3/26/2009

Querido Diego te abraza Rosa (parte II)


2.El violinista en el subsuelo.


Mientras mi hermano cosìa tu ceja rota y vendaba tus manos heridas,supimos que estudiaste en el Conservatorio Nacional de Mùsica para concertista,y tambièn para diyei en la Casa Martell,pero que no habìa trabajo para los mùsicos en Mèxico. Supimos que tu hermano era el tipo del desarmador que te querìa matar cuando te viò con rimmel en las pestañas y los labios pintados con lisptick rojo cereza. Supe que necesitabas una novia para presentarla a tu mamà con urgencia antes de que el tipo del desarmador fuera a contarle que eras homosexual y ella muriera de pena.

Aceptè ser tu novia ante tu mamà,con una condiciòn: que tu fueras mi novio de mentiras ante los tipos acosadores. Fuè buen trato.

Tu me defendiste siempre de los patanes,y yo le caì bien a tu mamà hasta que muriò.

Fuè cuando te ofrecì que vinieras a vivir al cuarto de la azotea de mi casa para que tu hermano el del desarmador no te agrediera.

Te prestè el vochito para la mudanza: recuerdo que trajiste una inmensa cantidad de discos,tus bocinas,tu mezcladora de acetatos,tus audìfonos que acunabas con delicadeza,como si fueran tu bebè,tu guitarra vieja,cubiertas sus fisuras con masquintape,y el sax,abollado pero brillando al sol como orgulloso de su dueño que sabìa elaborar en èl,el blues màs sublime que yo haya escuchado jamàs...

Y tu maleta,en donde traìas solamente 3 camisas blancas,tu usado traje negro de segunda mano, unos jeans de campaña y lo màs impactante: tu overol de tela plàstica de un violento matiz rosa ardiente,con el que trabajabas como Dj Maxenta.

Lo ùltimo que sacaste fuè tu violìn roto.

Y contigo llegò la mùsica a la casa. Y la amistad,y la alegrìa,y las mil cosas que tenìamos que hacer todos los dìas: yo enseñarte capoeira,tu enseñarme a tocar la guitarra, terminar de hacer juntos el cubo rubik,y pasear en la bicicleta, y yo escuchar todos tus discos,y tus ensayos en el sax o en las tornamesas y tu leer todos mis libros,y mis libretos y mis cuentos,y
la lectura del tarot,y cuando te enseñè a andar en patines,y cuando nos pusimos persings idènticos,y nos prestabamos las blusas y los pantos,y cooperabas dòcil para ser mi maniquì y mi rostro de ensayo de vestuario y maquillajes para el teatro y yo iba entusiàsmada a oirte al Bar Mimì,ese antro dònde por fin conseguiste trabajo.

Cuando alguno de los dos se enfermaba,nos cuidabamos y nos consolabamos èl uno al otro como si fueramos la mamà que a ambos nos faltaba,y tambièn jugàmamos como niños,le dabamos almohadazos a mi hermano mayor cuando dormìa,echàbamos sal en las azucareras de los vips,en las tiendas expropiabamos chocolates y nos ibamos al parque a comerlos,en el cine lanzabamos palomitas a los de adelante y nos salìamos corriendo antes de que nos atraparan,y en la ventana del vecino testigo de jehovà le ponìamos letreros que decìan: "este hogar es catòlico",y asì como los quitaba,se los volvìamos a poner,incansables,hasta que quizà lo convertimos y el papa ganò su alma... y luego nos doblabamos de la risa,còmplices de esa dicha sencilla.


Con mi primer pago de la televisora, te comprè un violìn de color azul intenso.
Y mandamos imprimir posters y flyers de Dj Maxenta con mi nùmero de telèfono y empezaste a tener los trabajos en fiestas particulares y en el Bar Mimì te nombraron el mejor diyei de mùsica electrònica de todo la zona rosa y empezaste a cobrar un sueldo.

Con tu primer pago me compraste mis convers rojos que amo y que aùn tengo y dos posters con las fotografìas en blanco y negro de Tintan y Vitola en uno y en el otro, la de Diego Rivera con Frida.

La amistad fuè tendiendo asì,sus hilos transparentes en el aire,y entonces eran bondadosas y bellas esas tardes cuando tocabas tu violìn en tu cuarto de la azotea y yo te escuchaba mientras escribìa mis textos.

Sabes, Diego?
El mejor amigo que puede tener una mujer es un hombre gay. Por que una mujer sabe que èl estarà ahí como su amigo y no quiere ligar ni hay machismo de por medio, entonces se es màs libre,sin las trampas sociales y culturales que impone el rol de mujer y se relaciona con ese amigo como con un igual, no como “hombre”o “mujer”, sino como ser humano.

En el fondo tu eso ya lo sabìas desde que te diste cuenta de que tenìas el mismo gusto que yo en cuestiòn de galanes...Recuerdas aquella vez que me dijiste con cara de cordero inocente que te derretìa Johny Deep y que te regalara mi poster?

No te lo dì porque tu tenìas una cantidad enorme de novios y yo a nadie.
Recuerdo que me dijiste muy serio un dìa:

-Un dìa me voy a ir de tu casa.
Me preocupaste.

-Porquè,Diego? No te vayas...esta tambièn es tu casa...

-Me irè el dìa en el que no me necesites ya,cuando te enamores de un galanazo que te proteja y te ame,entonces yo me desaparezco,manita.

-No,Diego,porquè?

-Porque no quiero estorbarte y yo tambièn tengo que hacer mi vida,mujer,quiero viajar a Viena,y ser concertista,y enamorarme locamente de un alemàn grandote,gûerote y con mucho dinero...

Y reiste alegre y yo reì contigo de lo que creì una broma.

Pero entonces algo empezò a ir mal desde que entrè a Internet para hacer mi tèsis sobre las radios alternativas y conocì a un chater: El capitàn escoria...

Y entonces,por escribirle a ese nick,que ni siquiera me leìa,dejè de conversar,y de jugar y de reir y de rolar contigo,y dejè de oir tu mùsica,y me perdì en un oscuro camino de eternos retornos,creyèndo con toda mi alma,en la pureza del capitàn escoria...


--o--



--o--

Tu voz se tensò mucho cuando me dijiste:

-Lo que dure la vida què importa? Lo que importa es en que la uses,y ahì sentada frente a la computadora no creo que vivas mucho. Entiende: No es cosa de años la vida,es cosa de los dìas que se te van a la nada!

Me enfadaste con ese comentario,porque era la primera vez que discutìas conmigo,y porque tenìas razòn.
-No te enojes,Diego,lo ùnico que quiero es amar y ser feliz...y èl es mi felicidad...de verdad...

-Con que quieres felicidad...con que quieres el amor?
con que quiere la verdad la niña...vaya, vaya!

-No te burles de mi,Diego...
-Apenas si puedes distinguir el sueño de lo real...no te das cuenta de que todos los hombres son... somos unos cabrones?
-No,no es asì...
- Claro que sì y lo sabes,no te hagas tonta,no puedes permitir que un señor de Internet,que tiene su familia,su vida hecha,estè jugando contigo,te usè un rato por ocio de chatero,y luego vuelva a su mundo habitual,mientras tu aqui estàs creyendole que todo lo que dice es real...cuando te des cuenta te va a romper el corazòn, entiendes eso?

-No me va a romper el corazòn...èl no miente...

-Claro que te està mintiendo,no dejarà nada por ti,ni siquiera faltarà una hora a su chamba,no harà nada por ti,nada,porque para èl tu eres virtual,por eso te miente,y es que todos mentimos en la vida real,pues cuanti mas en el chat,Rosa,todos usamos y jugamos,todos nos agandallamos...Madura ya...No existe un hombre puro...

.No me digas eso,Diego,por favor,yo soy pura,sabes? y debe haber uno para mi en el mundo,porque no quiero ser sola sin màs nadie para mi,por favor,te lo suplico...si hay puros...

Y fuè cuando empecè a llorar,recuerdas,Diego?

Tu entonces,me abrazaste, y me dijiste con ternura:
-No llores,perdòname,quizà si exista y yo soy un pendejo.
Luego me besaste la frente y subiste a tu azotea.

Esa noche te oì tocar los màs tristes nocturnos de Chopin hasta el amanecer cuando por fin me quedè dormida.

Por la tarde subì a la azotea a llevarte leche,pan y unas manzanas,pero ya no estabas,ni tu tornamesa,ni tu ropa,ni tu violìn...todo limpio y ordenado,pero abismalmente vacìo sin ti.
En la mesa dejaste las llaves,una rosa,tus discos y un recadito que aùn conservo y dice:

"Rox,me voy a Europa. Gracias por todo.Te escribirè en cuanto estè allà.Te dejo mi mùsica para cuando tu corazòn la necesite.Te abraza: Diego".

Asì te fuiste.
Y asì cerraron el bar Mimì una semana despuès y ya no supe màs de ti...
Luego mandabas e-mails mintiendo que estabas en Viena,que tenìas un novio austriaco,y que tenìas trabajo en una orquesta,y que eras feliz. Y yo,estùpidamente,quise creerte,y nunca revisè la procedencia de esos e-mails.

Y tenìas razòn:
No era puro...fueron mentiras sobre mentiras,promesas que jamàs se cumplieron,fuè que me dejè engañar,que pusè ahì mi corazòn para que jugarà con èl un chater cuyo lema desde siempre fuè: "amores chateros son pasajeros"...

Y sabes,Diego? No me quejo del capitàn escoria,porque aunque èl me usò para ser otro hombre que èl imaginò a mis expensas,èl siempre se mantuvo en su zona virtual,ese era su territorio: lo irreal,y yo fuì la ùnica responsable de mi pesar,porque cometì la estupidèz de confundir lo virtual con lo real y de creerle.

Y sì me doliò la desilusiòn cuando vi que el hombre imaginario del que me habìa enamorado se disolviò en el ciberespacio cuando la implacable realidad se impuso, pero aprendì y lo superè.
Y le agradezco al capitàn escoria eso: ya no confìo en nadie,ya no soy inocente ni soñadora...Madurè.

En fìn,eso ya fuè y ni al caso recordar la amargura de esos tiempos.

Lo que importa es la ùltima vez que te vì:

Fuè el domingo de manifestaciones en la ciudad de Mèxico,al subir al tren del metro,entre el asoleado gentìo,escuchè tu violìn vibrar los ùltimos acordes de un desolado Mozart.

Te ubiquè al otro extremo del vagòn pidiendo cooperaciòn a los pasajeros,y te gritè,pero tu, al verme,saliste corriendo,antes de que las puertas se cerraran y el tren partiera.

Y por ùltimo te vì parado en el andèn,con tu violìn azul en la mano,y màs triste y màs delgado que nunca.

Jamàs te fuiste a Europa,me mentiste en eso para no estorbarme,segùn tù.

Y por eso tu buzòn y tu msn estàn cerrados,porque deseas creer que es necesario mentir a veces y que no te extraño,que no te necesito. Y ahì si te equivocas totalmente y lo sabes.

Sè que iràs a un cibercafè y leeràs este blog,porque tù si me leìas siempre con gusto e interès.
Por eso te escribo ahora,Diego,para ti solamente,para que te enteres que siempre has sido y seràs mi amig@ del alma,mi herman@ espiritual y que te extraño mucho.
Y todos te echan de menos,mis niños,mis hermanos,los amigos: somos tu familia.


Asì que ya perdòname,manito,porque fuì una amiga torpe,y no te cuidè como tu lo merecìas.

Y tù siempre me protegiste,siempre viste por mi bien.

Entonces ven a casa porque tenemos mil cosas felices que contarnos,vale?

Regresa por favor,manito,porque te estarè esperando.

Te abraza con cariño:
Rosa.



.

No hay comentarios: