3/08/2009

El Amor existe...


<----Simone-1947


El existencialismo es una filosofía del esfuerzo, que une al mundo y al individuo y que sostiene que la liberación del ser humano no puede hallarse en el egoísmo, aunque tampoco debe ser ilusoria.
El ser humano es libre: pero su libertad solo es real y concreta en la medida en que está comprometida, es decir, sòlo si tiende hacia un objetivo y trata de realizar algun cambio en el mundo..
Esa fuè la tèsis de Sartre y Simone de Beauvoir,ideas que ella concretò en su libro El segundo sexo,que se publicó en 1949. Se trata del ensayo feminista más importante del siglo XX. En esta piedra angular del feminismo, la autora analiza, desde una perspectiva histórica, social y filosófica, la condición de las mujeres en las sociedades occidentales.
El segundo sexo está dividido en cuatro partes: en la primera, Beauvoir examina lo femenino desde el punto de vista de la ciencia, en la segunda, reflexiona sobre el tema desde la perspectiva de la historia, en la que la mujer ha sido siempre una presencia-ausencia (salvo algunas excepciones, la mujer ha sido lo que el hombre ha querido que fuera), en el tercer apartado, estudia los mitos femeninos más antiguos y llega hasta la imagen de la mujer creada por la literatura,y en la cuarta parte, y última,hace una genial reflexión sobre la vivencia femenina en las diferentes edades de la vida, de la infancia a la vejez.

El segundo sexo es un extraordinario ensayo sobre los determinantes históricos y psicológicos de la condición femenina. Esta obra es el sustento filosòfico del feminismo,porque Simone fuè la primera mujer en reconocer la inmanencia femenina,y abriò nuevos caminos a la liberaciòn femenina,no del hombre,sino de nosotras mismas,responsabilizandonos de nuestros actos,tomando las riendas de nuestros destinos y dejando de responsabilizar al hombre como causante de nuestras derrotas y fracasos,ya que tanto como somos seres humanos,somos libres,mujeres y hombres,de elegir nuestras existencias.
Simone de Beauvoir provocò con su libro una gran revoluciòn psicològica y social en el mundo,pues aunque muchas personas conservadoras o temerosas la tacharon de neutrótica, frígida, reprimida y frustrada,Simone fuè la pionera en las luchas femeninas por tener un lugar trascendente en el mundo,defendiendo derechos humanos para todos,sanando la sexualidad de las personas y liberando no sòlo a la mujer,sino tambièn al hombre de una carga que nadie tiene porque llevar,como es el que otra persona nos parasite.
Asì la mujer trabajadora,independiente y soberana,ya no es una esclava quejumbrosa y dèbil,la mujer entonces,bajo el existencialismo,es ya un ser humano completo,una compañera de vida para el hombre.

Por eso El segundo Sexo, márca un antes y un depués en la historia de la mujer y de sus luchas. En la medida en la que la mujer se crea o se le trate como un ser incompleto o mutilado,la sociedad lo serà,porque las mujeres existimos en la mitad de ese mundo. Entonces la idea de Simone,de que las mujeres asumamos nuestra responsabilidad de nosotras mismas, y ejerzamos con valor nuestra libertad,asi con ese esfuerzo lograremos un cambio que nos quitarà los difraces de "muñecas rotas" o "arpìas" o "vìctimas" o "domadoras" y nos volveremos personas,compañeras,amigas,y emprenderemos un camino igualitario,no atràs o por delante de los hombres,sino a su lado,logrando la igualdad,la fraternidad y la libertad en la uniòn de los esfuerzos.
Simone plantea que la mujer que ha satisfecho sus aspiraciones, la mujer emancipada que se esfuerza en su empresa ella sola,y no como rèmora del hombre,y lucha por alcanzar sus anhelos y que es capaz de mantener un compromiso con sus propias responsabilidades es la mujer existencialista,la mujer humana,la ùnica capaz de darse.
Y Simone predicò con el ejemplo,su enorme trabajo literario,diò piè a que su compañero Sartre la llamara "Castor" de cariño,ya que èl decìa,que como los castores,Simone siempre estaba trabajando. Y eso es todo: trabajar por nosotras mismas en el sentido amplio de la palabra trabajo,es decir,esfuerzo,lucha,acciòn.
Porque la inmanencia femenina,como es el atenerse al sueldo del marido,el "miedo" a enfrentarse al mundo con su costo de fracasos, la holgazanerìa de pensar o hacer,y la dependencia parasitaria que elegimos como forma de vida,es lo que nos hace esclavas,y no el hombre.
Algunas suponen que los hombres no nos aman si no parecemos invertebradas,invàlidas,o rèmoras o tontas, pero nuestra responsabilidad es con nosotras mismas en la medida que somos personas completas,y quizà no saben que una persona incompleta y carente de sì misma,no sabe amar,y sòlo sabe manipular y depender. Y ese amor humanista tambièn lo mostrò Simone con sus actos:

En 1970 Simone publicó La Vejez, un ensayo en donde observa que los viejos son el resultado de una fracaso social; al igual que a los pobres, los inmigrantes o los enfermos, la sociedad los ha convertido en una nueva clase de marginados,dedicandoselo a Sartre,que ya era un anciano con Alzhimer.
Y desde la publicación de La Vejez, la escritora se consagró a cuidar a Sartre, su compañero enfermo, hasta que este murió, en 15 de abril de 1980. Un año después, Simone publico La ceremonia del adiós, un homenje al fallecido Jean Paul que constituye uno de los testimonios más lúcidos y llenos de amor de toda su narrativa. Simone murió el 14 de abril de 1986 en París, en el sexto aniversario de la muerte de su amado filósofo.

Ese fuè el bello y lùcido esfuerzo de una mujer completa para vivir un amor existencialista.

No hay comentarios: