6/19/2009

Muñequitas...



Es sencillo: Se recortan despacito,cuidando de no trozar las pestañitas de sus vestiditos.
Luego se visten,y ya que quedan guapìsimas se van de paseo a dònde una se imagine...Claro que si es un dìa de nevada,deben ir abrigaditas...con bufanda,botitas y abrigo...ah,no olvidar el osito de la beba....Lista!... Ahora se va de paseo...

Ah,pero antes,quisiera contar el cuento de como fuè que estas muñequitas llegaron a mis manos...
En los primeros años de la dic
tadura franquista los niños del pueblo no tenìan juguetes.
Reciclaban palitos,semillas,conchitas del mar,o balines de los naranjeros usados como canicas,porque los niños y las niñas no pueden evitar jugar,aù
n despuès de una guerra.
El juego podìa ser tan sencillo como trazar en la tierra con un carbòn, un aereoplano,o en un cartòn las casillas de la oca.
Pero a las niñas les gustaban,desde siempre las muñecas.

Y las niñas pobres,cuando mucho,podìan tener un monigote de trapo,cosido en una calceta por sus abuelas.

Pero pasò que Jordi deseaba comprarle la màs hermosa muñeca a su hijita recièn nacida,que era un sol, y a la que Dolors se empeñò en llamar: Inès Eulalia Marìa Monserrat,a lo que Jordi sòlo pudo agregar,por ùltimo el hermoso nombre de Llúcia.

Cuando naciò,Dolors fuè ayudada en el parto por Miquela y por Jordi,que al ver a su hija,se volviò como tonto o loco,segùn sus propias palabras. Por eso quiso comprar dos bellas muñecas,una para su amada y otra para la hija de ambos.
Se fuè a las tiendas de ricos,y viò que sus precios eran inaccesibles,pues èl no tenìa màs trabajo que imprimir de vez en cuando en el sòtano de su casa,algunos documentos falsos para venderlos en el contrabando.
A veces iba con Jaume al tren,y se ganaba algunos duros cargando el contrabando en los coches,pero su pierna lastimada en la guerra no le ayudaba,asì que Dolors y Jordi la pasaban mal econòmicamente.
A veces Dolors se daba una escapada a las ramblas y con Miquela hacìa gitanerìas: echàba cartas o leìa la mano a los turistas,siempre escòndiendose de la guardia civil,porque si las descubrìan,significarìa càrcel segura.

A veces,se volvìan hijas del viento y tomaban frutas o telas que no eran suyas. Con eso hacìan frutas cristalizadas o ropa para vender. Pero Jordi se enojaba con Dolors por ello,y màs aùn,con su embarazo avanzado.
Y ahora que habìa nacido Lucìa,Jordi necesitaba esas dos muñecas para premiar a su amada Dolors por el regalo de esa nena,y a su hijita,darle su primer juguete.
Viendo los escaparates de las tiendas de ricos,fuè que se encontrò con Carlota Sabatè.
Era la empleada de la tienda de juguetes, y èl la conociò cuando èl tenìa 5 años, y ella 8,y es que el padre de ella puso una vidrierìa al lado de la tienda de libros del padre de Jordi,asì que vecinos y yendo juntos al cole, se hicieron muy amigos y màs cuando ambos se unieron a las brigadas anarquistas de Durruti .

Ahora ella era una señora seca y tensa,con mirada evasiva y con miedo en cada uno de sus movimientos.
Se reconocieron de inmediato,pero ambos,temerosos,fingieron no conocerse,el
hablò en francès,fingiendo no ser barcelonès, y ella le constestò parca, en español,pues era imposible,en esos tiempos,usar el catalàn. El preguntò por el precio de las muñecas.
Eran carìsimas.
El intentò explicarle a Carlota la urgencia de comprarla
s para su esposa y su nena recièn nacida,pidièndo una rebaja,no alcanzaban las pesetas que traìa consigo para comprar las dos muñecas,y no llegarìa a casa sòlo con una.
Carlota,seca,frìa,negò. El precio era ese y punto,y le pidiò que se fuera del local porque se disponìa a cerrar ya.

Jordi,se tragò su orgullo y saliò frustrado del lugar.
Caminaba despacio por el dolor de su pierna y de su espìritu,cuando dos
calles màs allà,oyò que lo llamaban:
-Señor,oiga! Olvidò èsto en la tienda,oiga!

Pensò que no era con èl el lìo,pero al ver a Carlota c
orrer con un paquete hacia èl,se detuvo.
El quiso negar.

-No es mìo...
-Claro que es tuyo,tìo,no me jodas-dijo ella,sumamente nerviosa-tòmalo,tènlo ya, que pareces gilipollas!


Casi se lo lanzò en los brazos y en dos segundos,la mujer desapareciò entre la gente que se apiñaba para subir al tranvìa.

Jordi quedò ahì a media rambla,confuso y atemorizado.
Cubriò como pudo el paquete bajo su abrigo,y echò a andar,alerta y de prisa,hasta llegar a casa.
En el patio abriò el paquete:

Ahì estaba un muñeca bellìsima,con carita de porcelana y cuerpecito de franela,su vestidito era de campesina catalana,con todo y alpargatas y a su lado un borreguillo de lana. La otra caja tenìa un bebè de sololoy,con un chupete y un sonajero en forma de conejito.
Jordi,conmovido,llorò. Por fìn,viò en el fondo del paquete,un mensaje:

"Compañero Jordi. Enhorabuena por su pat
ernidad, y en recuerdo de la brigada del Biberòn...Viva la Repùblica,Visca Catalunya !...p.d. queme este recado en cuanto lo lea,por nuestras vidas."

De inmediato quemò el papel y Carlota,en ese momento,fuè como un hada madrina para Jordi,Dolors y la pequeña Lucìa.


Ni que decir que Dolors fuè sumamente feliz con esos regalos y con el amor de Jordi,ya que por otro lado,Lucìa ni se enteraba de nada,tan acogida estaba por el calorcito de su cuna y la teta de su madre.

Tiempo despuès,Jordi se acercò a la jugueterìa y dejò un pañuelo que Dolors bordò para Carlota,con un recado de Jordi.
Asì fuè como Carlota empezò a visitar a la pareja,y a encariñarse con la pequeña Lucìa.
Carlota,ademàs de empleada en la jugueterìa,era una talentosa dibujante.
Pero a lo que realmente dedicaba su vida,era a la resistencia Maqui.



Desde el mismo mes de julio de 1939, y en toda España,se luchò clandestinamente contra el fascismo. Fueron grupos de obreros y de campesinos que se marcharon al monte para librarse de los fusilamientos y luchar contra las fuerzas fascistas lanzadas en su persecuciòn.
Este movimiento guerrillero,al que Joao,el bandoleiro portuguès, se unirìa años màs tarde, era articulado y provisto de suministros por las organizaciones clandestinas de resistencia,formadas generalmente por los civiles republicanos de las ciudades,que no se conformaban con la dictadura.
Asì,Carlota, formaba parte de los rebeldes que llevaban comida o medicinas a los
maquis,entre los que se encontraban su marido y sus dos hermanos.
Por eso,cuando la corrieron de la jugueterìa al echar en falta las muñecas regaladas a Jordi,se preocupò mucho,pues ya no tendrìa dinero para ayudar a los guerrilleros del monte,y màs que por esos dìas arreciaban los combates,las escaramuzas y las emboscadas a la guardia civil, y màs se necesitaban los pertrechos y las medicinas para los bandoleros de la resistencia contra el asesino Franco.
La partida de maquis a la que Carlota y otros apoyaban desde Barcelona tenìan su campamento en Sant Celoni,y continuamente habìa bajas de la guardia civil vìctimas del bandolerismo libertario.
Los maquis catalanes no quisieron que Jordi se uniera a ellos en el monte,porque no tenìan suficientes armas,porque Jordi tenìa el problema de su pierna,y porque era màs ùtil en Barcelona como editor clandestino de propaganda revolucionaria.


Dolors le diò gracias a Santa Eulalia por eso.

El caso es que la situaciòn era sumamente precaria para Jordi,Dolors y ahora tambièn para Carlota.


Entonces fuè que a Jordi se le ocurriò una idea sencilla,y por eso mismo,genial.
No habìa muñecas para las niñas pobres?
Pues entonces a hacerlas.

No habìa material...
Pero habìa papel del estraperlo en el tren y la vieja imprenta descompuesta del padre de Jordi en el sòtano,y tintas.

Y Jordi sabìa que Dolors gustaba de jugar a diseñar todos los vestidos que soñaba tener un dìa.
Y Carlota,sabìa dibujar.


Asì que Jordi,en dos dìas preparò placas,tintas,y papel y arreglò la vieja imprenta manual de su padre.
Entonces Dolors y Carlota dibujaron a las prim
eras Mariquitas para recortar,y Jordi las coloreò y las imprimiò...
Luego iban por las Ramblas vendièndolas en los kioskos de periòdicos.

Comenzaron haciendo series de muñequitas con el nombre de MariLola,luego con el de Carlita,luego con el de Lucy,y Arañita,Shirley,Tomasita y muchas màs,es que eran series que constaban de 4 o 5 làminas,reeditadas en tintas coloridas. Carlota y Dolors,divertidas como niñas,dibujaban las mariquitas con movimiento,con ropita como de cuento,con caritas tiernas y sencillas,tipo merceditas.

Cada muñequita o rorro,hacìa ciertas cosas,como ir a la playa,o al cole,o jugar a la comidita o ir de paseo a la nieve de la montaña.

Dolors diseñaba la ropita de papel,Carlota se afanaba en las caritas,y Jordi acunaba a la pequeña Lucìa. Cuando por la noche los dibujos estaban listos,Jordi los corregìa,los coloreaba y los imprimìa ayudado por Dolors,mientras Carlota iba a ver su marido al monte.

Pronto los viejos Jaume y Miquela se unieron a la empresa de las muñequitas de
papel,y a Jaume fuè que se le ocurriò contrabandear una caja de tijeritas infantiles.
Y entonces Jordi y Dolors se dedicaron a pegar las tijeritas al lado de las làminas de las muñecas de vestir.
Iban todos a venderlas a los kioskos y se vendìan como pan caliente y con el dinero ganado pudieron comer bien,calentarse en invierno y seguir con las reparaciones de la casa.


Y tambièn fuè que en esos meses,se esparcìa, en toda Barcelona, propaganda antifranquista impresa,que grupos de embozados lanzaban,cada amanecer, desde carros a toda velocidad, por las ramblas,y que ponìa frenèticos a los guardias franquistas,porque con eso la gente se enteraba de la lucha maqui,se colectaba dinero para la causa y se rompìa el cerco fèrreo y mentiroso que mantenìa el franquismo hacia toda informaciòn verdadera.
Esos volantes significaron el ùltimo reducto de la libertad de prensa y fueron para muchos catalanes,la ùnica esperanza de ver,algùn dìa,libre a Catalunya.

Un dìa,mientras dejaban sus muñequitas en un puesto de periòdicos de las ramblas,Jordi y Dolors,que siempre cargaban con su nena,fueron detenidos por tres hombres muy serios...
Jordi y Dolors temieron que fueran policìas de la secreta,pero no: Eran Paco y Pantaleòn Bruguera,y el otro era Josep Janès.
Querìan saber quien hacìa esas muñequitas de vestir.

Y asì fuè como Jordi y Carlota fueron contratados por la editorial Gato Negro,que luego cambiarìa su nombre por el del apellido de los dueños.


Dolors se alegrò de por fin tener tiempo de cuidar de su hijita y asì fuè que Jordi se empleò en editar e imprimir colecciones de libros de bolsillo,literatura juvenil y comics o tebeos,con un buen sueldo,por fin.



Y Carlota se dedicò a dibujar innumerables series de mariquitas,en un hermoso cuadernillo que se llamò "Tijeritas",que imprimìa Jordi para la editorial.
Fuè asì que en esos años,semanarios como Pulgarcito,el
Periòdico infantil,el Din Dan,y las colecciones de Novelas populares,o los cuadernillos de El Capitán Trueno,o el Karikato de las aventuras del perro Top,y los cuentos de Grimm,Perrault y Andersen,entre muchos màs,con ese minusioso trabajo de Jordi, y de los talentosos dibujantes como la tìa Carlota,fueron accesibles para muchos niños de la posguerra.



Bruguera fue la mayor editora de còmics de España en esos años y el negocio de los tebeos fuè la sensaciòn a fines de los cuarenta y principios de los cincuenta:era como un tìmido brote de cultura en esa España oscura,pues se publicaban revistas de bajo coste con pocas páginas y papel corriente,con poca gama de color,pero que enseñaba a leer y que era la ùnica alegrìa para muchìsimos niños y niñas que habìan perdido a sus padres,padecìan hambre y no tenìan juguetes...Dècadas despuès,esa editorial se fuè a la quiebra,y lo que quedò de ella fuè absorbida por una trasnacional,que se olvidò de los tebeos infantiles y las muñequitas de papel para recortar y vestir...
Y esa es la historia de las muñequitas de papel para vestir que me contò mi avi Loli mientras recortàbamos algunas, con sus lindos trajecillos de papel para vestirlas muy majas y llevarlas a pasear,con sus canastitas y sus sombreros, a un picnic en el campo...

-

4 comentarios:

Lobo Bono dijo...

donosa
mi wela tenia de esas mñequitas, me enseño tantas cosas de ella que entre todas esa muñequitas las guardaba cuando su madre la trajo aca, y luego mucho tiempo despues siguieron usandose en méxico por las niñas ya modernizadas, es bueno y lindo saber el origen de estas muñequitas, mas no hay muñeca mas bella que la que eso escribe. Gracias Donosa por ello y por voce.
bono

Rox dijo...

Es triste que juguetes antiguos y sencillos se olviden a causa del capitalismo. Gracias por leer y por los elogios.

ironiadelirium dijo...

Orale, me encanta lo que escribes, te estaré leyendo de continuo.

Muy bien escrito. Felicidades y saludos desde México!

Rox dijo...

gracias por leer,què buen seudònimo,ironìa,y què amables tus palabras.