4/18/2009

Para hablar del Amor...


"Se dice que una lìnea recta está dividida en el extremo y su proporcional cuando la lìnea entera es al segmento mayor como el mayor es al menor"
Euclìdes.


"Y para subir al cielo se necesita una escalera grande,y otra chiquita"
La Bamba.



Algunos de los compañeros (a los que agradezco su enorme paciencia de leer este blog),me han comentado que porque no escribo sobre el amor.
Supongo que se refieren al amor de pareja de las personas cuyas luchas he narrado antes aqui (y que son luchas por amor a lo humano,al ideal revolucionario,balconeando impunemente la vida de
mis abuelos portugueses y catalanes,de mis padres y mis hermanos ciudadanos del mundo,y de mis amigos,seres còsmicos...)
Y es cierto que me he dedicado màs a contar de las luchas sociales o de los rollos polìticos o filosòficos,porque es que es muy difìcil para mi escribir sobre ese tipo de amor romàntico,y reconozco que no puedo...
Reflexiono,como evadiendo el tema, porquè no puedo:


Porque a veces siento que para escribir de ese Amor se necesitarìa buscar una especie de composiciòn aùrea en las ideas y los sentimientos,
formando con cada palabra,con cada letra,una imàgen ideal,e intentar infructuosamente las direcciones y puntos (sujetos,verbos,predicados),y generar cruces de esas lìneas imaginarias para alcanzar un equilibrio textual proporcional a la realidad.
Algunas veces he tratado,sin lograrlo,de recrear,por ejemplo, la naturaleza,con todos sus elementos armònicos al nùmero divino:

Con las palabras justas lograr crear en la mente del que lee ese noema perfecto de lo real,y desesperadamente busco en cada pàrrafo,aquèllo que evoque en nuestra mente la forma perfecta de un caracol,minùsculo tornado de cal sobre la mar,o una sonata de Mozart elaborando la danza infinita de las esferas, o el diminuto pentàgono de miel de un panal de abejas en el verano...tal como lo vivì...
Espero ser capaz de explicarlo: una proporciòn perfecta en la correspondencia que se da entre algo mayor y algo menor,màs allà de las matemàticas y casi al borde del precipicio del arte,esa naturaleza que nos enseña en los pètalos suaves de una rosa la perfecciòn,y estas palabras que intentan vanamente evocar a la rosa,aunque duela el imposible.
Es como cuando Neruda evoca el silencio como el ala de la palabra,es Sabines evocando al amor como el silencio màs fino,es Machado dicièndonos que ama los mundos sutiles,ingràvidos y gentiles...

Ellos tocaron con palabras y rìtmo el nùmero aùreo...porque eran genios.



Me he detenido a pensar en cada segmento de un verso,dividièndolo en dos màs pequeños,y entonces veo en un verso de esos genios, la proporciòn exacta de vocales y consonantes,de comas y puntos,de verbos y adjetivos,y en esos subsegmentos de la frase,de la pintura,de la mùsica,se siente el infinito placer de encontrar eso que todos llevamos en nuestro cuerpo,en la naturaleza que nos rodea,y en nuestra alma: la perfecciòn tan olvidada.

Pero yo no puedo escribir asì,lo inefable siempre se me escapa en las torpezas de mi mala ortografìa,mis reiteraciones ad naùseam y mi prosa torpe y caòtica,y estos largos textos de novela para un post de blog...? (Siempre he pecado de hacer exactamente lo contrario a lo que dicen sepa quienes que debe de ser-en este caso un post corto de blog-,ademàs yo no soy blogger,màs bien soy un ser humano real y libre,y cuento historias, no rengloncitos triviales).

Quizà por esta furia creativa,por esta soledad en llamas, se me escapa lo inefable...
Wittgenstein nos dice de esa importancia de lo inefable, pero para darle su importancia real a lo indecible, hace falta comprenderlo como tal y no tratar de comunicarlo por medio del lenguaje. Todo lo que puede ser expresado en absoluto puede ser expresado claramente, y sobre aquello que no puede ser expresado debemos guardar silencio...

Sòlo los genios pueden romper ese silencio,en esa lògica de la proporciòn estètica,y los genios algunas veces logran que el pensamiento y la proposición,las imágenes y los hechos puedan ser representadas en la literatura,la pintura,la mùsica y demàs arte.

Recrear en la mente por medio del lenguaje la perfecta proporciòn aùrea de una pequeña hoja caìda de un cedro en el otoño, con sus cloroplastos matizando su superficie verde-dorada,con la luz penetrando aùn en sus tejidos finos... Saber que en esa hoja de otoño ya no ocurre la fotosìntesis, la respiraciòn y la transpiraciòn...

Pero que esa hoja ajada y cobriza ya, aùn almacena alimento y agua,en su nervadura cerosa,impermeable, y que aùn aroma nuestra mano a resinas, por las emanaciones gaseosas que desprende la hoja muerta desde la espiral perfecta de sus estomas,como su ùltimo aliento...

Entonces sopla una ràfaga de viento y se la lleva haciendo espirales por la vereda...
No era una hoja lo que vì.
Era una mariposa de otoño...
Vano intento de retenerla con mis palabras.
Y describir el Amor,sin metàforas,es tremendamente màs difìcil para mi.

Cuando se descubre esa proporciòn aùrea en una pequeña caracola,como una rosita de cal mecida por las olas,o en la delicada forma del panal mientras se saborea la miel y se masca su cera,o en la absoluta dulzura de un piano de Mozart,cuando el alma queda en un suspenso y roza por unos segundos lo sublime...

Recrear todo eso es sumamente difìcil,y esas son las pequeñas cosas cotidianas...


Entonces,còmo recrear toda la inmensidad del Amor en la literatura?

En la cantidad de palabras constituyentes de las espirales textuales?
O en las dobles espirales de las inflorescencias reiterativas?

Estarà ese secreto en la relaciòn del diàmetro externo de los ojos y la lìnea interna de las pupilas conectadas directamente al cerebro?

O en la relaciòn entre el metacarpiano y falange que sostienen mi pluma de escritora y la distancia de mi cràneo,depòsito de mis sueños?
O en la medida justa entre la aorta que nutre mi corazòn con el diàmetro de mis oìdos que escuchan y mis labios que besan?

Dònde està esa pequeña variaciòn que enmascara las incertidumbres de las medidas, los errores constructivos y lo inconmensurable?
Estarà ahì ese impasse espiritual que nos sumerge en el dolor de la belleza?


En el cuadro Leda atómica de Dalì,(el lamewebos de Franco), hecho en colaboración con el matemático rumano Matila Ghyka,se usò el nùmero aùreo,sin embargo La Leda no es ni con mucho el mejor cuadro de Dalì,pues se nota tan programado,tan medido,que pierde la frescura de un Magritte,un Boticceli,un Miguel Ángel, un Durero o un Da Vinci, que tambièn lo usaron,entre otros genios de la pintura.

Y en las estructuras musicales muchos lo han intentado,como Schubert y Debussý,pero sin alcanzar la genialidad de las sonatas de Mozart,o la Quinta Sinfonìa de Beethoven, que probablemente compusieron estas relaciones de manera inconsciente, basàndose en el fluir del equilibrio perfecto en las notas.
Buñuel usò tambièn del nùmero divino en el cine,con Los Olvidados,en su fotografìa y en su libreto,y tal vez por ello esa pelìcula fuè declarada patrimonio de la humanidad.
Y muchos escritores,despreciados en su tiempo por "reiterativos" por algunas mentes mediocres que no entendìan que una espiral retorna de otro modo,y esa es la belleza de la espiral poètica en el lenguaje,usada por Cervantes,Tolstoi,Gorki,Faulkner,Kafka,y Machado,Lorca,Cortàzar,Borges,Rulfo,Pessoa,Bretòn...
y otros genios.

Tambièn se ha usado en la danza y en el teatro.En cada coreografìa,en cada libreto,en cada escenografìa de montajes geniales e inolvidables,como algunos del Cirque de Soleil o de la Fura dels Baus,ahì ha estado presente la dorada proporciòn,y no porque los actores,el director o el dramaturgo se lo propongan,lo han hecho simplemente porque en algunos momentos fueron tocados por el don de la creaciòn. Y generaron ese segundo de uniòn con el universo que se llama Arte.

Aclaro que pensar en el nùmero àureo en una obra de arte no es igual a medir el nùmero àureo de los matemàticos, un irracional con infinitos decimales, sino a una aproximaciòn intuida sin compàs ni regla,sin cocientes de nùmeros.
Hablo de el arte con sus valores de defecto o exceso,segùn la necesidad,el talento y la sensibilidad humana,algo tan natural como los giros en la corola del girasol,o en el copo de nieve.

Y yo he sido testigo de algunas personas que han elevado el Amor a la altura del Arte y han amado,usando la misma metàfora, con esa proporciòn divina...


Y poner ese testimonio en la escritura es tremendamente difìcil,porque me supone un desplazamiento de la experiencia privada a la experiencia colectiva, traducir una emociòn sutil a un hecho social que revisa y revuelve el pasado.
La escritura configura el tono público de la apertura: el lenguaje como un ejercicio de la libertad. Y eso produce el desplazamiento que done lo meramente privado a lo colectivo,aunque la puesta en discurso de mi testimonio de una forma sublime de amar, permitirìa tener otra lectura diferente de las relaciones "amorosas" decadentes de esta sociedad desintegrada en la mentira,el egoìsmo y la traiciòn...

Escribir sobre esos Amores que atestiguè serìa solamente como una especie de trabajo de traducciòn,de un pasado luminoso a un presente gris y jodido...serìa hablar de un Amor contrastante,limpio,y ajeno totalmente a los modelos miserables de la relaciones de pareja comodinas,a los matrimonios hipòcritas de los pequeño-burgueses egòlatras, y al cotidiano odio hogareño de "mandilones" y "pinches viejas" ...

Pero còmo hicieron Bretòn,Neruda y esos genios para describir el Amor?
Bueno,en primera ellos eran genios,pero recuerdo que Neruda un dìa dijo que si escribiò asì fuè para sobrevivir a la amargura y lo mismo dijo Sabines...

Tal vez en este tiempo cero de la escritura pudiera poner en discurso un poco,algo de esa memoria individual y fragmentarìa que tengo de haber visto como se amaron otros,escribir de ello como forma de supervivencia e incluso de reconstrucciòn.
Es difìcil escribir un relato a la altura de unos recuerdos que me han sido legados como parte de mi patrimonio familiar,recuperar la sombra de esas pasiones ardientes y esos afectos felices, de esos sentimientos y emociones verdaderas,sin dobleces,que contruyeron mi mundo infantil,y que como adulta me han distanciado de esta època àrida de ètica y estètica,pero quizà valdrìa escribirlo sòlo para contestar una sola pregunta:
Còmo es que lograron amar de ese modo?
Y aprender de ellos...



Quizà sea posible encontrar un nùmero aùreo en la caracola de mis sentimientos sin necesidad de congelarlos.

Y es que nuestros anhelos son como una espiral de lo que vivimos en la niñez:quedò grabado en nuestra mente infantil todo aquèllo que encontramos tentador o entrañable: Un acogedor perfume a flor de naranjo de mamà,un estetoscopio de doctor siempre humanitario de papà,y la alegrìa y la ternura de ambos,o unos libros del abuelo,y bailar una rumba catalana con la abuelita para ahuyentar las oscurinas, y la fortaleza y la sabidurìa de esos dos viejos,o un puchero compartido entre mis hermanos, con el apetito enorme de niños pobres y los juegos,y las bromas, y las risas y la protecciòn y la lealtad de mis hermanos mayores...todo eso que quedò grabado en nuestros circuitos cerebrales y vuelve ahora reiterado,magnificado por la espiral para vivir,con suerte,el Amor Verdadero.

(Ahora que algunos,quizà sòlo vieron tele con el tvnovelas como libro de cabecera, y recibieron tortazos y gritos de sus papàs cuando eran niños, y eso traen en la cabeza y eso es lo que,ellos si "reiterativos",por una comodidad pequeño-burguesa que no comprendo,y una falta de autorespeto y una deslealtad cìnica, repiten a diario con sus parejas y enseñan a sus hijos:

Vidas que pasan mintiendo,engañando,manipulando,ofendiendo,
hiriendo,gritando,agredièndose,y finalmente odiàndose...
Es como una ridìcula telenovela o un patètico articulo del Cosmopolitan en dònde dan consejos pedestres para "atrapar" hombres,o estupideces hembristas similares a señoras pijas, obesas y descerebradas que creen que lo "femenino" es castrar a "su hombre" ,que "amarlo" es dejarlo eunuco...
Y ellos,hipòcritas,viviendo una doble vida mentirosa con "amores pasajeros",como burla y juego cruel,como si el verdadero amor fuera efìmero,medran esos en lo "oscurito" a escondidas de su esposa domadora,y lastimando y engañando cuando se comete la inocentada de ofrecerles un corazòn nuevo y limpio para su disfrute mìsero de "tener dos viejas" y ser muy "machos".
Còmo si en eso estribara la varonìa...
Què pena,què triste es,porque esa gente manipularà y obtendrà utilidades de mandilonear al marido,y ellos romperàn algunos corazònes con su doble cara de miedosos sometidos a la esposa y ante sus ligues simulando ser "muy hombres"...pero esa gente jamàs,jamàs entenderà,ni siquiera imaginarà que existe un mundo sutil,ingràvido y gentil...
Y siempre inmersos en esas miserias,chapoteando en el fango de lo "visible" del capitalismo superficial intentaràn encontrar "la razòn divina" que les enseñaron en àlgebra o geometrìa en la secundaria en los estereotipos màs jodidos del capitalismo,e iràn midiendo nalgas y vergas-comida de gusanos- por centìmetros,o midiendo cantidades de dinero,agravios,coches,trapos,tallas y terrenos,midiendo siempre todo en comparaciònes envidiosas y absurdas,y trèmulos hasta el paroxismo,creeràn que "saben" "El Secreto" para magnificar la codicia de sus mediocridades proporcinalmente mezquinas, "autosugestionandose" para tener "màs"-dinero,por supuesto- por sepa que "proporciòn mental" proyectada a algùn sitio,supongo que un banco divino en el limbo suceptible a la "enorme" energìa disparada por las tres neuronas desde los rudimentarios cerebros de estos sujetos...lobotomizados previamente por las triviales narraciones de los betsellers de moda y consumo, como el insufrible "Còdigo Da Vinci", y asì,tristemente,esa serà su ùnica y mediocre referencia comercial "al nùmero esotèrico" ...què pèsimo por ellos.

Porque esos, nunca,jamàs,jamàs,pero ni en sueños, sabràn que existe una proporciòn aùrea inconmensurable y diàfana en el alma de los seres y las cosas,una armonìa còsmica que nos genera los sentimientos màs puros y sublimes,esos que nos elevan a la perfecciòn de lo divino...)





Parece que son pocos los que ejercen el Amor como la Gran Obra de dos corazones buscando en cada sonrisa,en cada caricia,en cada beso y en cada acto y palabra que se dan al ser amado,el tornado incendiario de la pasiòn eròtica y la delicada espiral de la ternura y la amistad...esa perfecciòn del nùmero divino en una sola mirada...



Recuerdo que una tarde,de mis 14 años, en Barcelona,mi abuelo Jordi me llevò a un cafecito cercano desde donde se veìa la casa Batllò,y me hizo notar la belleza del edificio,pues su tejado simula la piel de un dragòn y su torrecilla blanca representa la espada de Sant Jordi,y sus chimeneas que simbolizan a los guerreros catalanes vigilando con entereza los cielos de Barcelona y el Mediterràneo... y tambièn me contò sobre Gaudì y el nùmero aùreo.

- Gaudí hizo una revoluciòn en la geometrìa de la arquitectura...

Mi abuelo me enseñò unas ecuaciones,y luego me contò de Gaudì, mientras se escuchaba a Mozart en el sonido de la cafeterìa:
Sentir la relación matemàtica entre los matices azules de los mozaicos en la bellìsima casa Batllò,obra del gran arquitecto Gaudì, y la sublime armonìa de La Flauta Màgica de Mozart fuè casi una sensaciòn religiosa que me diò algo como alivio en el duelo por la reciente muerte de mis padres...

-La arquitectura de Gaudí se nutre de la alquimia, de la proporciòn àurea, de la masonerìa en su sentido primigenio. Todo ello se refleja en la inocencia màgica, en la elegante austeridad, en el misticismo que comparte con los sonidos de Mozart...


Luego mi abuelo guardò un silencio largo e intenso...

Entre ambos, un vìnculo se trazò inadvertido, inasible, etèreo: los dos genios tocaron el cielo,Gaudì lo alcanzò con su deslumbrante albañilerìa y Mozart con el acorde ùnico de un sencillo piano ...

Por fin,el abuelo,con los ojos hùmedos de emociòn estètica,sonriò y me preguntò muy quedo:

-Sientes la divina proporciòn? La razòn dorada de este segmento de vida?


-Si, avi...-
musitè atemorizada por la infinitud.

- No entristezcas màs por la muerte....Mira,mejor piensa,filla,que algùn dìa sentiràs una emociòn mayor que esto que sientes ahora,porque serà magnificada por un corazòn que latirà en conexiòn sublime con el tuyo... Cuando con una sola mirada de 10 segundos,un hombre te haga sentir esa uniòn a lo infinito,estaràs frente al amor,como el que sintieron tus padres...o como el que siento yo por tu abuela Dolors,filla...Y eso es la vida...

Y el abuelo sonriò dulcemente,pensando en la abuelita...y creo que fuè en ese momento cuando por primera vez entendì que amar asì le diò un sentido sublime a la vida y a la muerte de mis padres ...

Este ùltimo recuerdo marca una negaciòn a todo lo escrito antes en este post: pretendìa no escribir sobre el Amor,pero estoy haciendo lo contrario.
Esta es la presistencia de la transgresiòn de la literatura:los fantasmas de Joao,Lucìa,Jordi y Dolors me dicen que tras la mentira,la deslealtad y la desilusiòn,escondida tras todo engaño y putada,estàn, invencibles, la pureza y la esperanza.

Y la censura, y la autocensura,claro està,no comprenden las cosas del Amor,que con una sola palabra o una tìmida mirada logra decir todo,sin decir absolutamente nada...


Vale,entonces basta ya de tanto rollo,y hablarè del tema solicitado,aunado al proyecto de novela històrica que se habìa trazado en este blog,vencida por mi misma y a peticiòn de los camaradas, y ya contadas,torpemente, algunas duras historias de lucha,intentarè contar,tambièn, con la humilde verdad de mi corazòn, aunque sea con mi torpeza acostumbrada,esas historias de Amor que marcaron con la luz de su sabidurìa y su bondad,mi niñez...



.

No hay comentarios: