6/06/2009

El confuso lenguaje de las làgrimas...


Cuando la noche me dè la espalda desolada, encenderè la tea que mi abuela guardò tras la puerta de la pena, y correrè las cortinas blancas que ella bordò para dar claridad al alma, para ver y seguir, con mis ojos hùmedos, la ruta esquiva y secreta de una lagartija sabia, en la pared encalada por mi abuelo...





...en definitiva la mente a veces también necesita suspirar, recoger aire, liberarse del dolor que oprime con tenazas oscuras. El suspiro de la mente es como una nubecita de humo,cargada de desesperanza y que luego,con suerte,rompe en llanto.

El abuelo Jordi decìa que la abuela Dolors sabìa dejar fluir sus ojos sin empacho alguno,y que desde la perspectiva de la filosofìa y de la lògica era difìcil explicar el lenguaje confuso de las làgrimas de ella.
La abuela decìa que podìa llorar porque se le daba la gana,que era libre de verter todo el llanto que le fuera necesario ,o hacer de sus palabras,làgrimas,aunque a Sòcrates o a Pitàgoras les dolieran los cojones,si es que los tenìan.
Asì decìa la abuela.

Jordi entonces sonreìa con inmensa ternura y la abrazaba consolàndola.
-ja, meu canell res val per plorar tant...

Y entonces ella dejaba de llorar,e iluminaba el dìa del abuelo con su sonrisa de niña...

Dolors siempre creyò que era demasiado injusto, incluso para el destino, que un papel guiara nuestras vidas, que un contrato destrozara nuestros sueños y grandezas.

Y cada vez que recordaba aquèl tiempo en Paris,cuando conociò a Jordi,decìa que el llanto fuè entonces su ùnica manera de tolerar el sufrimiento que le causò separarse del abuelo.
Dolors hubiera sido buena pintora,en teorìa,puesto que recordaba cada detalle,cada imàgen,cada sensaciòn y cada color,deteniendose en cada instante vivido,al narrarlo,como vivièndolo de nuevo.
Esa fuè su generosidad: compartir con algunos solitarios esas experiencias suyas del amar,y dar a los tristes,la esperanza de encontrar algùn dìa ese amor leal y sincero.

Pero eran otros tiempos y las almas eran puras en aquèl enero del 48...

Ese enero de la posguerra en Paris, caìa el duelo con fuerza desde las nubes grises del mundo.
La red francesa en España,logrò que la frontera entre ambos paìses se abriera ese año. Despuès de la Segunda Guerra Mundial,
Francia necesitaba reafirmar su imàgen de defensora de los derechos humanos y de la cultura. Y la España franquista necesitaba legitimarse ante el mundo.
En ese contexto, el ùnico papel que Francia quiso desempeñar despuès de la guerra para apoyar a los refugiados españoles,fuè contribuir al restablecimiento de la democracia en España, ùnicamente con el tìmido intercambio de los contactos culturales e intelectuales.
La compañía Artigas y Collado, hizo su primera gira en 1948 por Francia con los "Gigantes y cabezudos", "La verbena de la paloma", "És la Moreneta" y "El garrotìn". Fueron los primeros pasos de la Loli actuando como tonadillera y tiple de zarzuela y bailaora del garrotìn.



Estrenaron en el Teatro Odeón de Parìs ese enero.

Pero la Loli,apenas soltò su maleta de viaje en una pensioncilla de Montparnasse, y saliò a recorrer las calles parisinas fascinada por el glamour y la moda,pues ella era,como gitana de adopciòn,adicta a los abalorios y a los trapos.
Para esa muchacha inocente hasta la migaja màs pequeña de Paris tenìa valor y era digna de su atenciòn: una piedra era tan preciosa como una farola de la calle, una rama sin hojas merecìa tanto respeto como una luz delicada emergiendo entre la niebla del rìo,aunque fuese la de un quinquè de kerossene de una tienda que no vendìa vestidos,guantes o sombreros...sino libros...

Un sentido casi imperceptible de ternura flotò hasta ella,desde los aparadores de la tienda de libros de Jordi,acomodados de cualquier manera bajo la luz ambarina... Dolors sintiò una emociòn càlida y familiar, al ver algunos tìtulos en català. Recordò en segundos su niñèz con Las Amapolas,a su padre el maestro republicano,a su pueblo pirenàico...

Y de pronto,ahì,frente a ella,un espejo,ella misma, mirando la luz de la puerta,el retrato de una muchacha inocente viviendo en un mundo no-tan-inocente, que parecìa tener la buena suerte para salir airosa (y virtuosa) de cualquier situaciòn. Asì pintada en el oleo,rodeada de libros, podría parecer màs inteligente y màs sabia,y no una huèrfana ignorante,recogida por gitanos,asustada por las luces de libertad de Paris, insaciablemente curiosa,intoxicada y deslumbrada por la vida ...

Su educaciòn gitana le hizo comprender que ahì estaba su destino:
"El destino que te espera a la vuelta de la esquina,ese que tú no buscas, porque èl te encuentra de cualquier modo,ese perìodo abarcable entre nacer y morir,ese sòlo instante que define en un segundo el perìodo màs intenso y concentrado de tu vida...ese segundo sublime lo debes enfrentar con valor y alegrìa..."


Y asì fuè como Dolors saliò de la niebla,y entrò a la vida de Jordi...

.

No hay comentarios: