3/03/2009

Golondrina de la primavera....







Las dictaduras siempre han recurrido a
los procesos de invisibilización de los reprimidos,ya que como astutos criminales,tienen la meta de borrar de la faz de la tierra a los perseguidos por el règimen,no sòlo sus vidas,sino tambièn su memoria,para que todos piensen que los rebeldes,los hèroes, jamàs existieron.
Asì,las dictaduras crean estereotipos y "verdades" convenientes que apuestan a una historia que incluye a unos y excluye a otros: es la historia como discurso del poder para ocultar los horrores y aberraciones inhumanas cometidas por los dictadores.
Los hombres del poder pretenden imponernos el silencio con la consigna de no ver, no hablar, no escuchar, no pensar y no actuar libremente,pretenden robar a perpetuidad,no sòlo la libertad,sino la memoria de los pueblos.
Por eso es importante recordar,para saber quienes somos,de donde venimos,para valorar el esfuerzo y las luchas de nuestros antepasados que nos han dado presente,y para que no se repitan nunca más las atrocidades de esos regìmenes de terror.

La historia de Teresinha,una muchacha de ojos almendrados y navegantes en la saudade, fuè como un vuelo de andorinha,esas golondrinas que atrapadas por una tormenta,extienden las alas,resisitendo la furia de los vientos de manera que pocas logran sobrevivir. Y cuando lo logran,estàn tan heridas,que se acurrucan en la arena de las playas,con tal fatiga,que parece que han muerto.
Sin embargo,al primer calor del sol,se sacuden y picotean apresuradas en la arena,como buscando migajitas de vida.
Y asì pasò con Teresinha,la andorinha de los fados...
Dos horas después de que fuera detenido su marido,el periodista de la Isla de la Muerte Lenta, la Pide la detuvo también a ella en su huìda hacia la Serra Estrela.

Afuera del separo,la aguardò todo el tiempo, su hijo Jôao,de 7 años,sentado en un escalòn del lòbrego lugar,comiendo algùn mendrugo que algùn compadecido le daba al niño,y soportando lluvia y frìo,para esperar la salida de su madre...

Y ella,dura como un obrera de los alcornocales,supo resistir una tortura que duró seis días. Sus carceleros no la dejaron dormir de lunes a sábado. El método se llamaba la estatua,pues la mantuvieron de pìe,piernas y brazos extendidos como en un vuelo estàtico,y despierta a base de golpes,manoseos,violaciones, burlas,y cubetadas de agua gèlida,pero Teresinha no habló porque ella pensò que esos sicarios de la dictadura de Oliveira Salazar,no tenían dignidad para oír una sola palabra de su boca.
Teresinha tenía una larga experiencia de resistente.
Naciò en el Alentejo donde todos vivían del corcho. Con 15 años era sirvienta en la casa del terrateniente de los Alcornocales,y se enamorò del hijo del patròn,que estudiaba letras y periodismo en Coimbra.
El patròn,al saber eso,la mandò golpear,y luego la corriò del taller de corcho junto con su familia, y,por ùltimo, desheredò a su hijo, porque no tolerò que huyera,amancebado con la sirvienta, a Lisboa.
Pero los del sindicato ayudaron a la pareja...
Y asì fuè que,tambièn por amor, mis abuelos se unieron al Partido Comunista Portugués como clandestinos.

Su nombre de lucha en el Partido era "Andorinha",es decir,golondrina,porque asi le decìa de forma cariñosa su marido,porque era menudita y tierna como esas avecillas de la primavera.
Como las cèlulas las formaron de un hombre y una mujer,los dos enamorados trabajaban juntos en la lucha. Se instalaron en un modesto piso de Lisboa,por el barrio de la Alfama,y juntos soñaban paseando por las tardes rosadas del rìo, en un mundo justo y libre.
Y ahì,en ese piso frente al rìo Tejo,fuè feliz,mientras su marido le enseñaba a leer y a escribir,y nacìa su hijo Jôao.

Las mujeres fueron importantes para que la vida en la clandestinidad se pareciera a la normalidad,por eso Teresinha se puso de sirvienta en la casa de un inglès,que era ingeniero quìmico.

Pero ademàs de trabajar en esa casa, Teresinha repartìa,clandestina,los pasquines y documentos que escribìa su hombre,que ella ocultaba en su vientre de embarazada. Ella,sin saber leer,cuidaba y acomodaba los libros de èl,y aceitaba su màquina de escribir ,y la tenìa metida en una caja de madera con un cristal. Asì,cuando èl escribìa,no hacìa ruido y podìa ver las letras... Eso de la màquina fuè un invento de Teresinha para que los espìas del Pide no se enteraran del libre pensamiento del periodista.

Tambièn inventò una cuna de madera con doble fondo para esconderse ahì con su bebè,ya que era menudita,por si llegaban los del Pide...
Estaba inventando el modo de esconder tambièn a su marido en un sillòn con un artilugio...pero no lo pudo terminar,porque un aciago dìa, su marido llegò alarmado y mientras cargaba con la màquina de escribir,y un paquete de papeles peligrosos,la urgiò a huir de inmediato a Moncorvo con pequeño hijo Jôao:
los habìan delatado...

Camino a la estaciòn de trenes, èl tirò su màquina de escribir al rìo.
Desde el tren,entre la niebla,lo viò a èl decirles adiòs con la mano.
Y esa fuè la ùltima vez que lo viò vivo.

El nunca se enterò que Teresinha fuè detenida y llevada a la policìa secreta para ser torturada.

Pero cuando era llevada a la cárcel,se presentò su patròn el inglès,y pudo impedir que fuera presa o muerta,logrando que la dieran por moleca...
Asì,medio muerta por la tortura,medio sorda por los golpes,y totalmente loca por òrden de la dictadura fuè trasladada al manicomio central de Lisboa.

Durante décadas miles de presos políticos, en su mayoría comunistas y socialistas, fueron torturados sistemàticamente con las novedosas técnicas de tortura con asesoria de la CIA.

Se trataba de experimentar y de "sacar a los comunistas del tablero de ajedrez".Y asì,las vidas de esos presos,antiguas y nuevas, fueron destruidas.
A menudo los prisioneros que tenìan la suerte de ser liberados, especialmente los comunistas - considerados los más duros de quebrar -no volvìan a sus hogares. En lugar de hacerlo viajaban en una dirección opuesta a la de sus familias, vagabundos,caìan en el alcoholismo,esas eran sus nuevas vidas de zombis mentales, creados por la tortura basada en el manual Kubark, que fue desclasificado en 1997 cuando el Baltimore Sun amenazó con un juicio bajo la Ley de Libertad de Información de EE.UU.
En el capìtulo nueve de Kubark, titulado Interrogatorio Coercitivo de Contrainteligencia de Fuentes Resistentes,de la CIA, recomienda la privación del sueño y de los sentidos para producir el "síndrome DDD", por "debilidad, dependencia y pavor (dread en inglès)" en los "interrogados"...las vìctimas podían ser llevadas a la docilidad facilmente,más allá del punto de un daño psicológico irreversible...
La Pide(con la CIA),adoptò Kubark, y experimentò sus mètodos extremos con Teresinha:
Su celda insonorizada,los muros sòrdidos excelentes fuentes para estimular las alucinaciones despuès dìas sin dormir. La luz, como exige Kubark, era dèbil, artificial, y su fuente invisible. Los acondicionadores de aire, cambiaban la temperatura de la celda en segundos, de un frío gèlido a un calor intolerable.Los techos tenìan altavoces que transmitìan sonidos potentes y aterradores, o algunas veces los gritos o los lamentos de las mujeres o niños de los torturados. .Las comidas llegaban al azar, deliberadamente. Lo que parecía un desayuno llegaba a las 4 de la tarde, la cena al amanecer,comida toda que era sazonada con drogas experimentales...La Pide realizaba asì sus "estudios" de la mente humana...

Pero a pesar de todo eso,Andorinha se mantuvo cuerda por una razòn:
Su hijo.

El inglès se portò bien:se hizo cargo del pequeño Jôao y lo llevaba a visitar a su madre al psiquiàtrico todos los domingos.

Ahì pasò algunos años, sufriendo electroshocks y el abuso de sustancias de experimentaciòn psicoactiva,pero ella resistìa todo porque su hijo era su fortaleza y su esperanza:adolecente ya,era bueno como un pan,y aprendìa quìmica como asistente de su protector,y leìa todo cuanto habìa en la amplia biblioteca de ese buen inglès.
Una tarde encontrò algo que su madre,mientras fuè sirvienta en esa casa ocultò ahi,escondido tras unos viejos librotes: se trataba de una pequeña ediciòn de un minùsculo librito rojo que perteneciò a su padre el periodista:
...era El Capital,con el exlibris de su padre.
Cuando el inglès muriò,Jôao se fuè a vivir al piso que fuera de sus padres,en la Alfama,y con sòlo 14 años,consiguiò trabajo de ayudante en un taller mecànico y estudiò en el nocturno,aferrado, a ese libro que escondìa en el peto de su overol, a las visitas para ver a su madre y a su caràcter indomable.

Mientras ella,doliente por la tortura mental continua y por el recuerdo de la muerte de su amado en Tarrafal,pasando los dìas grises y cargados de caos y saudade sòlo esperaba los domingos:
lo ùnico que la iluminaba en esa niebla eran las visitas puntuales de su hijo,aunque el dìa en el que Teresinha supo que su muchacho habìa sido admitido en la Universidad para estudiar medicina familiar,sonriò por primera vez en años...

Sin embargo,un dìa Jôao no volviò màs a visitarla,y Teresinha,desesperada,deambulaba por los frìos pasillos del manicomio,abrazando con angustia,el atado de cartas de su hijo,obsesiva en que "se lo habìan matado los fascistas"... Y le diò por cantar fados desgarrados en medio de la misa del àngelus...
Y aunque ella cantaba los fados mejor que Amalia,eso lo sabìan todos,y hasta las monjas disfrutaban su voz que era como una caricia de ditancias, era una herejìa que interrumpiera las misas para cantar ese canto vulgar en honor a "los rojos",y por eso fuè castigada una vez màs al aislamiento en una celda usada para las locas furiosas.
Y como su hijo no volviò màs,Teresinha lo creyò muerto y entonces si perdiò totalmente la cordura...

Encorvada por el peso del dolor,se encerrò en el negro perpetuo de sus ropas, y su mente se fuè a volar como una golondrina sobre campos de jaras blancas y juncos,campos de cereales, patata y cebolla...sobre los campos donde un alba de luz acariciaba los troncos oxidados de los alcornoques,y se deslizaba, razante sobre los extensos campos de claveles rojos del futuro...
Desde entonces, y hasta el 25 de abril de 1974, cuando el pueblo acabò con la dictadura, Andorinha,la resistente,viviò volando hacia el futuro...



Y su hijo no volviò a verla porque cuando le faltaba poco para terminar la carrera de mèdico, algùn miserable diò el soplo al Pide de que el joven tenìa un libro de Marx...

Y por eso, y por ser hijo de quien era fuè torturado y condenado a 20 años en la prisiòn de Caxias...

No hay comentarios: