6/09/2009

Arte Real


Todo se construirá en el silencio,con la fuerza del silencio, pero el pilar màs fuerte de la construcciòn serà una palabra. Tan viva y densa como el silencio, y que nacida del silencio, llevarà al silencio.
(MM:.JF -" El Aprendiz Cantero" -Ferret Impresiones- Barcelona,1990)





Algunas ausencias eliminan muchos sitios,como las orillas de los rìos,los bancos en los parques cubiertos de hojarazca,los cafetines del crepùsculo o los caminitos entre las rosaledas,por ejemplo. Y pasa que tambièn,al mismo tiempo, esas grietas en el corazòn dejan entrar al alma vientos àridos que lo dificultan todo.

Y es cuando la luz se torna gris que se descubren cosas que antes nos pasaban desapercibidas,y se pueden ver por todas partes pupilas implacables,charcos lodosos o ruinas.
Cuando la tristeza es inmensa,la mente se vacìa y no queda màs que dejar correr el tiempo a cada paso y ver como tardan las tardes
morosas,que llegan,por fin, torciendo las esquinas rotas por ese pesar irresoluble hacia el mundo creciente de la noche.
Se ven entonces los besos perdidos colgando en las farolas,y los ves suicidarse a lo lejos ante un mundo ajeno a los atardeceres de este tipo.
Y se busca en el humo del cigarro algo tan absurdo como olor a dulces o nostalgias,y es cuando duele màs la vida,tan en silencio,tan muda el alma,entre las sombras,que se va hacia las calles nocturnas como autòmata encogida por el frìo.
Y en ese cuarto oscuro sin ventanas donde nos abandonò el alma,sin posibilidad de nada,la tristeza inmensa crece imparable,como crecen las historias, desde el final hacia lo incierto.
Depresiòn,diràn algunos,derrumbe filosòfico,diràn otros,pero no todo es tan sencillo: a veces las explicaciones se pierden entre las utopìas.
La tristeza inmensa corre en un mundo paralelo al conducir en el atasco,al escuchar repetirse las noticias,al no lograr entender a los iguales,al tomar un sorbo de cafè o al dejarse ir a la deriva en los mares de la luz matinal.

Mi abuelo sabìa de esa y otras tristezas.
Sobreviviente de dos guerras, de una derrota de su ideologìa,de un exilio,y del horror absoluto de sostener el cadàver de su padre,y de la desesperante impotencia al tratar de detener sus rìos de sangre con las manos,y el sabor de esa sangre al besar su rostro yerto,y ese desamparo total ante lo irremediable, pues todo eso,mi abuelo Jordi,lo sabìa.
Entonces mi abuelo decìa que cuando se monta esa pena negra sobre los hombros,no queda por hacer màs que dos cosas:

Una conducta emocional como serìa meterse un tiro en la cabeza,o una conducta racional,que serìa buscar el modo de librarse de ese cascajo en el alma, que es la desolaciòn,cincelando el espìritu,como si de una piedra en bruto se tratara.

El abuelo optò por lo segundo.
Asì fuè como se iniciò en la masonerìa,buscando la fraternidad del libre pensamiento,y el camino virtuoso hacia la maestrìa de sì mismo.
Jordi creìa que todo lo que nos llega a nuestra vida no es sino una provocaciòn,un estìmulo,para que cada uno elija en plena conciencia lo correcto.

Jordi decìa que en todo comienzo debe brillar la luz de lo que nace,porque en el comienzo de cada cosa,quedan trazados los finales. Asì,algo que inicia en lo oscuro y la mentira,terminarà mal.

Y saber eso,como masòn que era,lo llevaba a tener un firme sentido de responsabilidad ante la vida: la compasiòn por el dolor ajeno, la emociòn estètica, las experiencias del amor,de la muerte,la manifestaciòn de lo sagrado,lo maravilloso de la ciencia,la grandeza de la libertad del espìritu...

El abuelo Jordi,optò por enfrentar sus derrotas y miserias con la mente y el corazòn libres,sin someterse a nadie ni a nada,porque como masòn estaba comprometido,por el mero hecho de ser constructor,a tomar posesiòn conciente de su vida,no permitiendo que su obra maestra fuera diseñada por otros,por las circuntancias o por costumbres mutilantes o acomodos mezquinos.

La arquitectura simbòlica de la Masonerìa busca que cada persona haga de su vida una verdadera Obra de Arte,de sabidurìa,de fuerza y belleza,y del mundo un lugar dònde sea posible el amor,la alegrìa y la paz.

A todo eso le llaman los masones el Arte Real.

Pero ni paz,ni amor ni alegrìa habìa en esa casa dònde vivìa con su esposa Nèlie.
Lo que abundaba en esa casa eran los silencios hostiles,la ausencia de respeto y el tedio. Jordi habìa dejado correr el tiempo decidiendo nimiedades,en una dinàmica de falsas metas econòmicas, de caricias proscritas por el hastìo y la indiferencia.Y el "no reir,no soñar,no ser feliz,peligro de ignominia" podìa leerse siempre en la implacable mirada de Nèlie.
Antes de Dolors,Jordi tuvo el recurso de evadirse de las còrneas suspicaces y las letanìas torturadas de su mujer,refugiàndose en sus libros.

Pero al conocer a la Loli,descubriò el alcance de un relàmpago vìrgen y delicado,y entonces la literatura se le volviò vida de repente.

El sìmbolo masòn del compàs abierto muestra la vìa para no quedarnos inmòviles en la vida, abriendo la salida del pasado,proyectàndonos hacia el futuro, buscàndo de ese modo una mirada completa justa y perfecta,es decir,verdadera.


La primera forma que se busca en la Logia masònica es la idea de la Verdad,como un vector de fuerza del que recibimos la luz.

La palabra verdadera, dicha fraternalmente, de corazón a corazón, tiene una fuerza y un calor que multiplica su eficacia comunicativa, dando a la transmisiòn masònica todo su valor, no sòlo como adquisición de conocimiento sino tambièn como respuesta a una necesidad personal de òrden moral, intelectual y espiritual.

Y el primer paso de un masòn iniciado es "hacerse cargo". Hacerse cargo de su vida de su Logia, de su Obediencia, de sus sentimientos y de sus actos, hacerse cargo es ese deseo de hacer las cosas bien, de alcanzar alguna calidad en nuestro ser y en nuestro hacer, y a eso se le conoce como "piedad masònica"

Masònicamente la impiedad significa despreciar la obra, revolver las herramientas, confundir, entretener,mentir,engañar,o dañar a los demàs canteros, eso es como golpear mala y torpemente la piedra,es ignorar los planos.
Y esa es la responsabilidad que marca nuestros actos: "Lo que tù haces,te hace" decìa Jordi,puesto que despreciar la obra y el arte,es despreciarse a sì mismo,es desentenderse de la propia vida,es perderla sin honra y sin propòsito...

Esta actitud de respeto otorga una seriedad radical al compromiso masònico,porque la raìz del àrbol de la Masonerìa està en esa idea constructiva del ser humano,en la metàfora vital del cantero con sus herramientas simbòlicas,en la ètica del dilige,en la escuadra,el compàs,la piedra trabajada constantemente,la maza,la disciplina del taller,la relaciòn de fraternidad y solidaridad,la conciencia humanista,el culto a la palabra en la pràctica del silencio,las virtudes de la Lealtad,la Verdad,y el conocimiento.

Alguna vez alguièn que se decìa "masòn" me dijo que la lealtad era cosa de los perros.
Nunca pude decirle que la lealtad de los perros no nos sorprenderìa tanto,si la de la de los hombres fuese màs frecuente,como decìa el maestro masòn Graf.

La lealtad para el masòn verdadero,es un imperativo ètico,que nace del sentido del honor. Su hermana,la fidelidad,es un vìnculo que se establece entre personas,sì,pero tambièn hacia una idea,hacia un sentimiento,porque es un valor emocional que nos alegra entregar a lo que amamos.
En el amor masòn,èsta no se limita a restringir la sexualidad por un contrato por ambas partes,no es asì.
La fidelidad masònica implica sostener y mantener las promesas dadas al fundar ese amor...

Para un masòn el matrimonio es mucho más que una pareja.
Es la uniòn de dos seres que se se prometen amor mutuo,ayuda mutua, ternura mutua, cuidados mutuos,pasiòn mutua,alegrìa mutua,unidos por esas promesas de protecciòn, de comprensiòn, de tolerancia, de buena voluntad.Para el masòn la verdadera infidelidad en el matrimonio es el incumplimiento de alguna o varias de estas promesas. Consiste en fallarle a la otra persona y, por eso, esencialmente, es un acto de deslealtad incumplir la promesa dada, faltar a la palabra empeñada.

Y serà tanto más grave mientras màs sagrada haya sido la promesa, es decir, mientras màs confianza un persona haya podido depositar en la otra que prometiò.

Por eso,para los masones, la lealtad es el fundamento màs sòlido de eso que llamamos confianza,o trust, es un elemento indispensable del sistema de landmarks,con los cimientos de la honestidad y la sinceridad.

Porque,como decìa mi abuelo, lo que el honor, la verdad y la lealtad no amparan, no lo protegerà tampoco ninguna ley, ni ningún contrato matrimonial.
(De eso viene que la primera parte del signo Segundo grado de la masonerìa represente la fidelidad y con ello, se cincela la virtud de la lealtad, permitiendo que la confianza reine tanto en logia de segundo grado como en el mundo profano).

La Masonerìa reconoce a tres enemigos irreconciliables de la Gran Obra:
la hipocresìa,la igonorancia y la ambiciòn.

Y recordar eso,desgarraba a Jordi,cada vez que volvìa a su casa y enfrentaba a Nèlie.
Mantener ese matrimonio por una comodidad mezquina,por ambiciòn de mantener un estatus pequeño burguès,ser un hombre hipòcrita fingiendo que no pasaba nada en su corazòn,era para Jordi una vergonzosa clauidicaciòn a su honor y a su idelogia.


Por otro lado,Jordi no querìa dañar a su amada Dolors: rebajarla a ser su querida,a ser la amante escondida,iniciar con ella un amor desde la oscuridad de las mentiras,orillarla a vivir en una "casa chica" sòlo por su propia conveniencia comodina de su matrimonio fallido con Nèlie,reducir a la muchacha inocente que le daba ese regalo de vida a ser una segunda parte,como una especie de recreo,de juguete sensual pequeñoburguès,dejàndola siempre a la espera durante horas y dìas a que èl terminara sus montajes hipòcritas en su matrimonio...

Dolors no merecìa que èl,abusando de la entrega candorosa y la bondad de esa niña alegre y llena de sueños y vida,la usara sòlo como evasiòn de su fracaso matrimonial con Nèlie.

Porquè hacerle eso a Dolors si la amaba tanto? Tomarla como su querida para darse unas escapadas,hubiera sido como tomar una rosa y destrozarla pètalo a pètalo,hasta exprimir toda la alegrìa que ella derrochaba,para dejarla despuès hundida en la inmensa tristeza.

Hubièse sido como ensuciar su alma,desflorar con el barro de la mentira todo lo que aùn Dolors no habìa vivido, enturbiado ese amor diàfano y pleno que sentìa por ella...la mujer mas inocente y bondadosa,la màs alegre y bella que habìa conocido en su vida merecìa todo su tiempo y su corazòn...ella no merecìa vivir a la sombra de Nèlie,como adùltera,como hembra betha,porque el amor con que ella lo correspondìa era tan puro y tan confiado que èl se prometiò a sì mismo cuidar del corazòn de esa muchacha con la delicadeza con la que leìa a sus màs queridos libros,con su valentìa de viejo guerrero,con la varonìa cabal con la que siempre mantuvo sus convicciones,y con el honor y la firmeza de hermano masòn, y porque èl la amaba de modo tan total que no querìa amar al mismo tiempo a su esposa o a otras mujeres,èl querìa darle todo su amor a Dolors, querìa ser sòlo y todo de ella y para ella.


Asì que Jordi terminò con las mentiras y la hipocresìa y le hablò claro a Nèlie. Dos meses despuès se habìa divorciado de ella.
Hizo un pasaporte con otro nombre y algunos otros documentos necesarios en su imprenta,e hizo una maleta ligera.
Le dejò a Nèlie la librerìa,la casa y todos los ahorros.
Y con muy poco dinero y sin importarle que su vida corriera peligro en la dictadura,partiò a Barcelona a cumplir su promesa.


Y por esa elecciòn de amor ètico,quizà fuè que Jordi alcanzò el Tercer Grado de la Masonerìa Simbòlica,esa a la que llegan los que han logrado contruirse como hombres libres,venciendo la hipocresìa,la ambiciòn y la ignorancia,para levantar su propio templo interior,con las obras que le dieron a Jordi, la sabidurìa y el conocimiento de que el ser humano es una chispa divina y que su vida no puede hallarse limitada a una breve existencia material porque como llama divina su destino final es la Eternidad.


.

2 comentarios:

cor pur dijo...

Me sobra el corazón

Hoy estoy sin saber yo no sé cómo,
hoy estoy para penas solamente,
hoy no tengo amistad,
hoy sólo tengo ansias
de arrancarme de cuajo el corazón
y ponerlo debajo de un zapato.

Hoy reverdece aquella espina seca,
hoy es día de llantos de mi reino,
hoy descarga en mi pecho el desaliento
plomo desalentado.

No puedo con mi estrella.
Y busco la muerte por las manos
mirando con cariño las navajas,
y recuerdo aquel hacha compañera,
y pienso en los más altos campanarios
para un salto mortal serenamente.

Si no fuera ¿por qué?... no sé por qué,
mi corazón escribiría una postrera carta,
una carta que llevo allí metida,
haría un tintero de mi corazón,
una fuente de sílabas, de adioses y regalos,
y ahí te quedas, al mundo le diría.

Yo nací en mala luna.
Tengo la pena de una sola pena
que vale más que toda la alegría.

Un amor me ha dejado con los brazos caídos
y no puedo tenderlos hacia más.
¿No veis mi boca qué desengañada,
qué inconformes mis ojos?

Cuanto más me contemplo más me aflijo:
cortar este dolor ¿con qué tijeras?

Ayer, mañana, hoy
padeciendo por todo
mi corazón, pecera melancólica,
penal de ruiseñores moribundos.

Me sobra corazón.

Hoy, descorazonarme,
yo el más corazonado de los hombres,
y por el más, también el más amargo.

No sé por qué, no sé por qué ni cómo
me perdono la vida cada día.


Miguel Hernández

para ti rox

Rox dijo...

Es muy hermoso este poema,Hernàndez es uno de mis poetas preferidos,pero èste poema no lo conocìa,gracias cor pur,què gentileza de tu parte.
Y muchas gracias por ser tan amable de leerme...(: