4/21/2009

Corre,Lola,corre...


-Marìa del Sagrado Corazòn,hija de fusilado rojo!
-Viva España!
-Marìa de los Àngeles Soto,piojosa hija de madre pelada y presa!
-Viva España!
-Marìa de la Luz Garcìa,traga moscas y fisga en basureros,nieta de rojos!
-Viva España!
-Marìa del Socorro Gòmez, su madre comunista loca en el hospital !
-Viva España!



-Marìa de los Dolores Expòsita,hija y nieta de prostitutas rojas!
-...
Y por levantar el puño en silencio y no contestar al pase de lista,a Dolors se le imponìa el castigo,a base de golpes,de lavar con lejìa los hàbitos de las monjas del Asilo hasta que se le llagaban las manos.La anciana de la lavanderìa le enseñò un secreto:
Orinarse en las manos para curarse las llagas,pero no le ayudaba mucho hacerlo,pues la piel nueva de sus manitas de niña de once años no tenìa callo...

Luego del pase de lista,todos los días las niñas tenìan que cantar el cara al sol con la mano levantada al modo nazi frente a la foto de Franco y a un crucifijo.

Cuando Dolors llegò con otras niñas huèrfanas al hogar de auxilio social del règimen franquista,vigilado por las monjas paùlas, (hoy "laureadas" con el premio prìncipe de Asturias a pesar de estar contaminadas de indignidad, la abyecta indignidad de atormentar a miles de niñas huèrfanas de guerra) pues cuando Dolors llegò con esas hijas de la caridad de San Vicente de Paul,las mercedarias-y mercenarias- de esos años terribles, entendiò que para los catòlicos todos somos indignos menos ellos,y en aquel "hogar" infernal donde estaban por un lado las "maestras" falangistas, viles celadoras prestas a aplicar los castigos corporales màs crueles,y por otra parte las santìsimas y muy rigoristas monjas de la iglesia catòlica para represaliar con hambre y torturas a las niñas huèrfanas de "rojos",en nombre de dios, la patria y el caudillo,supo que cristo era un maldito.

Asì,esas pequeñas como Dolors,ademàs de la pena de haber perdido a sus padres en la Guerra,fueron golpeadas,ofendidas,amedrentadas y enfermadas,pues el castigo preferido de las monjas,era dejar a las niñas sin comida por dìas.
...Comer, comer, comer. Sólo, siempre, pensaban en comer esas pequeñas.
(Tal vez por eso Dolors sufriò de adulta una anemia crònica,y su hija,mi madre, padeciendo el mismo mal,muriò tan joven...)

Dolors pasò varios dìas sin comer despuès de la muerte de su madre,sus tìas y sus abuelos,pues en ese viaje con las otras recogidas en la camioneta de las monjas,ni agua bebiò,y cuando llegaron por fìn a Barcelona,sòlo encontrò ruinas,gente muerta por las calles, senyeras catalanas rotas y quemadas,y algùn obus nazi sin explotar y total hambruna en la ciudad desolada.

De esos años,Dolors recordaba una Barcelona gris,herida,silenciosa,ante los desfiles militares de los asesinos fascistas,y el paso jactancioso y ebrio de poder de curas,monjas y obispos por las calles desoladas hacia las grandes comilonas de sus congresos marianos.


Así Dolors, exaltada de hambre,conociò una Barcelona agonizante,hundida en la miseria y en las ruinas,y recorriò sus calles sòlo para conseguir algùn bocado extra que llevarse a la boca,cuando las monjas mandaban a las niñas al puerto a conseguir libros,trapos o madera para calentar las estufas,y las niñas iban entre las ruinas,pidiendo limosna de pescado asado a los pescadores,pegandose al calor de las fogatas de estos,dolidas de los sabañones producidos por el frìo intenso, que atenazò a Barcelona durante esos años tràgicos de la posguerra,como si el clima se lamentase tambièn de tanto crìmen franquista.


Dolors recordaba que durante las misas,el frìo subía desde el suelo escarchado de la capilla hasta los pies descalzos de las niñas durante esos largos inviernos,y entonces muchas niñas murieron de pulmonìas,y ella,para curarse la tos,recordaba las tizanas de hierbas que le hacìa su madre en la masìa:recolectaba cardos,boldo,y otras yerbas de los terrenos baldìos y las ponìa en su pecho o las masticaba para no morir como sus amiguitas...

Aunque las que sobrevivieron al hambre,los tormentos y la enfermedad,tuvieron un regalo que no imaginaron las monjas:por encima de tanto sufrimiento,creciò entre esas niñas una verdadera y duradera amistad nacida en esos momentos adversos,y que las mantuvo unidas toda la vida.
A solas,esas niñas compartìan el racionamiento: un purè de hierbas amargas mezcladas con algarrobas agorjojadas...decìan las monjas que eran espinacas- por eso mi abuela siempre odiò las espinacas-y hablaban entre ellas en catalàn,aunque Franco lo hubiera prohibido,y algunas veces que fueron sorprendidas por las celadoras religiosas,èstas las azotaban y les quitaban su raciòn de comida durante dos dìas, como castigo por hablar ese "dialecto satànico".

Dolors tenìa en la piel algunas huellas de las flechas de los cintarazos que le dieron las monjas hasta cansarse y que no se borraron en toda su vida. Esas malèvolas mujeres secuestraban niños,les cambiaban sus nombres,los olbigaban a odiar a sus padres,pues para esas sàdicas catòlicas,las niñas eran como bastardas hijas de satànicos "rojos",de ateos asesinos,de criminales marxistas y degenerados. Para esas monjas las niñas eran escoria y no merecìan nada por llevar esa sangre corrompida de comunista,y estaban en los asilos por pura caridad "cristiana"...
Pero tambièn tenìan bastantes ganancias ecònomicas dichas monjas,por supuesto,ya que solìan dar en "adopciòn" a las niñas,a cambio de 100 pesetas o menos,vendièndo a las pequeñas a cualquier "respetable" franquista que necesitara sirvienta o juguete sexual..


A los 13 años Dolors fuè vendida a unos madrileños,por 70 pesetas.
El "ama" era una anciana que usaba peluca y tenìa un caràcter irasible,pero era sumamente catòlica,y el hijo,un cerdo de mirada lasciva,fuè condecorado por el mismo Franco por sus "servicios" de asesino en Belchite.
La niña fuè dejada por las monjas en la cocina de la casa de invierno de esa gente,que llegaba a ensuciar Barcelona,huyendo de la fetidez de Madrid.
A minutos de entrar en esa mansiòn,fuè advertida por una triste niña-adulta,la mucama,antigua amiguita de Dolors en el asilo,de lo que le esperaba en ese lugar.
A todas las niñas llevadas a esa casa,les pasaba lo mismo: La patrona las golpeaba y las explotaba,y el sujeto las violaba hasta la fatiga,ante la indiferencia "cristiana" de su madre.
Dolors se asustò mucho,porque recordaba como un pàrroco habìa violado a su tìa...

Asì que,al anochecer,cuando la marquesa la mandò a traerle una manta porque hacìa frìo,y aterrada por la mirada lujuriosa del "hèroe" franquista,Dolors,nerviosa, urgò en la habitaciòn de la señora,y encontrò unas galletas que devorò y un cofrecillo con una colecciòn hermosa de camafeos.
Los guardò en un pañuelo,de prisa,se puso la primera chalina que viò por ahì sobre su desgastado vestido, y luego tomò unas zapatillas de dormir de la marquesa,que le quedaron grandes a sus piececitos descalzos...


Bajò las escaleras,temblando aterrada,y despacio se acercò a la puerta. Los patrones tenìan tertulia con unos curas y algunos oficiales franquistas...
Dolors sintiò pànico al ver los uniformes y las sotanas,entonces,menudita como era,pasò corriendo el pasillo,hasta llegar al portòn. Supuso que si la descubrìan robando y huyendo serìa fusilada como su familia,asi que desdesperada se sangrò las uñas con el pasador...
Luchando para abrirlo, recordaba la terrible esperanza,el anhelo de vida con el que su madre corriò por los bosques antes de ser masacrada por los falangistas...

Y por fìn se abriò el estrecho ventanuco tornero del porton,y como pudo,saliò por ahì.
Echò a correr calle arriba,entre las sombras,eludiendo a los guardias civiles con total pànico. Siguiò corriendo y corriendo,hacia su pueblo en la montaña,para tirarse sobre la tumba de su madre y por fin,llorar ahì todo su desamparo,en ese regazo de tierra.

Viò una luz en la distancia, y por su candor de niña,creyò que ese monte era su amado Pirineu...

Pero era el Montjuïc, situado al sur de la ciudad de Barcelona a 173 m de altura y en el delta del Llobregat.

La niña siguiò corriendo por la noche hacia el cementerio en la montaña...

Nevaba...

.

2 comentarios:

tali dijo...

yo la leo mucho, rox, y dejeme decirle que me gusta mucho la forma en que lo hace, la manera en que describe lugares, sensaciones..hasta el clima, hade que uno pueda, por un momento sentirlo.... a mi, como trabajadora social, sus palabras me llenan de fuerza, pues son historias que reflejan la lucha del ser humano por sobrevivir a la adversidad, ademas de reflejar tanta inequidad e injusticia, que son finalmente los motivos por los q decidi seguir el camino de lo social.

gracias por sus historias transparentes.

Rox dijo...

gracias a ti,tali,por leer.