8/12/2009

Sensatez y arrebato...












El mar Mediterràneo suele tener mareas azuladas y suaves.
Pero algunas veces,la marejada se torna salvaje,de un glauco furioso,e invadiendo tierra firme,puede destruir playas, embarcaciones y pueblos.

En Catalunya se conoce a esas marejadas como "La Gota Frìa" y son tan sùbitas y peligrosas,que pueden elevar el nivel del mar uno o dos metros sobre las playas y los paseos, con olas de màs de cuatro o cinco metros de altura,oleajes potentes y destructores,acompañados de fuertes lluvias y granizo.

La "Gota Frìa" suele llegar a estas tierras durante el otoño,reventando riadas y pantanos,inundando las cuencas de los rìos Besòs y Llobregat.
Y destruyen màs esas marejadas,cuando las obras del hombre olvidan el curso natural del agua por los barrancos,contruyendo carreteras o ruas,o desviado por diferentes construcciones el camino natural del agua por los despeñaderos, y esa fuerza de la naturaleza que baja en torrentes indomables, de la Sierra del Litoral.

Mi abuelo,gran amante del mar,solìa decir que ver la marejada,desde tierra alta y alejado del
oleaje,y aùn tapado y con paraguas,era como "verle las orejas al lobo en esa gota frìa de pelotas",puesto que el agua no sòlo desata su furia en la mar,sino que se descarga desde la sierra,en granizo y relàmpagos,con lluvias que pueden llegar hasta los 180 litros por metro cuadrado en 12 horas...Agua,sòlo agua frìa por todos lados...
Los temporales de "La Gota Frìa" caen en trombas sùbitas que sobrecogen: primero aparece la oscurina,y luego,en segundos,el cielo se cubre de relàmpagos,y los aires frìos del norte chocan con los vientos càlidos de la mar,y ambas corrientes provocan la ventisca que rompe en tormenta por ese contraste de un mar que se calentò mucho su brisa ligera durante el verano,y un viento gèlido y pesado que baja de l
as montañas en otoño.
Y entonces revienta la Gota Frìa, girando en rabiosos tornados de granizo, lluvia,descargas elèctricas y marejadas,y arremete en toda la comarca,sin miramientos.
Pero cuando esa borrasca amaina su poder,como arrepentida de su arrebato, y por fìn escampa y abre su oscuro nuberìo a un tìmido sol,y llega la serenidad sobre el Mediterràneo catalàn,es cuando la naturaleza nos hace comprender,de algùn modo,la pugna, de siempre, ente las altas tierras del interior,y las bajas del litoral,la dualidad entre la mar serena,y la brava montaña, y su influncia en el temperamento catalàn.
Es la cultura montañesa,robusta,àspera,y al mismo tiempo,la levedad marinera,sensual,hedònica,que posee la gente catalana.

Y se puede ver eso en el corazòn de Catalunya,donde vibra
Barcelona,tan niña y tan vieja,tan sensual y tan casta,tan culta y tan bohemia,tan catedral y tan teatro,tan nocturna y tan mañanera,navegando o naufragando entre los colores màs càlidos y los matices màs gèlidos...ebria de sol,o calada de gota frìa,siempre dual,como su gente...
Esa dualidad en el caràcter de los catalanes se resume en el seny (cordura, reflexiòn, serenidad) y la rauxa (arrebato, exaltaciòn, impulso), igual el choque dramàtico que se produce cuando los vientos frìos de la montaña se encuentran con la brisa càlida del Mediterràneo.
El seny es el màs notorio de los rasgos catalanes y se nota en su modo de vivir,en sus calles,en sus estatutos,en sus empresas y trabajos,su amplia cultura,su tranqulidad,su discresiòn.El seny català es el
sentido común, el juicio moderado,la tolerancia y la paciencia...
Pero en el otro extremo del caràcter catalàn està la rauxa imprevisible.
La rauxa en esos arranques creativos que les asaltan, esas ganas de llamaradas y de ver el mundo pentadimensionalmente...Es la fuerza impulsiva de la tramontana,que se refleja,nitidamente,en el arte catalàn,como el de Gaudì,Picasso,Dalì,Puig i Cadafalch,Mirò... Es la pasiòn de la rauxa anarquista contra el òrden burguès,es el desvarìo de la rauxa en los grandes amores,es la rauxa en las ramblas y en Exàmple,con su urbanismo de floras y faunas fantasmagòricas,donde la luminosidad mediterrànea se encuentra de sùbito con las brumas nòrdicas,y se desata la lucha entre el seny Sant Jordi,contra la rauxa dragòn,y nace asì el peculiar,y nunca comprendido espìritu catalàn y su cultura bellìsima y misteriosa.
Mi abuelita Dolors decìa que fuè la rauxa la que cegò a Jordi,cuando cantò La internacional en aquella misa de los curas franquistas de la prisiòn. Pero tambièn decìa Dolors que fuè gracias a la rauxa que Jordi fuè a por ella a Barcelona,y que lo que màs amaba de èl, era su osadìa,su audacia,su pasiòn arrebatada.

Y el abuelo,intentando mostrarse seny,comentaba que en realidad,la de la rauxa era Dolors,y contaba, como prueba, el modo en que ella le salvò de ser fusilado en el Camp de la Bota.
A mi me gustaba pensar,oyèndolos a los dos,que la Naturaleza siempre interactua en nuestros destinos,y que mucho tuvo que ver "La Gota Frìa" de aquel otoño,cuando los franquistas apresaron al abuelo,con esos temporales que desbordaron el Ter y el Besòs el dìa de su captura,lo que marcò su de
stino: con su moto enfangada,la policìa de Franco le diò alcance en su huìda,pero tambièn, las carreteras reventadas ayudaron,luego, a que el abuelo salvara su vida.
Y tambièn el seny de Dolors,que mantuvo siempre la sangre frìa en esa fuga por los caminos del agua,y el seny de Jordi,que mantuvo su fortaleza espiritual,a pesar de su debilidad y sus dolores fìsicos,en esos peligros de la fuga.

Y es que la Gota Frìa de aquèl año llegò con tremenda violencia sobre el macizo de Collserola,en la Cordillera Litoral catalana,y siguiendo trayectorias imprevisibles,fue que causò grandes daños,
sobre todo en la carretera de la Arrabassada a Sant Cugat,pues las tormentas otoñales se hicieron torrentes en los valles fluviales del Besòs y del Llobregat y la depresiòn del Vallès...


Y para la primavera siguiente,en la semana mayor,era difìcil transitar por esos caminos,y como se iba a realizar el Congreso Eucarìstico Internacional en Barcelona,con el obispo de Tolosa,y los nuncios del Vaticano,era urgente reparar esas carreteras,asì que Franco recurriò a sus esclavos,para complacer a sus curas...

El colapso econòmico,causado por Franco,y su medio millòn de muertos,sus 250 mil exiliados,sus 280 mil presos polìticos en las càrceles,y sus miles de españoles heridos o mutilados en la guerra,y sus otros cientos de miles enfermos de hambre y de miseria,hizo que la patronal y los curas presionaran a Franco,para reconstruir infraestructuras y levantar empresas,iglesias y conventos destrozadas por la guerra.

Y como no hay mejor mano de obra,que la gratuita,se le ocurriò al dictador,usar como esclavos a los presos,explotando su trabajo,hasta la ignominia. Asì el dictador puso en marcha uno de sus màs bàrbaros y lucrativos mètodos de represiòn:

La utilización de los presos y presas polìticos para la realizaciòn de trabajos forzados en una esclavitud cuasi medieval,que durò hasta 1970. Los presos y presas republicanos trabajaban todo el año durante jornadas de doce y catorce horas, sin dìas de descanso,padeciendo hambre,frìo y enfermedades.
Asì,Franco los utilizò como esclavos para reconstruir todo que èl,antes,destruyò.
Como fuè el caso de muchos lugares de Barcelona,que fuè bombardeada por el propio dictador.
Asì,por ejemplo, las carreteras quedaron en pèsimas condiciones despuès de los bombardeos,y luego,con los temporales de los otoños,se volvieron peligrosas e intransitables.
Asì que durante las vìsperas de esa Semana Santa,debido al congreso de los curas,una tanda de 150 reos,fueron destinados a trabajos forzados urgentes para acondicionar la Arrabassada,la Carretera de las Aguas,la riera del Llobregat,y la riera de Sant Cugat,que recogìa el agua de las vertientes del norte y del este de la Sierra,sobre la cuenca del rìo Besòs.

Y entre ese batallòn de reos forzados,iba Jordi...

.

No hay comentarios: