6/17/2009

Las tres rosas...


Encontrè algo en el armario de la abuela Dolors:
En un antiguo arcòn,envuelto en papel de arroz,estaba su tocado: una pei
neta, de carey nacarado, retocada con un velito de encaje de punto e hilo rosa pàlido,rematado por un moño de terciopelo blanco perlado,con pequeñisìmas flores de azar de cristal y cera,se unen a una mantilla de seda blanca,llamada la blonda catalana. Para ponerlo se necesita recogerse el cabello en chongo,con una red negra adornada con diminutos cristalitos que simulan las estrellas en la negra noche de la cabellera...

Ahì estaban, a un lado,sus mitones de encaje blanco,su bajo-falda de encaje y seda blancos,y la enagua de hilo con entredòs bordado de flores,similares a magnolias o nardos,sobre fondo rosado,y sus medias blancas de seda casi translùcida y el liguero para sujetarlas,una delicadeza de florales encajes rosados tramados en bolillo.

Tambièn encontrè en otro envoltorio cuidadoso, el corset de hilo con entredós, pasacintas y volados de broderie y la blusa de chantilly bordado de gros,con tiras de mostacilla,
y pechera blanca de seda,y puntillas de bolillo en cuello y puños,sus botoncitos son en forma de florecitas,y se abrocha por la espalda con cintas rosas y blancas.La mantilla de talle,de seda blanquìsima,con rosas bordadas de filigrana dorada y rosa....El cinto,de terciopelo trenzado con cintas de negraubòn,color palo de rosa,y la falda,espuma hecha tela,tul y seda salpicadas de algunas lentejuelas de cristal.
El abanico de encaje y motivos de rosas,y los zapatos de cabritilla negra,con moños de seda en el empeine,y con pequeñas borlas de lana azul cielo para atar sus cintas al tobillo.

Es el vestido de novia que usò Dolors para casarse con Jordi,y que luego usarìa Lucìa,mi madre,para casarse con Joao,mi padre.Lo usaron ambas,y lo guardaron con sumo cuidado y esperanza para mi.
Un menagge para nupcias gitanas,pero,con definitiva influencia francesa,y a la vez,muy catalana.


Me lo he probado,y me ha gustado,y aunque se que nunca lo llegarè a usar,me parece muy hermoso.

No encontrè el ramo,porque en las bodas gitanas,se usan ramos de fl
ores naturales. Seguramente,algunas de esas flores,estaràn guardadas dentro de un bello libro.
Ese traje de novia fuè el regalo que el patriarca Jaume y su rai,o clan,le regalò a Dolors,un menagge nupcial traìdo desde Francia,para la mìsmisìma marquesita de Villafranca,pero que la astucia y maña zìngara obtuvo sigilosa del expresso,junto con otros hurtos y contrabandos,para la hija adoptiva del tìo Jaume,el patriarca del Montjuic,novia que era mucho màs bella y màs amada que la pobre marquesita,que era fea y entrada en carnes,como muchas madrileñas.
Miquela cosiò y adaptò el vestido para la fina figura de Dolors,y para Lucìa no hubo que hacer màs arreglos. Tal pareciera que la talla de las mujeres se hereda de abuela a madre y a hija,porque pare
ciera que el vestido nos quedaba justo y còmodo a las tres.
Aunque yo no lo usarè,lo guardo porque es parte del sueño de amor de ellas,y sè que fueron muy felices las dos al usarlo.

Cuando Jordi le propuso matrimonio a Dolors,se sorprendiò mucho ante la negativa de ella,y es que en esos tiempos de Franco,sòlo se aceptaban las bodas por la iglesia catòlica,y Dolors detestaba a los curas. Fuè Miquela la que sugiriò a Jordi que se casaran por el rito gitano,que aunque no era reconocido de ninguna manera por el règimen,y hasta se corrìa peligro de muerte si los sorprendìan en ello,era una manera de unirse muy seria,solemne y honorable,y es que casarse asì, fuè una sorpresa que le tenìa reservada Dolors a Jordi.
Jordi,aceptò fascinado,y acatò todos los rituales con absoluta varonìa.

La diferencia entre un matrimonio gitano y uno de gadye es que la boda gitana es esplendorosa,sencilla y,ùnicamente,basada en el amor y la libertad.
Y es que para los gitanos el amor que ata,està mal atado.El matrimonio gitano es fiel y entre ellos no existe la traiciòn: La fidelidad Gitana se guarda con candado.
Y esa es la diferencia con un matrimonio gadye,o de payos, en el cual hasta se celebra la deslaltad como gracia machista.Si el matrimonio gitano no funciona, lo que no es usual, se habla
con verdad y se busca la separación cordial, que sòlo la puede realizar el patriarca.
Los gitanos respetan mucho a los mayores,y su primera y principal fuerza,es la uniòn entre ellos,y el total respeto a la libertad.
Por eso Dolors obedecìa todos los consejos de Jaume co
n respeto,y por eso deseaba complacer a su padre adoptivo y al rai con ese rito nupcial.
Y ella tenìa la ilusiòn...que en seguida Jordi hizo tambièn suya.

La boda de Dolors y Jordi fuè bellìsima,segùn las palabras de Dolors cuando la narraba. Y segùn Jordi,fuè el acto màs poètico y ètico que hubièse hecho,y que de tan sublime que fuè, entendiò el sentido màs delicado y apasionado del amor con Dolors.
Obviamente estaban muy enamorados,pues no se explicarìa de otro modo tanta efusivid
ad de ambos,para recordar despuès de tantos años,dicho evento.
(Aunque esa misma magia y belleza la recordaban mis padres de su propia boda con los gitanos)


A mi me gustaba imaginar lo que la abuelita contaba de esa tarde de primavera,con los niños gitanos gritando y corriendo alegres entre los carromatos,las chabolas y las furgonetas aposentadas en el campamento sobre las faldas del Montjuic,con la vista dorada del Mediterràneo en el horizonte,bajo la sombra fresca de los almendros,y a la vera del rìo Besòs.



Ese dìa estaban todos los gitanos y gitanas del barrio,y tambièn parientes de Màlaga, Valencia,Sevilla y Còrdoba, y del otro rumbo,del Rosellò y de Auvernia,llegaron invitados por Jaume.

Habìan montado una chabola cubierta de flores,y amueblada con cojines y edredones,sòlo para los novios.
Asì fuè que entre el barullo de gitanos con camisas de seda y gitanas luciendo sus màs bellos trajes de terciopelo y raso, Jordi apareciò,guapìsimo ,segùn Dolors,con su traje payès de lana negra,su barretina roja,su refajo negro y botas de ternerilla negras,claveteadas por los mejores zapateros gitanos,porque si algo hay en Catalunya,es magnìfica peleterìa,eso sì.

A su lado,Jaume,le diò el saludo al payo,y luego todos lo vitorearon,lo felicitaron,le desearon la mejor de las suertes.

Y entonces saliò ella de la chabola nupcial:
Envuelta en velos blancos,maja como ninguna en el mundo,con su hermoso vestido de novia,era Dolors un cielo, con la màs bella sonrisa que iluminaba todo con su alegrìa,su inocencia y su ilusiòn,era Dolors,toda ella, una bella luz ùnica en el mundo,segùn palabras de Jordi.

Los novios sòlo pudieron mirarse,pues en ese momento no podìan tocarse.
Primero fueron limpiados por las tìas y matronas,con ramos de yerbas de aromas dulces,luego purificados con gotas de agua de mar y pètalos de flores.
Despuès las matronas metieron a Dolors a la chabola,la desnudaron y la prepararon con perfumes y aceites màgicos,para recibir al novio.

Cuando estuvo lista,dejaron entrar a Jordi,y las matronas salieron cerrando la chabola tras de si para que la pareja realizara el ritual del ajuntamiento. Sòlo quedò, tras una cortina espesa, Miquela como ajuntaora,esperando discreta,por el pañuelo blanco de la prueba.
Todos,afuera,se habìan dispersado.yendo hacia la parte norte del campamento, donde habìa instalada una peña con tablao y baile, y comida y bebidas,dejando a los novios solos en su amor a la ribera del rìo...
Fuè asì como Jordi y Dolors se regalaron uno al otro, perdidos de amor,y unieron
con sus cuerpos lo que sus almas habìan unido ya.

Jordi tomò su virginidad con delicadeza y sensualidad,y al final,con absoluta ternura,usò el pañuelo blanco que estaba doblado en tres pliegues,y con èl acariciò los labios vaginales de Dolors,y hùmedo ya de esa sangre virginal,se formaron en el pañuelo las tres rosas.

Luego,ambos,emocionados,enamorados,dieron el pañuelo a Miquela,que saliò de la chabola para jurar ante el clan por Endivè,que la virginidad fuè dada y la boda habìa sido consumada.

Un murmullo de voces llegò hasta Dolors y Jordi que se besaban y acariciaban aùn sobre los edredones de su chabola nupcial,y entonces,alegres,escucharon a Miquela gritar,henchida de orgullo:
-Aquì està el pañuelo con la sangre de mi niña Dolors sobre los tres nudos de su esposo Jordi!

Todo mundo corriò hacia Miquela,y fuè cuando casi doscientos gritos de alegrìa total se elevaron en el aire,pidiendo felicidad y salud para la pareja.
Para los gitanos esa pureza de la novia entregada es el ritual de la alboreà.Y cuando Miquela exibiò el dilko de las tres rosas, demostrando la legitimidad del matrimonio,todos iniciaron un cante màgico:

"En un verde prado sacò su pañuelo,
sacò su pañuelo,

salieron tres rosas como tres luceros
como tres luceros.

Ay!, levanta, levanta, levanta
Que se vean las enaguas blancas.

Fueron tres rosas,
fueron tres rosas,
fueron tres rosas".

Despuès de eso,una vez casados,mientras Jordi era bañado por Dolors con agua fresca del rìo y pètalos de flores,le prometiò serle siempre fiel,y ella le prometiò lo mismo a èl,cuando,Jordi,luego, la ayudò a vestir de nueva cuenta su hermoso traje de novia.
Cuando ambos fueron invitados por el patriarca a salir de la chabola,lucìan aturdidos y
felices,y decìa la abuela,que èl tenìa làgrimas en los ojos y le sujetaba la mano con intensidad,sin soltarla un minuto.

Al salir,todos se precipitaron hacia ellos para felicitarlos,y brindar. Y pronto los solteros del campamento los alzaron en hombros llevàndolos en ronda,entre risas y bromas,y cuando las matronas cantaban el alegre Kelli,haciendo bailar a todos al son de la canciòn,asì los novios fueron pasando de hombros a hombros,sin soltarse de las manos,mientras les llovìan montones de pètalos de flores,peladillas y rocìo de agua perfumada...


Despues del paseo,fuè Dolors sentada en una silla alta,como especie de trono,mientras que todos los gitanos jòvenes se abalanzaron sobre la camisa de seda blanca de Jordi y a tirones la rompieron,y para luego abrir paso al patriarca,que diò a Jordi una camisa nueva,de seda negra.Y ya vestido Jordi, como hombre casado,sentado al lado de su mujer Dolors,hubo otro brindis y un beso apasionado entre ambos para sellar el pacto de amor.

Acto seguido,ente risas y algarabìa,se extendiò frente a ellos una lona en la que cada invitado fuè ponìendo los regalos del ajuar: Desde colchones,almohadas,trastos de cobre y plata,hasta baules con edredones y ropa de cama. Miquela y otras parientes acomodaron bolsas,cajas y baules con los regalos y vocearon enumerando cada obsequio,como si de pregonar la mercancìa en el Mercat del Born se tratase, gritando en voz alta:
“¡al colchòn y la almohada de Francia!”, “¡una sàbana de seda pà la primera noche... otra sábana, pà la segunda noche... cuberterìa de plata, cinco platos de alpaca, seis pocillos
de cobre grabado…!” “¡Mira cañì, que manta màs guapa, pà la primera noche! esta toalla pà que no cojan frío…!”

Asì fuè,que gracias a la generosidad de los gitanos,pronto se formò una montaña de regalos que llegaban a la cintura de la matrona.

Miquela y Jaume agradecieron a todos,uno por uno,con palabras especiales para cada quien,los regalos,orgullosos ambos de su niña paya.

Luego,les tocò a ellos dar el regalo a los novios,y Miquela empezò a sacar y ennumerar todo lo que habìa ido guardando a la Loli desde que la pequeña desamparada llegò a sus vidas: vestidos,pañuelos,abalorios,perfumes,prendas interiores de encaje y seda,y a Jordi,el patriarca le regalò un mulo, algunas camisas de seda,pantalones de lana peinada,sombreros,y claro: libros robados en el expresso de Francia....ese fuè el mejor ajuar que se habìa visto en una boda gitana desde la guerra civil, con tantos regalos que Dolors y Jordi decidieron, dìas màs tarde,repartir algunas cosas de ese ajuar tan grande, entre las novias gitanas que se habìan casado recientemente y que tenìan poco.

Luego Jaume hizo pasar la "manzana" entre los hombres,es decir,un saquito de gamuza en el que se iba metiendo el dinero para los primeros dìas del matrimonio,gritando cada quièn lo que iba dando:
"Dos mil pesetas del Canero! Mil duros del padrino! Mil quinientas bolas del Noiret!..."


Asì,ademàs del esplèndido ajuar, los novios se tuvieron una dote del clan de veinte mil pesetas y un mulo.Despuès de los regalos, llegaron las almendras. Jordi cargò a Dolors en medio del corro,a la vez que ella le puso una corona de flores a èl,mientras las mujeres les tiraban almendras para la fertilidad de la pareja.
Y despuès de eso, todo el mundo se fue a las mesas de comida,para dar cuenta del banquete.
Mientras Jordi y Dolors cortaron la tarta de higos,natilla,miel y cava,las mujeres cantaron:

"Se lo merece,
se lo merece,
quien quiera tarta
que eche un billete.

"Mìrala, mira la tarta,
Mìrala, mira la tarta".

Y entonces los hombres,al tomar su rebanada de tarta,iban dejando un billete clavado en un pan puesto exprofeso,como ùtlimo regalo para la luna de miel.
Luego se repatieron los pasteles de jamòn y setas,y se prendiò la lumbre para asar sardinas y otros peces,y ya fuè pasar toda la noche en cantar y bailar.

Jordi no podìa comer un bocado màs,pero Jaume le dijo: "anda payo,menos remilgos que se ve que eres de buen comer..." y Jordi tuvo que zamparse cantidad enorme de chorizos,jamòn,sardinas y cava,hasta que entre risas,Dolors le dijo que ya estaba bueno de tanta gula.

Fuè su primera y ùnica discusiòn. Ella lo perdonò en seguida,y èl no tuvo màs remedio que dejar su legendario apetito,para otro dìa que no fuera de boda.
La Loli bailò y cantò esa noche con especial duende,bajo la luna y para la mirada de fuego de Jordi,mientras el sol se ocultaba en el horizonte,como no queriendo dejar la fiesta.

Cuando la luna llena saliò vestida de lujo con su mejor traje de raso blanco,fuè entonces que Jordi cantò las màs dulces coplas a su amada Dolors.
Cuando la noche fuè espesàndose,y la cava logrò que la mùsica se volviera drama,las voces de gitanas y gitanos tomaron fuerza y entonces ya todo fuè pura magia,hundièndose en lo màs profundo de las almas de cada gitano y gitana.

El baile y el cante al calor de una guitarra y esas palmas que repercutìan en los corazones indujeron a Jordi y a Dolors a darse todo en un beso apasionado.
Luego,sigilosos,los novios dejaron la fiesta montados en el mulo,para ir a festejar con sus cuerpos una larga luna de miel que les durò hasta la muerte...
Asì lo contaban los abuelos,y tal vez por eso,mi mamà tuvo tambièn esa ilusiòn de unirse en amor a mi padre,por el rito gitano...

Pero pasa que ahora,en estos tiempos,ilusionarse asì,parecerìa una reverenda estupidèz,y quizà por eso,es que vièndo el traje de novia que usò mi abuela,y luego mi madre,sòlo me viene a la mente aquèl verso de Gracìa Lorca:

Todas las rosas son blancas, tan blancas como mi pena, y no son las rosas blancas, que ha nevado sobre ellas.
También sobre el alma nieva.

La nieve del alma tiene
copos de besos y escenas que se hundieron en la sombra o en la luz del que las piensa.
La nieve cae de las rosas,

pero la del alma queda,
y la garra de los años hace un sudario con ellas.
Se deshelarà la nieve
cuando la muerte nos lleva?
O despuès habrà otra nieve y otras rosas más perfectas?

Y si el amor nos engaña?
Si la esperanza se apaga
?
qué antorcha iluminarà
si el crepùsculo nos hunde
en la verdadera ciencia
del Bien que quizà no exista,

y del Mal que late cerca?
Si ese blanco es un ensueño,
qué será de la inocencia?
Què será del corazòn
si el Amor no tiene flechas...?

Y si el amor es la muerte,

qué serà de los poetas y de las cosas dormidas
que ya nadie las recuerda?


Hoy siento en el corazón
un vago temblor de estrellas
y todas las rosas son tan blancas como mi pena...

.

No hay comentarios: