1/23/2009

Luna nueva y buñuelos






Ayer,la tarde fue una de esas de luz agònica y cenicienta.








Con un cielo embadurnado de nubes de sebo gris:densas y polutas.
Fuè la tarde como una mordaza al dìa.


Mi abuela llamaba a esto "la oscurina"...decìa esa palabra musical,dulce e inofensiva para nombrar ese clima tenebroso y gèlido que anuncia las noches màs oscuras...

Porque la oscurina es tambièn un estado del alma y esta palabra se suele usar con un aire de anticipaciòn temible,como un presagio acojonante.

"Que llega la oscurinaaa.." decìa mi abuela con su firmeza catalana y entonces era cosa de recogerse y cerrar pòrticos y esperar una terrible tormenta...o nada.

Y veìa como la oscurina se cernìa sobre el cielo preocupada por esas nubes mercuriales que devoraban al diminuto sol,mientras advertìa sabia:

"Lo peor de la oscurina es la oscurina:lo que trae de miedo,de tristeza,de presagio...eso tèmelo"

Pensè en lo que decìa mi abuela y decidì no temer mientras veìa la oscurina de la tarde disolver sus nubes cargadas de ceniza mojada como si fueran de azùcar morena ante la luz fresca de un ùltimo rayo de un sol efìmero.

Y entonces ahi estaba una luna discreta como una rajita de limòn,como una esperanza.


Asì la oscurina se marchò dejando paso a un anochecer helado pero con una luz verde de luna nueva.

Y ya todo fuè arrebujarse al calor de edredones y sonreir y comer buñuelos como los que hacìa mi abuela.








1 comentario:

bono33 dijo...

papallon

De todo lo que he vivido, de todo lo que he escuchado, mirado, visto, experimentado, lo mas bello que me ha sucedido que anima el corazón, que anima el alma, que anima el sentimiento; de todo lo que he leído, que me hace sentir otro por momentos, que me hace volar y mirar hacia abajo, a los lados, bajar del cielo al infierno, que me hace sentir lo que sienten los demás, de todo lo que me acontece y me hace sufrir o reir o llorar o simplemente pensar, cuando leo tus escritos y mira que siempre los he leído, por más que la gente no crea, como dicen esas bella flores que no saben de los demás y por eso son bellas. He pasado por la catastrofe, por la alegría y quizá ppor la indiferencia de los demás hacia mi y viceversa. Mas cuando leo esos escritos me remontan a lo vívido, a sentirme dentro de lo que relatan, a sentirme junto a quien los hace, los piensa, los deleita y los refresca para solaz esparcimiento de los demás o bien para sentir un remanso de paz, único remanso de los solitarios como yo, único remanso de los que sienten y añoran, quiza tambien una forma de vivir y sentirse dentro de un sueño o bien para sentir lo que sale desde dentro del corazon de quien escribe, o bien, para ver desde el alma y sentir lo que siente quien escribe, eso siento yo, vivir el relato, sentirme dentro, vivirlo y sentir lo que siente quien escribe, sentirme junto a quien escribe y vivir en el sueño del relato sintiendo que dentro de él seguirá siendo un remanso de paz que en otro momento, en otro tiempo no pude vivir.
Los relatos me emocionan y por ello los leo siempre, porque amén de ser amenos me dicen que a mi un señor de cinquetantos aún pueden hacer sentir como antaño a mis ventosiete o a mis quince.
Es bueno leer estos escritos y sigue escribiendo porque aún al mas bestial de los humanos puede llegarle una chispa de sentimiento recordado o una chispa de razonamiento de lo bello que es externar el alma de otro ser y recogerlo para si.
obrigado

soy el que soy