3/10/2009

Derrumbe



Esto va a venirse abajo
-le dije-de un momento a otro.
Asi que lo sabìa,pero continùo con el zapapico.
El amor -le dije-no es este cascajo y estas ruinas.
Esto ya no parece un templo griego-le dije-ni es sublime,
sino algo parecido a un desastre de líneas enemigas.
(bombardeos oblicuos destruyendo todo).
Y continuò sordo demoliendo.
Y es gris-le avisè.
Tan gris como el derrumbe
que de pronto se nos vino encima.
Pero no hizo nada,se quedò ahì,quieto,
quitàndose el polvo de la cara.
Abrazado al zapapico,apaciguada ya su ira.
Tan tranquilo.
Ese era su juego...


Entonces subì a mi bicicleta roja
y me alejè del peligro.









No hay comentarios: