4/22/2009

Gitana hechicera...



Dolors nunca llegò al cementerio de Montjuic.
La nieve,la noche y el rìo detuvieron su carrera.
La luz que habìa visto a la distancia,era una fogata en la ladera,rodeada por largas sombras negras que cantaban como àngeles desgarrados su dolor.
Asustada,viò escondida tras los espinos,quienes eran:
Mujeres y hombres extraños,dolientes,lanzaban miles de pètalos de flores al rìo,uno de ellos hacia llorar una guitarra,otro màs allà,movìa los brazos y daba giros esbeltos hacia la luna frìa.
Algunas mujeres ancianas encendieron corcos de cera,y los dejaron ir como barquitos de luz sobre la corriente, iluminando las aguas negras del rìo...
Era hermoso el ritual,pero absolutamente triste.
Ante el cante del hombre que rompìa la noche con su lamento divino,Dolors llorò.
Luego,todos los enlutados callaron..tal parecìa que rezaban.

El que antes cantaba,tomò del carromato un atado de ropa,era de mujer,puesto que Dolors viò como iban lanzando prenda por prenda a la hoguera,luego lanzaron màs pètalos a la lumbre.
Y otra vez la mùsica de la guitarra acariciò la noche,y otras voces se unieron a la del hombre...

Dolors sabìa por haber nacido en la montaña,que si se quedaba dormida en la nieve,morirìa.

Pero el frìo y el hambre le cerraban los ojos con un pesado sueño,asì que buscò un resguardo:
Encontrò un huequito entre dos barriles del carromato. Se acercò sigiliosa,sin necesidad porque esa gente estaba inmersa en sus ritos y su mùsica.
Ahì,entre dos barriles de aceitunas para el estrapelo,cerca del fuego,Dolors se quedò dormida sin que nadie se diera cuenta,y arruyada por el cante hondo de la tribu de Jaume,que hacìa una ceremonia luctuosa por la muerte a manos de los franquistas de la hija del patriarca gitano,por fin,despuès de mucho tiempo,durmiò sin pesadillas...


Por la mañana despertò por los rayos del sol que llegaban hasta el jergòn,donde alguien la habìa acostado y tapado con varias mantas,al lado de una estufa.

La vivienda de la calle de la Cera (llamada asì por los rìos de cera formados por los numerosos velones colocados a la Moreneta,que protegìa a los gitanos que moraban ahì),estaba signada por el luto: los muebles rotos,los muros hùmedos y cuarteados por los pasados bombardeos,y crespones negros en cada rincòn...Sòlo el aroma de unos nardos frente a la Vìrgen de Monserrat,daba cierta vida al lugar.

Dolors urgò el lugar con miedo total: Habìa costales de harina,botes de aceite de oliva,salchichones y bolas de queso de cabra en un cuarto vecino...y pistolas sobre la mesa...entendiò que eran vìveres para el estrapelo.
Pensò que iba a morir,pero lo harìa,por lo menos,con la panza llena,asì que tomò una hogaza de pan y un chorizo y se sentò a comerlos al calor del sol,sobre su jergòn.

El Raval es un barrio de Barcelona, en el distrito de Ciutat Vella, nacido de la ampliaciòn de las murallas medievales de la ciudad.En el Raval convivìan gitanos,chinos,aventureros de todo el mundo y obreros o pescadores catalanes,pero se le conocìa como el barrio chino.La zona romanì estaba desde La Rambla,toda la Calle Pelai, Ronda de Sant Antoni, Ronda de Sant Pau, hasta la Calle del Carme, la Calle Nou de la Rambla y la calle de la Cera...Y en esas calles naciò la rumba catalana,el ùnico gènero autòctono nacido en Europa durante el siglo XX...

Cuando Dolors terminò su almuerzo,apareciò en el dintel de la vivienda un gitano altìsimo,viejo y triste,con su guitarra en la mano. Tras èl entrò una matrona,que la mirò con recelo,pero Dolors se aterrò aùn màs cuando el gitano,con mirada dura,le dijo: -Has robado,estos camafeos no son tuyos...de quièn son? Habla ya!
Dolors,estaba asustadìsima,pero tomò valor y contò atropelladamente,y en catalàn,toda su vida,desde la muerte de su familia,su paso por las torturas de las monjas,y su huìda de la casa de los madrileños.

Fuè hasta que la matrona gitana le dijo a su marido,con una sonrisa triste,mientras acariciaba el cabello de la niña, "mirà,calerròn,que la pequeña paya tiene duende"...que Dolors se relajò un poco.

El "duende" para los gitanos es un encanto misterioso e inefable,es un poder enigmàtico que emana como un màgico encanto de algunas personas,y que fascina,como embrujando,a todos,unos sintiendo una enorme simpatìa y otros malasangre por el "aduendao",el caso es que no deja indiferente a nadie quien posee "duende".

-Esto es como un barco que se hunde en el puerto.-dijo el gitano a Dolors- Nosotros somos como las pobres ratas que, al ver el agua, no sabemos qué hacer… Miquela te salvò del peligro de que cayeras del carromato y murieras del golpe o de frìo...,Aquì ha muerto mi hija y su marido...Sòlo quedamos Miquela y yo, que somos dos viejos canallas... Tù, que eres como una ratita despistada,llegas ahora...Te damos cobijo,payita,pero no salgas del Raval si no quieres morir a manos de esos franquistas hijos de mala marè...


Y fuè por ese "duende" que esos viejos gitanos bondadosos adoptaron a Dolors,querièndola como si fuera su propia hija,cuidàndola como si fuera una romanì,enseñàndole a leer la taza,la mano y el tarot y otras magias,y tambièn a emperifollarse con la coqueterìa calè,y sobre todo,le enseñaron a bailar y cantar el garrotìn...
Antes de la guerra, Federico Garcìa Lorca, enamorado del flamenco, se interesò por un palo desarrollado en Catalunya, el garrotìn,una forma del cante flamenco,que deriva de la garrotiada, que era cuando los segadores garrotiaban (dar golpes al trigo en la era para que desgrane, con un garrote,que es un palo grueso y fuerte que se maneja a manera de bastòn.) con un rìtmo especial.
Creado por los gitanos catalanes,que usaron del compàs del tango,el garrotìn està acompañado de un baile y su auge fue a partir de la posguerra.

Sus estrofas estàn formadas por cuatro versos octosìlabos, rimando el segundo y el cuarto y con un estribillo entre ellos,eran las rumbas antiguas, y pre-rumbas que sonaban màs potentes que las jotas.Luego,con la influencia de los catalanes marinos que volvìan de Cuba cantando habaneras,se aligerò aùn màs el rìtmo y se convirtiò en la rumba catalana.


A pesar de todo lo que se estaba viviendo, los gitanos no perdìan su alegrìa. La ùnica forma de diversiòn que tenìan eran las fiestas que se organizaban en el barrio del Portal (la parte del Raval cercana a Sant Antoni), y la Loli iba ahì con sus "primas"a bailar y a cantar.

Cuentan que la rumba catalana empezò en los años 40,precisamente ahì, con un gitano enamorao, el Orelles, que tocaba la guitarra y cantaba con el Toqui y el Onclo Gonzàlez,Decìan que el Toqui y el Orelles bailaban como nadie el mambo de Pèrez Prado y el swing de Benny Goodman y que solìan actuar en las bodas gitanas, e inventaron una forma màgica de tocar la guitarra que combinaba ritmo, melodìa y percusiòn. Y fuè el Onclo el que se la enseñò a su hijo, el Pescaìlla y èste a Peret que le añadiò el "ventilador"....y que hizo famosa la rumbita català...

Pintores y escritores ingleses,franceses y gringos empezaron a interesarse por ese mundo gitano tan lleno de mùsica, color y belleza,y visitaban el Raval asombrados. Un pintor inglès ofreciò a Jaume 400 libras si permitìa a La Loli,como se le decìa a Dolors en la tribu,posar para dos cuadros,por guapa...Jaume guardò las libras junto a los camafeos,para el futuro de la Loli,puesto que èl no podìa herederla ni casarla con un romanì,ya que la niña era paya,asì que el viejo cañì diò su permiso,por el bien de la Loli...y sì que fuè en su bien.
Y Dolors posò,hermosa catalana-gitana,con una belleza delgada y frágil,pero vital y poderosa,para que esas pinturas fueran meses despùes,a una exposiciòn en Paris...
Pero eso no le interesò a Dolors,porque a ella lo que le encantaba era el baile, desde su niñez en el Pirineu,y por eso se hizo la mejor bailaora de garrotìn en la calle de la Cera,a tanto que La Niña de los Peines, que llevò el cante fiestero,con sus letras graciosas y simples a ser conocido en otros paises,le ofreciò trabajo como tercera tìple,pagàndole 40 pesetas por semana,màs vestuario y peluquera, y vaya que eso era mucho parnè para La Loli de las ramblas...


Mientras tanto,en una galerìa de Montmartre,Jordi,el exiliado de los libros, se fascinaba perdidamente con la enigmàtica dulzura sensual-el "duende"-de la gitanilla de los cuadros...

.

No hay comentarios: