7/03/2009

Ni una palabra...


Acèrquense al abismo- les ordenò.
Ellos dudaron.
Les dije que se acerquen al abismo! - gritò.

Con miedo, despacio, se arrimaron...

Èl los empujò al abismo.

Pero ellos salieron volando.
..








-Eres catalàn...porquè te haces pasar por francès? Eres espìa de los rusos?
-...
-Eres comunista...confiesa...maldito rojo!

-...
-Aquì està tu expediente...y tienes una denuncia irrefutable...
-..
-Fuiste soldado de las milicias rojas...a cuàntos sacerdotes mataste,infeliz? Eres un perro traidor a España!

-...
-Eres un masòn de mierda...

-...
-Estuviste afiliado a la CNT?

-...
-Tu hiciste esta propaganda subversiva?

-...
-Dame nombres...y te soltamos...

-...

-Quienes son tus còmplices?

-...
-Dònde se esconde
n?
-...
-Contesta, masòn,hijo de la gran puta!
-Habla,maldito ateo! Habla ya!
-...

-No te hagas el hèroe,rojo infeliz,contesta!

-Dònde se esconden tus compinches,bastardo!

-...

Durante 22 dìas,Jordi fuè interrogado y torturado por las noches. Y llegado el amanecer,sus carceleros rubricaban el suplicio con una brutal paliza.... Asì perdiò todas las uñas de pies y manos,la audiciòn del oìdo derecho y 6 dientes. Tambièn obtuvo una lesiòn en el pulmòn izquierdo,otras en ròtula y clavìcula, y algunas quemaduras en los testìculos debidas a las descargas elèctricas,entre otros daños...

Sin embargo jamàs hablò.

Ni siquiera su nombre dijo.

Ni una sola palabra que pudiese poner en peligro a Dolors,a los gitanos,a Carlota,a sus amigos masones clandestinos,o a los compañeros maquis.


Cuando sus torturadores,fatigados,por fìn lo dejaban por unas horas,el reo Jordi,para contener las làgrimas y el dolor de su cuerpo apaleado,cerraba los ojos,y pensaba en Dolors y en su pequeña Lucìa,en sus risas,en lo bonitas que eran,en su dulce pureza.
Pensar en ellas lo aliviaba,imaginarlas a su lado,afanadas en sus labores diarias,o
jugando,alegres,amàndolo,tiernas y bondadosas,protegidas y a buen resguardo,tal vez en Paris,o en Amèrica...lejos de este infierno español,esperando por èl,inocentes e ilusionadas,sin saber que èl nunca màs las verìa...
Al saber eso,Jordi se quebrantaba,pero se controlaba entonces,pensando y repasando los ùltimos besos y caricias que le diò a Dolors y a su pequeña hija,porque creìa que si se permitìa llorar,aunque fuera sòlo una vez,se ablandarìa ante sus torturadores.

Repasaba entonces,paso a paso,lo ùltimo que hizo antes de ser aprendido,buscando en cada detalle recordado, por si hubiera dejado algùn cabo suelto que pudiesen usar sus carcelero
s para implicar a Dolors.
Porque èl hubiese podido salvarse,si no hubiera defendido a Dolors del abuso del Mico,si no hubiera ido a la casa a deshacerse de toda prueba incriminatoria,y si de inmediato se hubiese dado a la fuga hacia Francia,solo. Porque huir con una mujer y una niña pequeña,era suicida.
Pero no pensò en sì mismo,jamàs,sòlo pensò en proteger a su amada Dolors y a su pequeña,en deshacerse de toda prueba y de toda acciòn que las pusiera en peligro.

Su propia vida no importaba,si era para vivirla con el estigma de ser un miserable cobarde sin cojones para defender y proteger a la mujer que amaba,y a la pequeña hija de ambos.
Asì que soportaba las torturas casi con fiereza,y si flaqueba ante el dolor,sòlo pensaba en ellas,y cobraba màs hombrìa.
Ante el dolor de su cuerpo torturado,preferìa usar su mente para recordar cada detalle de ese atardecer,despuès de su encuentro con el Mico en ese restaurante de la Barceloneta,cuando llegò a su casa con Dolors,y como,casi sin mediar palabra entre ambos,cargaron de prisa con la imprenta del sòtano y la llevaron hasta la playa,y ahì la enterraron en la arena,junto con la propaganda maqui,
que por suerte,ese dìa era poca.
Luego,ambos volvieron al sòtano y a Dolors se le ocurriò meter ahi a las gallinas,al mulo,y las cuatro ovejas de Miquela,el pienso,los deshechos de la cocina, y algunos costales de cascajo de la casa que recontruìan,y asì,ayudados por Jaume y otros gitanos,el sòtano fuè un chiquero en poco tiempo,y todo indicio de cultura,lucha o trabajo humano,quedò cubierto en media hora con estiercol,plumas,
y deshechos de la casa.

Cuando terminaron aquella tarea de ocultamiento,Dolors llorò con el absurdo pretexto de que su vestido estaba manchado y sucio. Entonces Jordi entendiò el absoluto terror de su mujer de verlo preso o asesinado por los franquistas.
Y la abrazò y la besò con toda la ternura de su corazòn,y,asustado tambièn,pe
ro bajo el control que el haber sido soldado de dos guerras le daba,se le ocurriò algo.
Pensò en Dolors y en su hija. No las iba a exponer a los asesinos. Habìa que ocultar,sobre todo, que ella era su mujer y que la pequeña Lucìa era su hija.

Entonces,corriò al tapanco,metiò alguna ropa suya en el armario de ese cuarto,pus
o algunos de sus libros por ahi,dejò una maleta con su pasaporte francès sobre una silla,y deshizo la cama.
A los gitanos les pareciò una idea sensata la de Jordi.Y Manolo,el nieto de Jaume,un gitanazo de 16 años,pero que aparentaba 30 por que era enorme,fuè el elegido para hacerse pasar por el marido de Dolors y el padre de la niña ante la policìa de Franco.

Mientras,Jordi, abrazando con todo su amor a Dolors,le daba instrucciones:


-Cuando llegue la guardia civil,les dices que me rentabas el tapanco,que no me conoces de nada,que me creiste francès,que te debo dos meses de renta...Jùrame que diràs eso!
Por nuestra hija,jùramelo,jamàs digas que eres mi mujer,ni que Lucìa es mi hija!... Jùramelo!

Dolors viò tan desesperado a Jordi,que por fin jurò. Y entonces
,para contener su llanto,se apurò en ayudar a Jordi,con algunos detalles del tapanco,ponièndo una toalla,un navaja de rasurar,plumas,papel y tintero,y demàs objetos de uso cotidiano,para hacer màs creìble la mentira de que esa era una habitaciòn rentada...

Cuando por fin terminaron el montaje del tapanco,Jordi tomò de los brazos de Miquela a la pequeña Lucìa,que dormìa ajena a la desventura.

Jordi la abrazò y la besò desolado,y luego abrazò tambièn a Dolors.
Con sus dos amores junto a èl,supo entonces el valor real de la vida,y fuè en ese justo momento,por ùnica vez,que tuvo miedo de morir. Por eso fuè que las besò como si fuera la ùltima vez que lo hiciera.

Cuando escucharon el motor de la motocicleta que habìa conseguido Carlota para que èl huyera,Jordi sintiò que un mal dios lo obligaba a saltar al abismo,a separarse de Dolors.

Pero tomò aplomo y le ordenò a Dolors que se fuera con Lucìa a Paris o a Mèxico,lo màs pronto y lo màs lejos posible,que vendiera la casa,y que se uniera a la gira de los gitanos,y que se quedara lejos del infierno español,y que ya las alcanzarìa èl luego.
Ella sòlo musitò, intensa y extrañamente lacònica,un:

"Me irè,y me llevarè conmigo sòlo lo que necesito,Jordi..."


Esa ùltima frase de Dolors,lo mantuvo inquieto durante todo el camino de huida en la moto hacia Sant Celoni,para encontrar refugio con los maquis,que lo esperaban para guiarlo por el monte hacia la frontera francesa.

Pero pocos kilòmetros antes de llegar con los bandoleros,notò que una camioneta de la policìa secreta lo seguìa,asì que decidiò tomar otro camino para no llevar a los fascistas al refugio de sus compañeros libertarios.


Y kilòmetros despuès, cuando podìa ver frente a èl,por fin,la montaña del Montcau,en un camino comarcal de margas y greses dibujado por la erosión del rìo Ter y perdido entre hayedos,robledales y abedules, se le enfangò la motocicleta y,cuando por fìn logrò echarla a andar,se le acabò la gasolina, y fuè por eso, que la Guardia Civil lo alcanzò.

Decidiò no correr para la ley fuga,sino plantarse y hacerles frente a esos traidores armados en total silencio,pero con la mente fija en su propia imposibilidad de doblegarse ante nada ni ante nadie.
Eso lo reflejò en la mirada,que los perros franquistas confundieron con altanerìa,pues
esos sujetos no conocìan,ni por asomo,lo que era el heroìsmo ni la dignidad.
Fuè cuando le dieron el primer culatazo. Luego siguieron infinidad de golpes,pero èl no dijo una sola palabra,y con ese silencio fuè que que salvò la vida de muchos compañeros libertarios,y si,fuè golpeado atrozmente,hasta que perdiò la conciencia,y fuè lanzado como fardo al interior de la camioneta,pero su hombrìa,su lealtad y su honor,estaban enteros.


Y asì fuè llevado a la Presó Model de Barcelona para ser torturado durante 22 dìas,hasta que se le hizo el juicio sumario que lo condenò a muerte por fusilamiento.

Ese amanecer de su detenciòn en el camino de greda,como presagio, llovìa la primera lluvia del otoño por toda la comarca del Collsacabra, desbordando el torrente del Ter...

.

No hay comentarios: