4/05/2009

Rosa de Foc....



Cuando algunos despistados de ahora mencionan la palabra "trinchera" para referirse a el escaparate donde exiben sus egos,o cantan la copla española de batalla "No pasaràn" como si fuera una "rola" màs de moda para demostrar que son "muy revolucionarios" en sus radiecillas mezquinas,no tienen la màs remota idea del significado real que la trinchera y
el no pasaràn tienen,de la sangre vertida por los hèroes antifacistas,de su valor,de lo que es un exilio,de lo que es ver a sus familias arrimadas en diversos paises,del hambre y la represiòn de la postguerra,y entonces esos que se autonombran "revolucionarios" -desde la seguridad de internet- cantando las canciones de los abuelos milicianos y anarquistas,hoy se atreven a calificar a los hijos o nietos de esos refugiados como "gachupines" y los hostilizan,pero usan de esas mismas canciones mancillando el ideal con su ignorancia supina...
Por eso tienen los gobiernos que merecen, mediocres y espurios,que ni siquiera tienen el ingenio ni el talento,y menos el coraje de crear sus propias canciones de batalla...


Son incapaces de abrir un libro,menosprecian el conocimiento,expulsan al culto de sus grupùsculos mediocres,y aplican de inmediato la censura,pero bien que medran los mìseros de las migajas que fueron dejando a su paso esos "gachupines anarquistas" por el mundo.



Y entonces los oimos hablando de "resistencia"...Resisten què? O màs bien se aguantan sometidos,escondidos en su bla bla bla, a los abusos del poder? Porque la Resistencia,es soportar bombas y hambre para cuidar tu ciudad,soportar racionamientos,y frìo para no dejar que los fascistas entren a tu patria...
Resistir hasta el ùltimo dìa,hasta el ùltimo aliento,entre tus muertos insepultos,en los escombros de tu casa destruida por los bombardeos,sin màs cobija que el viejo mantel que se salvò del ataque,sin màs pan que unas patatas podridas.
Eso es resistir con el corazòn herido por tanta pèrdida,pero fuerte para disparar la ùltima bala del naranjero contra los fascistas que ensucian con sus botas tu ciudad sangrante.

Eso pasò en Barcelona.
Jordì,despuès de la muerte de Durruti,y ante el avance franquista,que ayudado por los aviones nazis,los soldados de Musolini,la gasolina que le regalaban los gringos,y el apoyo de los mercenarios marroquìes,iba matando a los milicianos de la Repùblica que caìan a miles por las tierras españolas,dejò los libros y tomò el fusil.
Porque Barcelona resistìa gracìas a los jovenes,niños casi que iban a suplir a los adultos que habìan muerto. Se llamaba la brigada quinta "Del Biberòn"-por la edad de sus soldados-,la tropa republicana a la que perteneciò Jordì y que desde una trinchera en Tarragona,defendiò el paso de los fascistas a Barcelona,hasta diezmarse y terminar con su parque.



En una batalla al lado del Llobregat, en una trinchera fangosa,cuando disparò la ùltima carga que le quedaba en su naranjero,Jordi fuè herido de mucha gravedad con varios tiros en el brazo y la pierna,por la metralla italiana. Asì que fuè trasladado a un hospital en Barcelona por la Cruz Roja.
Estando en el hospital,ya sin las balas dentro,supo que venìa por el limpio cielo de Barcelona el batallòn de aviones nazis Còndor,y no presagiaba nada bueno.
Llevaron a algunos enfermos al metro.
De ahì Jordi escapò,cojeando y doliendose,como pudo,para ir a ver a su padre a la librerìa.
Cuando llegò,la librerìa no existìa màs...el gas de las bombas habìa matado a unos niños en el liceo cercano,la gente lloraba entre las ruinas...Jordi pudo sacar a su padre aùn con vida,y lo escuchò decirle,entre estertores:
-Salva los libros...a tus hermanas....

Su padre muriò con la mitad de su cuerpo perdida 100 metros màs allà entre las rocas,y su otra mitad entre los brazos de su hijo.

Jordi,entonces,resistiendo el dolor de sus heridas,cojeando,puso en una carretilla todos los libros que pudo rescatar de la destrucciòn,carteles,fotos,y màs allà,la primera ediciòn en plancha aùn de un libro de Antonio Machado,que se guardò en los pliegues de su zamarra roja de sangre y negra ya de hollin del bombardeo...
Arrastrando la carretilla llegò a su casa,el golpe de la brisa del Mediterràneo lo reanimò,tomò fuerzas y logrò guardar en el sòtano,en unas arcas,junto a unas botellas de Cava que se guardaban ahì para celebrar la victoria,guardò los libros.
Su madre y sus hermanas no estaban...seguro habìan ido a un refugio...
El bombardeo se reiniciò de nuevo,y el dolor y el esfuerzo lo vencieron por unos minutos. La casa fuè literalmente deshecha por las bombas que destrozaron el puerto. Jordi sintiò el terror en cada estallido,pero el lo conjurò grabando en la piedra de la pared del sòtano,la fecha de ese dìa,y su nombre para que el que encontrarà su cadàver supiera quien habìa sido...Al final hubo un silencio de muerte.Pero tomò fuerzas de su corazòn catalàn,"porque nada pueden bombas dònde sobra corazòn", y saliò del sòtano para descubrir que de su casa no quedaban ni piedras,sòlo un mantel bordado por su madre volaba como un fantasma mecido por el humo y el viento.
Tomò el mantel y se cubriò con èl porque un friò de muerte lo atenazò:habìa perdido mucha sangre y era un helado invierno...
Pero aùn asì saliò a las calles de Barcelona,que era ahora una Rosa de Fuego,muriendo entre incendios y desolaciòn...Llegò al mercado,sòlo para ver pasar a los camilleros con el cadàver de su madre,luego el de dos de sus hermanitas,y por ùltimo viò a las màs pequeña de ellas,viva en brazos de un socorrista.
Abrazò a su hermana con total dolor.
Entre las 10 de la noche de ese dìa y hasta las 3 de la tarde de dos dìas despuès,se desplegaron los ataques aéreos más duros que viviò Barcelona. Un infierno que duró 41 horas y que supuso 12 ataques masivos y el lanzamiento indiscriminado de 44 toneladas de bombas sobre la población civil de Barcelona, que sufriò ataques sistemàticos a intervalos de tres horas entre cada bombaredeo.
Ese bombardeo por saturación, traumatizó toda la ciudad y desgraciadamente convirtió Barcelona en uno de los primeros escenarios de bombardeos sobre la población civil de la historia.

Jordi habìa perdido a su familia,4 muertes en un dìa,su casa,su libreria,y los sueños a los 18 años...
Sin dejar de abrazar a su hermanita,sorda para siempre por los estallidos de las bombas,al punto del desmayo,se dejo llevar en una ambulancia.


Ese día las tropas franquistas alcanzaban el rìo Llobregat a las afueras de Barcelona y el gobierno republicano huía a Gerona, algunos milicianos comunistas intentaron defender la ciudad a ultranza mediante barricadas pero todos murieron...

Y entonces la Cruz Roja empezò a sacar en sus ambulancias a los heridos y a las embarazadas y niños que veìan por el camino de Barcelona,hacia los Pirineos y luego hacia Francia...
En esa marcha a la frontera iban en una ambulancia Jordi,su hermanita y otros heridos,cuando el vehìculo hizo un paro a medio camino,para recoger a algunos en su marcha a Francia...
Subiò entonces un hombre adusto,viejo ya,entero en su duelo,pero iba ligero de equipaje y Jordi,en su agonìa,lo reconociò...
Era don Antonio...Entonces Jordi se secò sangre y llanto con el mantel que cubrìa a su hermanita,y buscò en los pliegues de su zamarra la galera de la segunda ediciòn nunca editada de las Poesìas Completas manchada de sangre,se la extendiò con su mano tremula:
-Son sus versos,Don Antonio...
El poeta tomò el fajo,entendiò que era,mirò al joven miliciano moribundo,a la niña,a los otros,luego perdiò la vista en esa senda desolada que nunca màs habrìa de cruzar...
No habìa camino,sòlo estelas en la mar...
Y el poeta,entonces,llorò ...


.

No hay comentarios: