10/20/2009

Torna,torna Serrallonga...


Bitàcora: En la Ruta de los juglares.

Acto I
...Por toda la comarca de Collsacabra se escucha el infernal galope de los espantosos potros sin cabeza,que rompen las noches con la furia de su carrer
a por los oscuros caminos del bosque.
Ay de aquèl incauto que se cruce a su paso: seguramente morirà destrozado entre las patas de esos espectrales caballos,al quedar paralizado por el terror de ver a esas bestias galopar hacia èl,sacando chispas con sus pezuñas argentinas al choque contra el pedregal...o quizà,si el desafortunado que los vea logra escapar,se vuelva loco y termine sus dìas deambulando por esos desiertos picos del Pirineo,en estado salvaje,comiendo alimañas o escondièndose en cuevas como un proscrito...
Se dice que esos potros se desbocan como el viento de la tramuntana,enloqueciendo de miedo a los pobladores de las aldeas,y por eso los catalanes saben que lo mejor que pueden hacer ante el galope de esas bestias infernale
s,es encerrarse en las masìas,y pedir paz a las ànimas del purgatorio, pero los torpes soldados españoles,que haciendo desplantes de valor se han quedado retàndo al galope maligno durante el sereno negrìsimo de la noche,han amanecido suicidados...
Que el miedo lleva a eso y a màs,y que lo digan los tantos campesinos catalanes cuyos sueños han muerto en los campos quemados por los soldados del rey español,y que ahora recorren las Guilleries, huyendo de pestes,miserias y horcas,siguiendo las òrdenes de don Joan...
Ponièndo capuchas negras en sus mulos y yeguas,para cruzar a todo galope los poblados en las noches cerradas,infundiendo terror entre los catòlicos soldados del rey,que en todo ven mal y con la conciencia carga
da de daños,e imaginan que los caballos de los bandoleros de Serrallonga no tienen cabeza,y que las barraganas somos brujas y que los forajidos son demonios...
Esta noche entramos en cuadrilla a la hora terça en la pobla de Rupit cabalgando dos percherones prietos como carbones,y cuatro tresañeros morunos,casi azules,que con las capuchas negras y en la noche sin luna,dan mal aspecto. Los de la comarca han esparcido la conseja de que somos los jinetes de la noche,brujas y diablos al servicio del Serrallonga,y por eso,nuestras monturas no tienen cabeza,y entonces los curas y los soldados españoles,han fundido muchas crucetas de oro milagrero para protejerse de bandoleros y caballos malos,cosa que es muy buen negocio para nosotros,porque es nuestro oficio robarles eso,y todo lo que esos bastardos quieran despojar a estas tierras catalanas.
Y esta noche vamos con Don Joan para descolgar a dos ahorcados...Son dos de los nuestros que han matado los soldados del rey,y los han colgado de la muralla de Barcelona,para que los buitres no dejen de ellos ni huesos... Pero no les daremos ese gusto ni a los españoles ni a los pajarracos,y por eso vamos por los cuerpos...
Al llegar hasta el pìe de las horcas,nos enteramos que los dos bandoleros colgados son el Petit Comì,y Segismund,el hermano del Serrallonga...
Los soldados se acercan a la muralla,para cortarnos el paso,pero don Joan Sala se da a conocer:
"Soy Joan Sala,el Serrallonga,y vengo a llevarme el cuerpo de mi hermano..."
El teniente de Montpalau de inmediato desenvaina la espada e intenta matar al Serrallonga...
Se cruzan los aceros y se disparan las armas,mientras las barranganas aprovechamos la grezca para descolgar los cuerpos de Segismund y de Petit Comì,y luego salir huyendo con los cadàveres, sorteando soldados y tiros,y tomando el camino secreto hacia las Guilleries...
Acto II.
La muerte de su hermano cambiò a Serrallonga,lo volviò màs audàz,màs fiero...y muy pronto por tabernas y plazas corriò el rumor de que el Serrallonga buscaba hombres para su banda...
Pronto,a la cueva de Tavartet,escondida entre riscos intrincados y laderas de vegetaciòn exuberante,y por eso el refugio preferido del Serrallonga,se acercan un buen nùmero de valientes dispuestos a apoyar al llamado "rey de los bandoleros".
De las masìas salen los hijos y los trabajadores armados hasta los dientes,y a las òrdenes del Serrallonga,roban la po
sta de los impuestos del rey, y hieren al virrey.
Cargados de oro,montaron los caballos y cabalgando más ràpido que el viento corrieron a refugiarse en Queròs,donde repartieron las monedas con los màs pobres de la aldea.
El alcalde y los aldeanos,celebraron entonces una fiesta y en la plaza,todos reunidos,bailaron el baile redondo que los unìa contra el abuso español: la sardana.
Mientras los demàs estaban de fiesta,una gitana se acercò a Don Joan,para advertirle que ve traiciòn y muerte,y le dijo que tenga cuidado de sus màs cercanos,porque uno de ellos,lo venderà por dinero...

De pronto,uno de la cuadrilla,avisa que viene un escuadròn de soldados. A una òrden de Serrallonga,se emboscan algunos bandoleros,y de ese modo sorprenden al escuadròn español que no tiene màs remedio que huir...
Serrallonga desea ocultarse en la Roc de Guinardò para no matar màs,pero
cruza el camino real un lujoso carruaje cargado de oro y con destino a G
irona...Serrallonga y sus hombres asaltan el carro y luego buscan refugio en Castanyet,en dònde los aldeanos los ocultan...
Mientras tanto,el mismìsimo rey Felipe IV ha venido en persona a Barcelona para dictar un bando de muerte contra Serrallonga.
Pero Monsieur Viverò, de Francia,manda una carta a Serrallonga,para ofrecerle acogida en s
u paìs.
Serrallonga aceptò,y de camino a Sant Joan de les Abadesses,conoce a Joana Torellò,el amor de su vida.
Ella tambièn era bandolera,y con ella,y el hijo de ambos,regresò a Catalunya tiempo despuès...
Su gente estaba en Francia,o en presidio,o se habìa dispersado,o muerto.
Pero el Serrallonga y Joana,se bastaban con ellos mismos,para vagar juntos por los hermosos bosques del Collsacabra,para atracar los carruajes del rey y para vivir su gran amor en su refugio en la cueva de Tavartet...

Pero los soldados del rey los buscan por todas partes y un miserable,que se hace llamar su amigo,los vende por envidia y por dinero...

Acto III.
Es negra la noche,y fuera del refugio de Serrallonga se ven moverse unas sombras fantasmales.
Son los soldados del Virrey que,numerosos, detienen a uno solo: el Serrallonga...
Él, herido y rodeado, se rinde. Luego es torturado de modo cruento,para que confesara los nombres de los otros bandoleros de su cuadrilla y los pactos que habìa hecho con el maligno...
El Santo Oficio querìa saber en què rincones desconocidos de las Guilleries,el Se
rrallonga escondìa los potros sin cabeza,en què barrancos,en què claros de los bosques estaban los potreros de dichas bestias ,y para saber ese secreto, los curas lo martirizaron como a un hereje...
Y al final,el Serrallonga,el bandolero màs perseguido de estas comarcas,fuè ajusticiado en Barcelona,ante el dolor de un pueblo que lo amò... Atado de pies y manos a 4 férreos caballos, a la orden del verdugo tiraron los animales de sus cuerdas y descuartizaron su cuerpo, ejecutado asì, frente a la muchedumbre ignorante y desamparada, pero siempre leal y amorosa con él y que aprendió de su héroe, el valor de la libertad y la dignidad infinita de luchar por la justicia.
Su dolorosa muerte en 1650 ha quedado grabada en la mente y memoria de todos aquellos que conocen esta historia ... Un hombre muy hombre, que se volviò sìmbolo de los cojones del pueblo catalàn que jamàs ha vivido de rodillas...
Por eso,un hombre asì es imposible de olvidar,y por eso,cada año,a principios del otoño,Torna Serrallonga,y galopa con su cuadrilla de bandoleros entre Barcelona,Girona y la frontera con Francia,meras lìneas en un mapa,teòricas barreras que sirven de bien poco en la ruta de los juglares.


Epilogo y moralejas al gusto.
Se dice que su banda fuè acabada en 1632 por las tropas reales,y que
los que pudieron huir,vivìan a salto de mata. Pero pasan en Catalunya cosas de maravilla y magia: cada año,los bandoleros del Serrallonga,cobran vida y aparecen carrozas,y caballos,y vestidos de esa època,y armas como trabucos y pedreñales,y se da entonces la vuelta del Serrallonga a la comarca del Viladrau.
Y como si fuese un teatro ambulante,los moradores de esas comarcas reviven a las brujas,a los labradores,a los pastores y sus mozas,a los apestados,a los soldados españoles y a los bandoleros catalanes...

Pero hoy en dìa,porquè alguien elegirìa ser un bandolero,o una barragana,sometidos a juicios injustos y torturas,sin respeto alguno por sus derechos humanos,traicionados y vencidos por el poder?
Pasa que tratar de separar historia y leyenda es imposible,y tambièn es infructuoso intentar sepa
rar la vida cotidiana del ejercicio actoral...
Y es asì que se elige ser lo que la libertad del corazòn necesita.

Esa necesidad de contar,de expresar,de crear,de dar una mìnima coherencia al a
bsurdo,o de volver absurdas las coherencias,y tambièn de secuenciar,de algùn infructuoso modo,la tormenta de emociones, de ideas y de fantasìas que nos ahogan con esa urgencia de transmitir, o en el vano deseo de recibir, lo mejor que, supuestamente, tenemos las personas: la belleza y la razòn.
Y es para eso que podrìa servir la libertad.
Porque el teatro es libertad.
Es libertad de jugar...

El tèrmino "lùdica ars" o "teatro ludo",se refiere a eso que se hace en las artes escènicas y que es natural en los niños: jugar,imaginar ser otros.
El juego es el acto màs libre de todos: aunque se desarrolla dentro de unos lìmites temporales y espaciales determinados,sus reglas son libremente aceptadas por los participantes.Y asì sucede el hecho teatral: con un sentimiento de tensiòn emotiva y alegre de la conciencia,de pronto podemos "Ser de otro modo",inventarnos distintos,viviendo durante el tiempo entretelones,otras vidas.
La lùdica del teatro es un ritual ancestral, de siembra o cosecha,o de celebraciòn de las competencias arcaìcas,o de rùsticas ceremonias a dioses estètas,en fìn,el teatro como la màs elevada expresiòn humana que congre
ga semillas,festejos y sacrificios,y que tambièn reùne a todas las otras artes: la danza,la poesìa,la mùsica,la plàstica...

Se trata,simplemente,de ver,de imaginar,como serìan las cosas,si vivieramos de otro modo,si por unos momentos,tuvieramos un libreto de nuestra vida en las manos,y si lo existieramos al pìe de la letra. Y despuès de vivir esa experiencia de ser la barragana de un bandolero,y robar cadàveres de ahorcados y talegos de oro de las carrozas de un virrey,o galopar a todo viento por esos bellìsimos bosques de la gira... despuès de todo eso,seguramente no volveremos a la vida cotidiana siendo los mismos ...
Y asì es que recorrer la ruta de los bandidos y los juglares,que pareciera que con sus caballos encapuchados nos llevarìa al pasado,extrañamente nos conduce a un futuro nuevo,distante de la mediocridad y el conformismo,futuro sin caminos trillados,extenso y bello mañana,trazado por elecciòn propia,en un paisaje salvaje,puro y liberto...
Y aunque malos seres quemen nuestros bosques subjetivos,o nos roben los sueños de una buena tierra o nos lancen a un despeñadero satisfechos de su crueldad,sobre toda desesperanza siempre exisitirà,en el corazòn-refugio- de Catalunya,el estampido justiciero de los trabucos del Serrallonga,para recordarnos que la justicia,siempre, siempre, llega...



Telòn a final.

No hay comentarios: