9/22/2009

Los secretos senderos del Rom...



El sòtano de la Casa de los miedos fuè un perfecto escondite.

Usado como cava,como imprenta clandestina,como guardatrebejos,y como estudio a travès del tiempo,el lugar,lleno de misterio,con sus gruesos muros de pied
ra gris,con su profundo silencio,lleva al que permanezca en èl,a la reflexiòn,o al miedo.

Jordi,Baldomino y Antoni se escondieron en ese sòtano durante dos meses,mientras la
guardia civil buscaba por toda Barcelona a los pròfugos.

Y es que ese lunes que lograron salir de las cloacas,sucediò que un comando de guerrilla urbana,atacò el camiòn que llevaba a algunos presos al Camp de la Bota para ser fusilados. Murieron en el asalto 6 reos,4 guardias,y huyeron 5 republicanos muy malheridos.

Asì que la policìa franquista,como perros rabiosos,por el rìdiculo que habìan hecho,,buscaban a los heridos de la furgoneta,y a los pròfugos de la Rec,y de paso,detenìan y torturaban al que se les antojara. Por eso fuè que lo mejor que pudieron hacer los tres fugados,y Dollors,fuè quedarse en ese sòtano y esperar...

Antoni y Baldomino eran de la idea de tomar un barco en el puerto,como polizones,y emprender el exilio hacia Cuba.


Pero Jaume les aconsejò otro plan màs seguro.
En cuanto se arreglara su furgoneta,y consiguieran tres ,mulos,podrìan salir de Barcelona por la noche,hacia el Pirineo. Partiendo hacia Lleida,hacia el Arcadell,o hacia La Seu d'Urgell,podrìan alcanzar Lòria y entrar a Andorra. El otro camino era llegar a Toulouse,por la Caseja a Urgt,en la Cerdanya,rutas usadas desde siempre por el pueblo gitano que viajaba de contìnuo por las montañas,desde Marsella y Niza hasta Barcelona,ganàndose la vida vendiendo cacharros de latòn y cobre,cestos de mimbre,telas,abalorios, y demàs utencilios que ellos elaboraban,o bailando y haciendo teatro guignol o espectàculos juglarescos en las aldeas.

Y ,cuando robaban y debìan salir huyendo de las comarcas por el acoso racista que sufrìan,usaban el tercer paso que era el de los contrabandistas.


Fronteras,pobreza y hambre y contrabando son tèrminos necesariamente interrelacionados.
Màs de diez años despuès de la guerra civil,el pueblo catalàn contrario a recuperarse,se habìa hundido en la miseria: la sequìa,las plagas,la hambruna y los franquistas habìan desolado todo.
Asì que para salir adelante,los màs pobres entre los pobres de las zonas fronterizas con Francia,se dedicaron al contrabando.

Saltando mugas,evadiendo tablas y aduanas de modo ingenioso,los gitanos cruzaban las fronteras de la zona pirenàica de modo cotidiano,transportando mercancìas y correo prohibido por el règimen.
Asì,el pueblo Rom desarrollò una especie de cultura contrabandìstica propia,con sus leyes dom
èsticas y sus còdigos secretos en esos caminos perdidos en los bosques,y no seguir esas normas,podìa costarles la vida.
Su organizaciòn y trabajo en equipo era asombroso,a tanto,que muchos contrabandistas se hicieron de una buena fortuna. Porque pasar el cotrabando transpirenàico era difìcil,pero el trabajo màs arduo y arriesgado era acarrear las mercancìas ilegales hacia el interior de la penìnsula,evadiendo a las fuerzas de seguridad.
Durante el franquismo,el contrabando fuè una especie de retroalimentaciòn del sistema repres
ivo y abusivo que sufrieron las comarcas del Pirineo catalàn,era como la "conexiòn libertaria" que permitìa mantener la viabilidad econòmica y social de esas zonas,y es que fuè la base ètnica comùn a ambos lados del Pirineo,y sus relaciones transfronterizas familiares y las redes sociales ancestrales,sostuvieron la crìsis de la posguerra en Catalunya,ayudàndose en el contrabando desde Francia.



La ruta del contrabando partìa desde Nuria,hacia Coma de Vaca,hasta Ull de Ter,y luego vadeando el rìo,subìan el valle al collado de la Marrana,forzando a los mulos,y desvielando las furgonetas,por la dura inclinaciòn del terreno montañès.

Algunos hacìan una parada en la pobla de Mollò,sin embargo,debìan recurrir a su ingenio para engañar a los pobladores delatores y a los guardias franquistas del lugar,para seguir luego a Rocabruna.

Algunos se detenìan en el Coll de la Boixera,para no fatigar a los mulos,mientras los otros avanzaban a la alta Garrotxa,y seguìan entonces los viejos sen
deros de los bandoleros,pasando en unas horas de camino,de los suaves prados de pasto a las paredes rocosas,los torrentes y saltos de agùa de la Garrotxa,con sus umbrìos bosques de encinas,robles y pinos negros.
Comarcas con pueblos desiertos y masìas abandonadas por gente que viviò durante siglos de la siembra,el ganado y la madera.
Usaban los contrabandistas el refugio de esas masìas abandonadas,para guarecerse de lluvias o nevadas,y tomar un respiro antes de seguir su camino hacia Oix,subiendo el Puig Neulòs,y de ahì hasta Coll de l’Ullat, en la Albera del Pirineo Francès.

Y ese era el plan de fuga de Jaume,que sòlo esperaba que sus gitanos volvieran de Toulousse,para que guiaran a Jordi y a Dollors,y a los otros en su fuga a Francia,por el camino del contrabando.
Fred estaba de acuerdo en ese plan: recordaba su paso por las charchas en los tiempos de su evasiòn de los nazis,cuando cruzò en sentido contrario esa frontera,ayudado por Jordi, en la cadena de Ponzàn,o charcha de la Pat,para salvar su vida.Sòlo que Fred cruzò esas zonas en tren,y no era igual contar con la Cadena "Pat O'Leary",que fue organizada por el anarquista Francisco Ponzan, y que contaba con una docena de colaboradores de militancia libertaria o bien procedentes de la resistencia francesa,como lo fuè Jordi,y que disponían de una buena infraestructura, abundantes refugios ,casas donde esconder temporalmente a los evadidos a uno y otros lado de los Pirineos,y que hasta tenìan su cuartel general en la Calle Lymayr
ac, de Toulouse del Llenguadoc,y bases estratègicas en Cèret,Rosellò y Perpinàn.


Pero eran tiempos diferentes ya,y los pròfugos catalanes de las càrceles franquistas,no contaban con el apoyo ni el interès de otras naciones.

Pero sin elegir aùn el modo de fuga,Jordi,por si o por no,ya habìa elaborado documentos falsos a todos,durante esos dos largos meses,y es que el abuelo Jordi se ponìa de un caràcter imposible si no se ocupaba en hacer algo ùtil.

Una tarde,la esposa de Antoni se acercò a la casa de los miedos con una noticia:habìa dos pasajes libres en un buque mercante argentino,asì que dos de los huidos podrìan salir de Barcelona.
Todos decidieron que fueran Antoni y Baldomino los que viajaran a Amèrica,pues Jordi contaba con familiares en Francia que lo esperaban.

Por la noche salieron con sumo sigilo rumbo al puerto.

Pasò que al llegar al muelle,uno de los guardias aduanales,que conocìa a Baldomino por su oficio de pescador,lo delatò antes de subir al barco. Lo apresaron en el muelle,y soportò golpes brutales,pero no hizo un gesto que delatara al maestro Antoni que no pudo hacer màs que ver desde la baranda del buque como se llevaban a Baldomino,mientras el buque levaba anclas...
Pero Baldomino no dijo una sòla palabra del escondite en la casa de los miedos,ni de su compañero Antoni,porque en un momento,sabiendo que lo matarìan,hechò a correr por la dàrsena,y asì,heròico,prefiriò morir,antes de sufrir la posibilidad de flaquear durante la tortura y delatar a sus compañeros...

Muriò Baldomino,el pescador de Badalona,de cinco tiros en la espalda,abrazado a la playa nocturna,mientras la sirena del buque argentino rompìa la oscuridad marina,en su partida hacia Amèrica.

Cuando Jordi,Dollors y Jaume se enteraron por Fred de esos hechos,se alarmaron:
No sabìan que podrìa haber dicho Baldomino,o si habìan detenido a Antoni,asi que esa misma noche,sin màs,apresurados,Jordi,Dollors,su hijita y Fred, tomaron la furgoneta desvencijada de Jaume y sus sabios consejos,y partieron hacia esas rutas de bandoleros y contrabandistas,de càtaros y de segadores,hacia ese camino secreto del pueblo Rom en el majestuoso y peligroso Pirineo...


No hay comentarios: