3/10/2009

Descalza...



Los zapatos son añiles,ligeritos y femeninos...me encantan.
Pero mi madre me enseñò que la mejor forma de pasar por la
vida era renunciando a la propiedad particular.
...Ella me enseñò a transformar los tristes tropezones
en alegre sardana, con mis zapatos.
Tus zapatos son màgicos, me dijo...
Pierde uno y ganaràs un prìncipe azul.
Vende dos y podràs sentir el latido inmenso de la tierra.
Tenlos siempre pulidos y te reflejaràn el cielo en cada paso.
Decidì que los comprarìa de colores para camuflar mi identidad,
y oscuros si aspiro a desvelar mis secretos.
Ni tacones ni a la moda: los quiero siempre libres y bonitos.
Como èstos que estreno y que de tan azules...azules si,como su recuerdo...
...las horas reconstruyen su ataúd sobre la caja de los zapatos nuevos.
Sì.
Escribiré quinientas veces el nombre de mi madre.
Con un vestido blanco trazaré cada una de sus letras por las
paredes de mi dormitorio,en las macetas del jardìn,
por el pasillo de la casa más antigua.
Para recordar mi origen cada vez que yo viva.

En todos los lugares podré besar sus mejillas limpias de
cristal, aunque ella duerma lejos:
sus mejillas cercanas que me dolerán allá donde acaricie
su nombre escrito.
Tantos días, tantas noches habrá de alimentarme
amorosamente con su paràbola descalza;
vendrà mi madre a arroparme, mujer de humo, con los ojos
tiritando de suerte,
y en cada sueño mis apellidos doleràn como los carteles de
bienvenida a los hogares diferentes.
Sobre mi cabello,negro como el de mi madre, la corona que
me ciño como su hija ùnica.
Irè descalza,llorando por toda la casa pètalos blancos en honor
a mis muertos.
Gritaré quinientas veces el nombre de mi madre para quien
quiera escucharlo, y escribiré que bendigo este
corazón en huelga mío, pues no olvido:
nacì para llorar la muerte de otros.

Descalza, de puntillas, vuelvo a ser niña
y a morirme por dentro de tanta soledad sin ella...






.

No hay comentarios: