3/10/2009

Habana



Me desvisto de viejas sombras en el malecòn
me deslumbro de mar
y tiendo mi mano al agua
para hallar otra respuesta...

y allì está usted
ubìcuo
allì vuelvo a encontrarle
toda su firme voluntad sobre mi corazòn.

Y La Habana
al otro lado
es una mancha de luz
y enceguece la luz
alegra
cambia nociones...






.

1 comentario:

En El Palacio De La Risa Y El Dolor dijo...

muy bello, breve y suficiente para endulzar un rato las almas ;)