9/14/2009

El grito...










Los dìas 15 y 16 de septiembre se celebran en Mèxico,las llamadas "Fiestas Patrias". Se conmemora el triunfo de la Independencia del paìs contra el reino español,ya que por la lucha de unos hèroes,como Miguel Hidalgo,Morelos,Allende,y otros,Mèxico pudo por fìn llamarse paìs,y dejar de ser colonia.
Eso fuè en 1810. Ahora,tristemente,Mèxico sufre graves problemas sociales,polìticos,econòmicos,y èticos,que lo han conducido a ser cada dìa màs dependiente del imperio capitalista. Sin embargo,la mayorìa de los mexicanos festejan estas fechas,el 15 con el llamado "grito",en dònde los polìticos corruptos intentan emular a Hidalgo,cuando congregò al pueblo para alcanzar su libertad. La gente se reune en las plazas y grita festejando tal demagogia,luego ven juegos pirotècnicos,oyen mariachis y,sobre todo, se emborrachan. Algunos adornan sus autos o negocios con banderitas hechas en China. El dìa 16,los que no tomaron tanto,pueden ver por la televisiòn comercial,el desfile del ejercito,al màs puro estilo nazi,organizado por el règimen,de modo anacrònico,pero como medio para amedrentar al pueblo. Algunas personas,las que tienen posibilidades,comen comida deliciosa,beben mucho alcohol,y oyen mùsica de mariachis o ranchera.
No hay en estos festejos ninguna reivindicaciòn,ni exigencia libertaria,ni memoria històrica,simplemente es alcohol,euforia teledirigida,y manipulaciòn del règimen y las televisoras,que persuaden a los televidentes de que hay que "celebrar" algo difuso.
Quien no participe de ese festejo,se le recrimina que "no ama a Mèxico", quizà porque el concepto del amor para muchos mexicanos se reduce a permitir todo y hacerse de la vista gorda para acomodarse a una dolorosa realidad ante la que se piensan impotentes o temerosos de cambiar,y tambièn porque sus costumbres son dogma que no debe ser sometido a revisiòn,y como èsta es una tradiciòn impuesta por el dictador Porfirio Dìaz,que ordenò unir la fecha de la declaraciòn de Independencia de Hidalgo,a su cumpleaños,pues se acostumbra celebrar asì desde ese entonces.
La mayorìa no conoce ese dato,ni muchos otros de su historia,por la nula calidad de educaciòn en las escuelas,y por esa necesidad intensa de aferrarse a la costumbre y lo conocido,aunque sean las cadenas de su libertad.Y,claro, muchos prefieren evadirse de la dolorosa realidad mexicana,dònde los niños mueren quemados en las guarderìas,las mujeres son asesinadas en el desierto de Juàrez,hay màs de 10 mil muertes del narco en sòlo un año,y la carestìa,la falta de servicios de salud,y la corrupciòn son inmensas.
Pero comiendo y embriagàndose,celebran "el grito"(gritan: "Viva,Mèxico ") los mexicanos que pueden gastar todavìa en eso.

Los otros 60 millones de pobres,creo que no pueden ni tienen nada que celebrar.

Por ello,Mèxico duele.

Aùn asì,viva Mèxico, y un abrazo desde la distancia para mis paisanos y amigos mexicanos.


No hay comentarios: