3/10/2009

El sagaz...



Nunca fue tan sagaz la mentira
como en esa boca, en medio
de pequeñas verdades banales
que eran todo
ese mundo que se amaba,
mentiras desprendidas
sin afanes, cayendo
como lluvia
sobre la oscura tierra desolada.
Nunca tan triste fue la mentirosa
palabra enamorada,
ni tan rotos los sueños
ni tan sùbita la destrucciòn
que sembrara.
Nunca, tampoco,
tanto dolor se amotinó de golpe,

ni tan herida estuvo la esperanza.










No hay comentarios: