9/22/2009

El paso de los segadores...













Durante la represiòn franquista,uno de los modos de huir de España,era cruzar los Pirineos,retando los peligros de la montaña,por diversos pasos,como la rutas de la SeudUrgell,la de Vallespir,la de la sierra de Castellar,la de los segadores de Berguedà,o la de Serrallonga,en la Garrotxa ,para llegar a la provincia francesa.

Todos estos caminos perdidos,fueron usados desde tiempos antiguos por gitanos,por bandoleros,por contrabandistas,o arrieros y juglares y,claro,por los perseguidos polìticos.
Esas rutas eran secretas,y sòlo algunos habitantes de las montañas las conocìan,y muchos fueron los que perecieron al intentar cruzar esas peligrosas zonas del Pirineo.
En esas comarcas,los oficios màs comunes entre el pueblo,eran el de segador y el de pastor.
Los pastores eran hijos de las montañas y las recorrìan con los ojos cerrados.
Y los grupos de segadores temporeros solìan cruzarlas desde la Catalunya francesa,y viceversa,para trabajar en las cosechas de trigo,centeno y cebada en ambas laderas del Pirineo. Los segadores mar
caron esos senderos a su paso contìnuo. La altitud,lo agreste de la montaña y el clima,seguramente foraleciò a los trabajadores temporeros,que en 1640,hicieron la primera revuelta socialista contra el rey español,y mataron a su virrey en Montjuic,dando orìgen,con su rebeldìa y su valor,al himno nacional catalàn,Els Segadors,y a esa conciencia libertaria de Catalunya entera.
Los segadores usaban los pasos de los Gosolans a principios de junio,para segar durante el verano en diversas fincas de las altas tierras de la Perxa y el Concir,ubicadas en esas altitudes,dònde el cereal,sobre todo el trigo y el centeno,maduraba totalmente, entrado el verano. Comenzaban la siega a primera luz del dìa,y terminaban de noche,usando antorchas para pasar las mieses por el garrotìn. De ahì,que terminado el trabajo,y mientras cenaban,algunas mozas solìan bailar un rato al rìtmico garrotear de las mieses,dando orìgen al baile del garrotìn.

Los segadores tenìan una rara costumbre: No se cambiaban la camisa durate todo el verano,y el hombre que al final la llevara màs sudada y andrajosa,recibìa un premio de los demàs en reconocimiento a su esfuerzo,y,conociendo el sentido del humor catalàn,seguramente era una camisa nueva y un jabòn.
Y claro que era nombrado jefe de cuadrilla,para el siguiente verano.

Pero volvamos al camino de els Segadors que avanzaba dificultoso entre parajes forestales muy misteriosos y difìciles, con sus impresionantes picos recortàndose de sùbito en precipicios, y los laberintos de bosques cerrados que en cualquier claro podìan enfrentarse la furia sùbita de un enorme oso,o a una jaurìa de lobos,o tener la mala suerte de comerse una seta o una vaya venenosa,o pillar un mal aire tramuntano,y,asì,aquèllos antiguos montañeses del siglo XVII,al pasar por esos vados, se jugaban la vida por muy poca paga a su trabajo campesino.
Y fueron esos segadores catalanes de la zona del Montsey y las Guilleries,los que hicieron la primera revoluciòn socialista contra la monarquìa.

Porque pasò que el rey español pretendìa que los catalanes pagaran su guerra personal contra los franceses,muchos de ellos,familiares catalanes afincados del otro lado del Pirineu,cosa que el torpe rey no pensò,pues el condado de Catalunya alcanzaba hasta el Rosellò.Llanguedoc francès.

El rey español,despuès de guerrear 30 años contra Francia,estaba en bancarrota y se le hizo fàcil recurrir a Catalunya para llenar sus arcas.Asì que mandò entonces sus tropas a Barcelona y a Gerona,para que su soldadesca fuera alimentada por los mismos campesinos catalanes,que odiaban a los solados de los tercios españoles,pues èstos hacìan requisas de animales y bienes,y destrozaban las cosechas y quemaban las masìas,si alguno se negaba al abuso o violaban a sus mujerescuando se veìan forzados a recibirlos en sus casas,pues el rey español habìa ordenado el alojamiento forzoso para sus tropas.

Y aunado a eso,la explotaciòn del trigo,el centeno y la cebada por manos del reino español,que se llevaba todos los cerelaes catalanes a Madrid o a Castilla,y el aumento abusivo de impuestos por parte del virrey español,que tambièn expoliaba las minas pirenàicas y el comercio del puerto de Barcelona,todo para usura del rey español,y sus serviles,fuè lo que llevò a la Generalitat de la Ciudad Condal a tener grandes fricciones con el rey español Felipe IV. Por ejemplo,el rey querìa cobrar el quinto de los ingresos municipales catalanes,para financiar su guerra. Y cuando ya no sòlo fuè dinero,sino el reclutamiento de jovenes catalanes para pelear la guerra española,la paciencia del pueblo se terminò.
Les corts,que eran constituidas por los ciutadans honrats,o burgueses urbanos,intentaron calmar la agitaciòn popular,buscando un acuerdo con el rey español,pero Felipe IV,con la cerrazòn propia de los iberos,tomò a su sèquito y saliò de Barcelona,clausurando cualquier negociaciòn.
Pero dejò atràs a un ejercito de hambrientos y desharrapados españoles,en medio del invierno catalàn,prestos a realizar las màs ingominiosas tropelìas contra el pueblo catalàn.

.
Hasta que la hambruna llegò,y los campesinos marcaron un lìmite.
El odio al rey y a su virrey,no sòlo del pueblo,sino tambièn de la nobleza y la burguesìa catalana hacia el gobierno de Madrid,estallò:
Pasò que un numeroso grupo de segadores entraron a Barcelona,atacaron a los soldados españoles en temible carnicerìa,y capturaron al Virrey en la playa de la Barceloneta cuando intentaba huir por mar,y lo mataron de modo cruento,con esa furia que los catalanes desencadenan cuando alguno pretende someterlos o explotarlos.Mientras, los campesinos gerundenses atacaron a los tercios que se habìan apoderado de sus masìas. Luego esos campesinos llegaron a Barcelona, y a ellos se unieron los segadores, de modo que pronto la revuelta se extendiò. Los segadores mataron a funcionarios españoles y jueces reales.

El rey francès,Luis XIII,decidiò apoyar a los nobles catalanes,y asì se firmò en Cèret,la alianza con Francia,en la cual se afirmaba que la Catalunya incluìa sus comarcas francesas e ibèricas,al rededor del Pirieno catalàn.y asì la Generalitat proclamò a Catalunya, Repùblica independiente,bajo el protectorado de Francia.y al rey Luis XIII, lo declarò conde de Barcelona,Lluis I.

Pero al hacer eso,la oligarquìa catalana olvidò al pueblo,que no deseaba màs monarcas,y estaba inmerso en una autèntica revoluciòn contra la autoridad de reyes,y por una justicia equitativa para todos. Es entonces que el pueblo,al verse traicionado por la Generalitat,extiende el odio que sentìa hacia el rey español,hacia todos los hacendados y nobles. Y es asì que la Generalitat pierde el control de Catalunya que se negaba a cualquier vasallaje.
Roto el pacto de Cèret,con la Generalitat al garete,Felipe IV retorna a Barcelona con un ejercito de 20 mil soldados,que masacran al diezmado pueblo catalàn,vìctima ya de la larga guerra,de hambrunas,de plagas,enfermedades y miseria.
Lo que quedò de Barcelona se rindiò despuès de 11 años,en 1651, al reino español,y se firma el tratado de los Pirineos,en donde se divide Catalunya en dos,la ibera,y la francesa,como si el pueblo catalàn,por òrden de un reyesuelo sifilìtico,pudiese ser partido por los Pirineos y cercado por las costas mediterràneas...

Dictadorcillos enanos,o monarcas con taras genèticas,gentuza del poder,que no entendieron,ni entenderàn,que los catalanes no se doblegan,porque el corazòn inmenso de Catalunya es el mismo Pirineu,y el mare nostrum,el Mediterràneo,es su sangre...

No hay comentarios: