6/08/2009

La Coronela de las ocas...


Es curioso que cuando el espìritu se quebranta,o se derrota,de inmediato recurrimos a los viejos expedientes de los padres o los abuelos para tratar de sostenernos en el caos.
A veces hacemos cosas,o tenemos conductas o creencias que no sabemos de dònde vienen,y que a veces nos meten en lìos,pero tambièn nos sostienen o nos consuelan en el sufrimiento.
Por ejemplo,la fè,los principios,el modo de pensar y hablar, y todos esos instrumentos mentales que nos ayudan a seguir vivos. Quizà los principios y la fè son noemas que nos enseñaron nuestros mayores cuando fuimos niños con el pròposito de que sobrevivièramos.

Mi abuela Dolors,por ejemplo,en su sabia inocencia,quiso inculcarme su candorosa fè en dos santas vìrgenes:
Santa Eulalia,patrona de Barcelona,y Santa Sara Kalì,patrona de los gitanos.
Dolors se identificaba con ambas.

Santa Eulalia,por ejemplo,fuè una niña que sufriò un màrtirio terrible a los 13 años (edad similar a la de Dolors cuando su tìa fuè violada y su madre masacrada por los franquistas) por defender su fè y su castidad ante los invasores romanos. A esa vìrgen que naciò en las afueras de Barcelona, y cuidaba ocas en una quinta en Desert de Sarriá,mi abuela le encendìa cirios y le adornaba una mesita con rosas blancas y margaritas.
El tirano Daciano-que tiene cierto parecido a Franco en los bajorrelieves que se ven en la tumba de Eulalia- se ensañò con la niña santa,primero matàndole a sus 13 ocas,y luego sometiendola a 13 martirios diferentes-que seguro Dolors asociaba a los que padeciò ella misma en el orfanato de la Seguridad Social falangista,a manos de las monjas,o las que sufrieran las gitanas a manos de los franquistas-.

Dolors se conmovìa mucho al narrar los suplicios:

"... el dìa segundo de los idus de febrero,los invasores romanos le desgarraron la carne con garfios y le arrancaron las uñas. La metieron en un tonel lleno de vidrios rotos, clavos y cuchillos clavados en él y lanzaron cuesta abajo el barril que rodò por la calle que hoy se llama Baixada de Santa Eulalia... La niña soportó los martirios sin inmutarse y se negò a abjurar de su fe y a entregar su pureza. A continuación la ataron al potro y le aplicaron brasas y fuego, pero el poder de su pureza logrò que las llamas se apartaran de su cuerpo y quemaran en cambio a los verdugos... Por ùltimo la clavaron desnuda,para escarnecer y macillar su pureza,en una cruz en forma de X,dejàndola ahì para que la devoraran los cuervos. Y justo en ese momento tuvo lugar el màs famoso de sus milagros: muriò en seguida y el cielo de Barcelona,para cuidar su castidad,ocultò su bella desnudez dejàndo caer una intensa nevada milagrosa sobre la ciudad,a mitad de la primavera,cubriendo el cuerpo de la niña,a la que tambièn por la gracia de su alma,le creciò el cabello magicamente,para proteger su cadàver de la mirada obsena de los invasores romanos..."

Luego,la abuela contaba entusiàsmada,como ejemplo exacto de la resistencia y tozudez catalanas,que siglos despuès,la niña Eulalia hizo el milagro del dedo robado:

"...Pasò que al trasladar sus restos a la Catedral,al pasar por la Plaça de l’Àngel,por la Baixada de la Llibreteria,la urna del cadàver de la santa cobrò un peso inaùdito y no se pudo mover ni con veinte mulas,de pronto ante el asombro del pueblo,se apareciò un àngel y señalò que al cuerpo incorrupto de la niñà le habìa sido arrancado un dedo,y hasta que no apareciera el dedo robado,el cadàver no se moverìa de ahì. Y fuè hasta que el cura ladròn devolviò el meñique de la muerta, que pudieron llevar su cuerpo a la Catedral..."

Y en la Catedral sigue la santa, en un impresionante sarcòfago de alabastro con tallas de escenas de su martirio, sostenido por ocho columnas corintias e iluminado por cuatro àngeles con làmparas.obra del escultor catalàn Lluis Bonifaç.

Y ahì,cerca,està el “Hornito de Santa Eulalia”, pequeña capilla dònde mi abuelita Dolors me llevò cuando murieron mis padres,para que la santa me diera fuerzas para resistir sufrimientos,y luego fuimos al claustro gótico donde viven trece ocas blancas como las que pastoreaba Eulalia en su predio de Sarrià,similares a las que cuidaba Dolors en su pueblo del Pirineu...
Santa Eulalia siempre estuvo asociada a la ciudad condal, como patrona y líder espiritual,se le llama aùn Coronela de Barcelona o Comandanta del Raval,pues siempre ha inspirado a las catalanas a resistir desde invasiones,plagas y siniestros hasta penas màs modestas e ìntimas, con entereza.
Protectora sagrada en la Guerra dels Segadors, en la Guerra de Sucesión,en los Asedios del siglo XVI,en la resistencia repùblicana, y en el bombardeo a Barcelona cometido por los asesinos fascistas,y en la hambruna de la posguerra franquista,la niña martir siempre diò,con su ejemplo, ese aliento de tozudez contestataria para resistir el dolor y no derrotarse por nada ni nadie,ni aùn ante la muerte...

.

No hay comentarios: