2/17/2009

O campo da morte lenta... (Por teu livre pensamento)




El 28 de mayo de 1926 comenzó para el pueblo portuguès un terrible período de represión, oscurantismo, pobreza y opresión, que duró casi medio siglo,con el "Estado Nouvo" del dictador Salazar,aliado del franquismo,de Hitler,y de Mussolini.

La más brutal expresión de la violencia represiva de la dictadura,fue la apertura del campo de concentración de Tarrafal en la isla de Santiago en Cabo Verde,a miles de kilómetros de Portugal.
La isla de Santiago, perteneciente al archipiélago africano de Cabo Verde,era en ese entonces colonia portuguesa.
El campo de Tarrafal fue una copia de los campos de concentraciòn nazis de Buchenwald o Dachau. Era un lugar de exterminio para los activistas revolucionarios a la dictadura del asesino Oliveira Salazar, que usaba a su policìa secreta Pide,para perseguir a los que se oponian a su nazi-fascismo.

Aunque los portugueses de derechas lo quisieran camuflar como una simple carcel, el mundo sabe que el campo de concentración de Tarrafal fuè un auténtico campo nazi, construido con el fin de torturar y matar a sus oponentes,en un terreno inóspito e insalubre, guardado por soldados del ejército.

A los presos de conciencia los mantenìan en grupos de 10 o 12,encerrados en 4.5 metros cuadrados,sin agua,sin ventilaciòn,con temperaturas que llegaban a los 45 grados,hasta que morìan deshidratados.
Y si se salvaban lamiendo la condensaciòn de su propio sudor en los muros de ese horno,los castigos físicos que les esperaban fuera,eran constantes y terribles por los motivos mas nímios.

Aislados de todo,sin noticia alguna del exterior, sin màs comida que un pan podrido cada dos o tres dìas,les prohibian la correspondencia, y mucho menos les permitian usar material de escritura de ningún tipo.

La mayoría de los presos en el Campo de la Muerte Lenta fueron militantes comunistas,anarquistas, sindicalistas,revolucionarios,republicanos demócratas y periodistas anti-nazis. Y entre esos presos de conciencia que perdieron la vida en el Campo de Tarrafal, estaba mi abuelo,el periodista.


Mi abuelo naciò en Moncorvo y era hijo de un hombre rico, pero se hizo comunista porque mi bisabuela,la bruxa,lo mandò a estudiar a la Universidad de Coimbra,y ahì èl se enamorò del ideal comunista,del periodismo y de mi abuela que era muy bonita y obrera en la cortadora de alcornoques.

Quizà por amor se afilió al PCP y en 1937 ya formaba parte del Comité Central del partido.
Imprimiendo boletines y propaganda
clandestina,usaba del poder de su pluma para ayudar a mantener organizada una buena estructura de apoyo a la resistencia portuguesa.
Los comunistas fueron la única fuerza de oposición que logró mantenerse activa durante los largos años del régimen autoritario portuguès.
Pero una tarde que iba a tomar el tren a Moncorvo para ver a su madre,a su mujer y a su hijo, fue detenido por la policía política debido a los artìculos incendiarios sobre la huelga y el levantamiento de los marineros de septiembre, que escribiò en un periòdico clandestino de Lisboa.

Se sucedieron muchas sesiones de tortura. Pero èl nunca dijo una sòla palabra,y por eso sus victimarios,humillantes, le apodaron "El mudo",y asì pasó más de dos años en la fortaleza de Peniche,la mejor vigilada de la dictadura,en medio del ocèano, totalmente aislado del mundo en una celda.

Pero nunca vaciló, nunca denunció nada ni a nadie. En la prisión aprovechó para estudiar, traducir al portugués clásicos de la literatura europea, escribir y pintar en el muro de su celda la frase:

“O mundo e grande quando vôce tem um livre pensamento".

Y por fin,despuès de escribir eso,intentò una fuga frustrada de esa càrcel.
Por eso fuè condenado a Tarrafal.
El campo de la muerte lenta.
Su familia fuè perseguida: su madre antes de huir se dejo morir de frìo en los castros,y su esposa se ocultò con su hijo en la Serra da Estrela con los maquis,educando al niño para ser guerrillero.

Ella supo que jamàs lo volverìa a ver vivo:todos sabìan que era mejor ser fusilado que llevado a Tarrafal,porque el maltrato y la mala nutrición, las enfermedades y el clima de una de las regiones más insalubres de Cabo Verde, condenaba a la muerte màs espantosa a los portugueses que fueran deportados allí.
Pero a pesar de eso,contra la idea del tirano de implantar el terror en el pueblo, Tarrafal se convirtiò en un sìmbolo de lucha libertaria por la conducta heroìca de los presos,que fueron un ejemplo a seguir,ya que en condiciones lìmite para la resistencia humana,esos màrtires enfrentaron toda la represiòn con absoluta valentìa y solidaridad,enseñando al pueblo el camino para su libertad de claveles.

Y ahì,en Tarrafal, mi abuelo fuè asesinado.
Lo mataron de sed en ese horno dònde un sol despiadado calentaba la puerta de hierro de esa celda cocinando a los presos con su propio sudor y con el aire corrompido,que con gran dificultad entraba por los agujeros en esa puerta y que se volvìa irrespirable por el olor a cadaverina de los compañeros ya muertos al lado.

En ese horno,con mi abuelo,murieron otros 31 valientes.

Dentro de un rectángulo de alambre de espino,su cuerpo fuè tirado a una zanja de tres metros de profundidad, los pies hacia una llanura limitada por el Atlàntico al oeste y una cadena de sombrìas montañas al norte, sur y este.

Sin vegetación en el terreno pedregoso, en esas colinas secas, sòlo el salitre del mar y la soledad rodearon su tumba por muchos años.
Pero nunca el olvido.

Después de La Revoluciòn de los Claveles, fue posible llevar su cuerpo a Portugal. Mi abuela,ya viejita,llorando en una sòla làgrima todos sus años sin èl,cantò un fado a capela ante sus restos:

"Por teu livre pensamento"... es el primer verso de un fado que cantaba Amália Rodrigues y que escribió David Mourão-Ferreira. Se titulaba Abandono, pero siempre fue conocido como "fado peniche" o "fado do silencioso".

No hubo olvido para èl...porque si vas a Coimbra,veràs que existe una calle con su nombre,por la cual los jovenes caminan presurosos hacia sus clases en la Universidad, donde la libertad de expresiòn y la ideologìa socialista son totalmente respetadas.


Por su libre pensamiento...

3 comentarios:

tali dijo...

mariposa..... me gusta como escribe. como en un post puede mostrarnos un poco de esa historia de lucha por un ideal....
gracias por este ejemplo, de q existen cosas y momentos en la vida por las cuales vale la pena dar hasta el fin.
finalmente, las palabras llegan a nosotros en el momento menos pensado, cuando mas las necesitamos

Rox dijo...

gracias Tali

Myriam Castilla dijo...

Lindos poemas