos, mejorados para comprar,pero también listos para echarse a perder ,o pasar de moda,antes de los cinco días de comprados,de modo que nuestras casas,nuestras ciudades,y nuestro planeta, van llenándose diariamente de cosas lisiadas, de radios tartamudos, de cámaras fotográficas ciegas, de sentimientos que vinieron equivocados de fábrica...Y de relojes a destiempo, pidiendo limosna con su muleta deba
jo del brazo, y sin ganas de vivir dada la pésima calidad de las baterías...
Perdidos...Desorientados,en una perplejidad existencial que se hunde en la ignorancia y en la pérdida de lo escencial, los individuos de corazones endebles al consumo,van camino al matadero,sin saber dónde están ni quiénes son pues la publicidad capitalista les ha borrado la memoria...

Triste es ver la Rue Malpalu invadida desde el metro por grupos amorfos de turistas aglomerados que corren preocupados por el tiempo sin siquiera reconocer nada. Seres totalmente abstraídos, unicamente, en el costo del hotelito donde paran,sin siquiera notar que hay otras cosas dignas de conocerse en Paris, seres apresurados que sólo se preocupan por acomodarse el sobretodo para la foto y comprar más souvenirs para presumir a sus vecinos tercermundistas "su viaje a Paris",seres que caminan a dónde les ordena el sistema, con la mirada clavada en sus "crísis". Seres que esquivan a los inmigrantes africanos que mendigan bajo la nevada,y los evitan como si estuviesen esquivando a la madre de todas las suciedades,y los miran con desprecio y fruncen la nariz como si olieran algo nauseabundo...Y luego satisfechos de pertenecer a una "clase social mejorcita",se sumergen en la masa que avanza lentamente hacia ningún lado...
Y es que la pobreza es necesaria para que el capitalismo siga vigente. Lo que se opone,sistiene y forma parte del círculo vicioso. Pero en estos últimos tiempos se viven en el mundo sucesos al límite de una saturación temible. La crisis mundial llegó a una magnitud de tal índole que el tiempo fluye distinto y con la posibilidad de revisar la historia para forjar un cambio inminente.
Y es que la Utopía no está relacionada con lo irreal o lo imposible, sino con lo óptimo,con lo justo, lo sensato, lo perfecto... Sin utopías reales y auténticas la vida carece de horizonte,por ello,las utopías no solo son posibles, sino necesarias...Por ello,rescatar la “memoria popular” luchar por otra historia,una más real,basada en la lucha desde abajo y por las libertades y el hu
manismo, contra el egoísmo y el vacío capitalistas ... Se necesita recuperar la memoria y reencontrar los valores primeros del ideal socialista, donde la felicidad de nuestros abuelos y padres,no se basaba en algo tan desechable y abstracto como lo es una mercancía... Las personas debemos salirnos ya de la chalana de la basura capitalista...Dejar de consumir,y llevar la imaginación al poder... imaginar,como decía la consigna más gritada en el mítico mayo del 68 en este Paris de siempre...
Mi papá me contaba que él había visto caer nieve de color verde lima sobre Moscú,y al invierno siguiente vió
sorprendido,una nevada de color malva, pintando de matices rosados toda la estepa siberiana... Contaba mi papá que esas anomalías cromáticas se debían a los Tsimaydevochkas, unas pequeñas criaturas que viven en la nieve y que por accidente vierten antes de tiempo,los potes con los colores de la primavera... Y mi papá, experto en las nieves siberianas, decía que cuando un copo de nieve cae en el agua, emite un sonido de alta frecuencia que no es oído por los humanos, pero si por los peces...

Sí...así es lo real,como los colores de la nieve,o los peces del Sena,imaginación oculta,a las orillas del lenguaje. La realidad como un río congelado,de ondas esquivas y misteriosas, sorprendida por una lúdica nevada de la imaginación ...
He llegado por fin a la Rue Marcadet donde una surrealista limusina decorada como una ambulancia circula lentamente con las luces y la sirena encendidas, para iniciar una protesta de la ONG Médicos del Mundo.Y es que cuando Médicos del Mundo quiere llamar la atención en París por problemas como la falta de vivienda para los inmigrantes en el invierno, no lo hacen con carteles o anuncios llenos de estadísticas. Por ejemplo,en el verano pasado,los MdM,protestaron frente a la sede del G-20 con hisopos gigantes y enormes recetas de medicamentos para enfermedades del oído,como una manera de exigir que sean escuchados los enfermos del tercer mundo. Ahora exigen al derechista Sarkozy que otorgue refugios temporales a los africanos sinpapeles, ante la onda de frío siberiano que golpea la Eurozona... El plan es sembrar los bullevares más turísticos de Paris con un gran número de tiendas de campaña para dar una pésima imágen parisina al mundo,y alegra ver que sólo con el aviso de lo que harán los médicos, es suficiente para que los ricachos de la UE, asignen inmediatamente millones de euros para los refugios invernales...Así que después de ese frío glacial,febrero terminará con un tiempo tranquilo y dulce,con un techo disponible,con medicinas y alimentos frescos para muchos de los marginados africanos y americanos en la eurozona,por lo menos...
Cae la noche sobre Paris,y el aroma de baguettes y croissants calientes,y bebidas de chocolate con almendras seduce con su delicia desde las panaderías.Y de la revolucionaria limusina-ambulancia, que ha pintando la nieve de rojo y azul con la luz de su torreta, han bajado algunos médicos para lanzar a unos pobres conejitos de nieve contra los postes, acto que,paradójicamente me ha hecho sonreír y recuperar mi fé en la inocencia,en la alegría y en las Utopías...
Se han encendido las lámparas que duplican sus reflejos en el río y lanzan su luz al viento invernal que impone su libertad. Al final del día la ciudad queda blanca y silenciosa, y su quietud es admirable.
París es realmente hermosa y sí...cómo no decirlo:
Paris, je t'aime ...


.

1 comentario:

Sirena Varada dijo...

Hola mariposa, que linda forma de escribir tienes.