4/20/2009

La flor de las Ramblas...


"Barcelona...albergue de los estranjeros, hogar de los pobres,Patria de los valientes,venganza de los ofendidos, y correspondencia grata de firmes amistades y en sitio y en belleza, única..." Cervantes.

Los escritores usan de un material misterioso...
Por ejemplo la proteìna que controla el color de las flores puede inspirarlos...
La acumulaciòn de esa proteìna en los pètalos intensifica los pigmentos en las vacuolas,y entre màs alcalina sea la tierra en donde estàn sembrados los rosales,màs acìdicas son esas vacuolas.
Por eso es que en la tierra de Catalunya las rosas tienen colores tan vivos.

Y eso lo podemos comprobar en las floristerìas de las Ramblas de Barcelona.
La verdad es que Barcelona tiene tantos colores, tanta vida y tanto poder,que te puedes perder facilmente en sus calles...
Para no perderse en el paseo de La Rambla hay que ir desde la Plaça de Catalunya en el centro de Barcelona hasta el puerto antiguo,pero cuidado con distraerte,porque en el camino puedes encontrar lo màs insòlito que imagines: titiriteros haciendo bailar a una tierna muertecita-la dama de la guadaña- al rìtmo de una rumba de Plà,o mimos que simulan capturar aves del paraìso formadas por mascadas coloridas,y los còmicos imitadores de Obama,de la Spears,de Franco...màs allà un ensamble de jazz hace bailar swing a los transeùntes,y los actores callejeros autogestivos del teatro documental,que lo mismo montan un performansse de la Dama Muerta salida del cementerio de Montjuic con sus cuervos y cadenas para exigir que Catalunya sea libre de España, o simulan ser los odiosos eurodipudados de una cumbre montados en bicicletas totalmente borrachos,o simulan ser diablos eròticos con sombrillas de colores y que regalan flores y besos a las chicas majas que se atreven a pasar a su lado...Y a veces,para distraerte màs,un oboe solitario llora en blues una canciòn mexicana-
bèsame mucho-afuera de alguna cafeterìa...



En algunos kioscos,antes se vendìan pàjaros,pero un dìa llegaron unos activistas punketas de govegans! y abrieron todas las jaulas...
Fuè hermoso ver el cielo azul de Barcelona surcado por multitud de pàjaros libres volando hacia el mar...
Cerca del puerto se ponen los mercadillos,y los pintores,y a veces,podrìa pensarse que estamos en el tiempo de los fenicios,por la universalidad de la gente que pasea por ahì,si no fuera porque en la distancia se recorta el Palacio de la Virreina,o el Liceu,el teatro màs hermoso del mundo.
En las calles laterales se encuentran algunos misterios: por ejemplo en la Plaça Reial
se reúnen los fines de semana los coleccionistas de sellos y monedas antiguos y tambièn y todavìa,a pesar de los años,bajo unas bellas palmeras de la placita,se juntan algunos anarco-punks de antaño para recordar viejos tiempos cuando paseaban por Les Rambles haciendo okupas,autogestiones y performansses callejeros...Recorrìan alegres y llenos de sueños de otro mundo posible,un largo trecho,desde la Plaza de Catalunya hasta el puerto antiguo, donde està la estatua de Cristòbal Colòn,repartiendo fanzines contra la explotaciòn animal y contra el consumo del sistema capitalista...Ahora todos ellos estàn casados y con hijitos,y la vida les ha ido quitando algunos sueños,pero jamàs les quitarà el poder sobre sì mismos...

Desde la estatua de Colòn,hay un amplio paseo llamado Rambla de Mar que lleva hasta la zona del Maremàgnum y a la casa de mis abuelos.Y hacia el extremo de la montaña, la trayectoria ascendente que sigue el paseo va por el Eixample hasta la Rambla de Catalunya,en la Ciutat Vella.
"Siempre ten presente el mar, las torres arts y la Sagrada Familia. Siguiendo ese camino recto,no te pierdes..."

Frente al Mediterràneo, hay un museo donde estaban las drassanes,que eran los astilleros de la Edad Media donde se construìan los barcos. Y desde ahì,de vuelta a las Ramblas,en todas las estrechas y animadas callejuelas tanto del barrio Gòtico,como los del Raval y del Born,hay fiesta en estos dìas.
Toda Barcelona es alegrìa,y en los balcones se mecen al viento marinero, las senyeras catalanas. Porque es el dìa de la fista màs querida de los catalanes.


Tradicionalmente el 23 de abril es la Diada de Sant Jordi,santo protector de Catalunya,y es,tambièn, el dìa del libro y de los enamorados,y por eso las personas intercambian y regalan rosas y libros a su pareja y personas queridas.

Se cree que la tradición de regalar en esta fecha una rosa a la mujer amada se remonta probablemente hasta el siglo XIV. Desde esos tiempos se festejaba la Feria de las rosas y los enamorados daban las màs bonitas a sus amadas en el atrio de la capilla de Sant Jordi del Palacio de la Generalitat de Catalunya.
La rosa va acompañada de una senyera y de una espiga de trigo. El color rojo de la rosa simboliza la pasiòn, la senyera a Catalunya y la espiga de trigo representa la fertilidad.

El Día de Sant Jordi tiene un aspecto reinvindicativo de la cultura catalana y por eso en muchos balcones se pone la bandera autònoma, la senyera.
En toda Catalunya es tradiciòn la venta de libros,las presentaciones de los màs nuevos con sus autores que los firman,y el descuento obligado a cada libro en puestos y tiendas.

Siempre hay espectàculos artìsticos y actividades culturales en las bibliotecas y conciertos en los teatros y en las calles. Entonces,como tambièn es el día del amor,las parejas caminan abrazadas o de la mano,enamorados,regalando sonrisas a la brisa bajo la luz marina de esa bendita tierra, que me acogiò como mi segunda madre y que tanto y tan bueno ha aportado a mi vida.

La tradición de Sant Jordi influye en el modo de ser del catalàn,porque en el fondo de sus corazones,los catalanes se sienten caballeros rescatando damas de los dragones,y ven a sus amadas con reverencia,con respeto,y las mujeres,a su vez,los ven con la admiraciòn correspondiente a los matadores de dragones,y por ese saber masculino,por esa sabidurìa,se les regala un libro a ellos.
Què puede haber más romàntico que unir en este dìa, cuatro conceptos tan bonitos:
El amor,la catalanidad,la cultura del libro y la naturaleza de la rosa?

Da una alegrìa contagiosa ver todos los balcones y las ventanas con la senyera, y las calles con los puestos donde se venden libros por millares y los inumerables vendedores de rosas...rosas y màs rosas...del cielo de Barcelona llueven rosas...las calles inundadas de rojo, kioscos de rosas en cada esquina, gente que marcha al trabajo con una rosa en la mano, niños que entran al colegio con varias rosas y un libro...
No puede en este día quedar sin rosa ni una sola mujer en toda Catalunya,y el hombre a su vez debe quedar cargado de libros.
Un libro por la civilidad de una cultura como la catalana, donde el conocimiento màs que un derecho es un deber.
No hay en el mundo entero, no puede haber una fiesta tan hermosa y con tanto significado de Vida como èsta...Quizà sòlo el Dìa de Muertos en Mèxico,cuyo significado de Muerte es el contrastante equilibrio, en su bellìsima profundidad...

Vale,pero en Catalunya se matò a un Dragòn,y eso cuenta...


Porque habìa un apestoso dragòn que chapoteaba en el Llobregat. Y gustaba de las catalanas. La hija del Conde,que era la màs maja de toda la Ciutat Condal,iba a ser el postre de dicho animalote,en el momento justo en el que llegò Sant Jordi,unos dicen que con una lanza,otros que con una hoz,que aplicò dràsticamente al dragòn antes de que èste se merendase a la condesita.
Pero lo mejor viene cuando la sangre del dragòn cae a la tierra catalana y surge entonces de esa mezcla màgica,una rosa encendida de rojo carmìn,que es entregada por el caballero a la dama salvada del pèsimo dragòn.
(Y todos los aldeanos gritaron entonces: beso! beso! Pero la dama,como era catalana, mejor sacò un libro y se lo regalò al caballero,jojojo.)


Otra costumbre de la Diada de Sant Jordi es celebrar concursos literarios en las escuelas y colegios entre los alumnos. Jocs florals se llaman,y participando en uno en la Escola Montessori Libertat dels Estatuts,donde terminè el bachillerato,fuè que decidì dedicarme a este asunto de escribir.

Aquì inserto lo que escribì en esos Jocs Florals de un año ya lejano y que,tristemente, no fuè premiado ni con un punto:

"Con vuestro permiso, hoy me he permitido no escribir nada,porque es la dìada de Sant Jordi. Y aunque soy atea,respeto las tradiciones de esta tierra hospitalaria,pero como no tengo la mas puta idea de que se festeja, reservo mi sombrio talento literario mexicano para algùn otro dìa que no sea de fiesta"

El profesor Joseph,un ancianito enojòn,sòlo sonriò cortès y luego de suspender la clase por la fiesta,me llamò aparte para decirme con suma amabilidad,que por ser la diada de Sant Jordi me iba a regalar un enorme,hospitalario y catalàn cero,porque èl si tenìa una idea muy puta de mi arrogancia...

Entonces,temiendo que mi abuelo me reprochara tan mala nota,decidì pasar a la panaderìa que estaba al lado del cole,y comprar un pastel de Sant Jordi,uno que los panaderos preparan, un pan a base de sobrasada y queso que recrea los colores de la "senyera" y que es delicioso.
Tambièn comprè unos diminutos dragones de pasta almendrada,dos rosas con espigas,y una bolsa de piruletas rojas y amarillas,para lambisconear a los abuelitos y que no me regañaran.

Cuando salìa con mi cargamento de la pastelerìa camino a la parada del bus,se me vinieron encima un grupo escandaloso de chicos y chicas tocando bongos y silbatos...eran 14 jòvenes con mojaks de colores,piercings,tatoos,cuero,chinchetas y estoperoles, bailando y gritando alegremente rolas de Los Muertos de Cristo:

"...Negras tormentas agitan los aires ...
nubes oscuras nos impiden ver...
aunque nos espera el dolor y la muerte
... contra el enemigo nos llama el deber...
el bien mas preciado es La Libertad
luchemos por ella con fe y valor!
Alza la bandera revolucionaria
que llevan al pueblo a la enmancipaciòn...
A las barricadas! A las barricadas! ...
por el triunfo de la Confederaciòn..."

Entre la aglomeraciòn y los empujones eslameros,se me cayò el pastel,con todo y rosas,y fuè pisoteado en segundos,mientras algunos me tomaron de los brazos llevàndome con ellos, dando vuelta por calles desconocidas, entre risas alegres en su baile caòtico y loco.Asustada y desesperada,por fìn me soltè y me vi perdida en ese paìs extraño,sin dinero ya,pues lo habìa gastado todo en la pastelerìa y perdido mi ticket del bus,preocupada porque se hacìa tarde y por el cero que llevaba en el cuaderno y sin saber la reacciòn a eso de mis desconocidos abuelos,y,sobre todo, abrumada por la orfandad sin mis padres,me sentì tan sola como un dedo en el exilio y en desamparo total,me sentè en la banqueta y empezè a llorar.

Una chica del grupo-Joana- se detuvo para atarse los cordones de su bota y asì fuè que se diò cuenta de mi llanto.
Se me acercò preocupada,y me preguntò que me pasaba.
Le expliquè que tenìa poco de vivir en Barcelona y estaba perdida. Entonces,consternada, llamò a los demàs que me rodearon,mortificados de verme tan desamparada.
Se enteraron que habìa reprobado el exàmen de literatura en los Jocs del colegio,que habìan pisado mi pastel de Sant Jordi,y que era mexicana y que tenìa 15 años.
Les platiquè de Mèxico y entonces llorè màs de recordar mi tierra y a mis padres difuntos.
Todos ellos eran mayores que yo y me comprendieron,y me explicaron su confusiòn,pues como me vieron vestida de luto,me creyeron de su banda,asi que se disculparon apenados y como eran punks,en 10 minutos aplicaron la acciòn directa y fueron a expropiar rosas,un enorme pan de Sant Jordi,libros,espigas y senyeras,entre risas y bromas catalanas.
Luego,con mi enorme cargamento,me llevaron casi en vilo a la boca del metro,y cruzamos el subsuelo de Barcelona entre carcajadas y aroma a rosas,cuidando de poner a salvo de los afectusos empujones y bailes locos, el voluminoso envoltorio del pastel.
Todos callaron cuando empezaron a chupar las piruletas con los colores de la bandera catalana,que fuè lo unico que se salvò de las botas punks,y entonces todos,como un coro de niños tiernos,disfrutaron placenteramente los dulces,pintàndose los labios con el caramelo anaranjado y rojo,lo mismos tonos de sus pelos parados en puntas engomadas.Desde ese momento los quise mucho,mucho y deseè ser tan alegre y tan libre como ellos,y por eso comì del mismo modo punk que los demàs, una de esas piruletas,la ùltima que quedaba en la bolsa,y entonces probè el màs delicioso pirulì que jamàs hubiera probado en mis 15 años.
Cuando por fin llegamos a la puerta de la casa de mis abuelos,èstos sonrieron sorprendidos de la banda de locos que estaba tras de mi. Los invitaron a pasar y se armò la fiesta: Mi abuelita enseñandoles a bailar rumba a los punks y y estos slam a ella,mi abuelo repartiendoles el pastel y las tapas,y ponièndo las rosas en jarritos por toda la casa,y luego fascinàndolos al contarles de la Anarquìa y cantando con ellos rolas que èl cataba de joven y que ahora habìan sido adaptadas al punk de Los Muertos de Cristo...
(Luego el abuelo,mientras masticaba golozo una piernita de codorniz con nuez, y tomaba una copa de cava, me dijo a solas ante mi mala calificaciòn:

-Si no tienes talento para escribir,vale,pero si lo tienes,ùsalo,coño...para que tener algo si no se usa?-y eso fuè todo su "regaño"...y desde entonces ando buscando el talento para usarlo,jojojojo.)

A la siesta,cuando esos bondadosos punks se despidieron para seguir la fiesta de Sant Jordi,mis abuelos me dieron permiso para ir a la marcha con ellos:
Y fuimos al parque de juegos del Tibidabo,al museo de autòmatas, y a chapotear sardanas en la playa y por fin,fatigados y hermanados,terminamos sentados en la arena,viendo en silencio, el impresionante ocaso en el Mediterràneo...

Fuè la primera vez que salì de marcha con amigos,y fuè tambièn la primera vez,desde la muerte de mis padres, que reì y disfrutè mi adolecencia bailando y cantando alegre por las ramblas,acogida por la inmensa y càlida hospitalidad de los catalanes.
Y es que Barcelona tiene poder...

Pero volviendo al tema de las proteìnas para las flores,pasa que en la Dìada de Sant Jordi,sòlo en Barcelona se consumen en la fiesta cinco y medio millones de rosas cultivadas de la comarca de "El Maresme",de color rojo sangre de dragòn,y de aroma sutil,rosas ùnicas en el mundo,que no se marchitan en semanas,debido a los minerales de la tierra dònde se cultivan los rosales.

Y por ùltimo,sòlo me resta decir que esos punks lokos mata-dragones que me guiaron por el kamino rekto cuando estaba perdida en Barcelona y me enseñaron el material misterioso de Las Ramblas para curar las penas del exilio, fueron y siguen siendo hoy, mis mejores amigos catalanes.



Vagin aquestes roses de la meva part per a tots ells.

Bona i alegre Dìada de Sant Jordi per a tots!


.

1 comentario:

tali dijo...

barcelona, uno de mi sueños en el dia a dia colombiano..
te recomiedno a chesudaka, buena banda de latinos alli, en barcelona.

saludos