1/30/2009

Pureza errante...





Los albatros,sabes? son pàjaros verdaderamente admirables.



Surgen al amanecer como una mìnima mancha oscura desde el extremo del mar en llamas de la Antartìda. Puntuales e impecables como los glaciares del sur, toman por asalto el ancho mundo acuàtico,los hielos,el lìmpido espacio aereo. Por los caminos del viento avanzan a vuelo razante sobre el espumoso horizonte del ocèano cuyo oleaje humedece el vuelo compacto y libertario del ave. En otoño,los podràs ver volando en solitario sobre el argentino puerto.

Oscilando entre el cielo y el agua,apenas un ràpido batir de alas cuando la audàz acrobacia acciona algùn mecanismo màgico en el ardiente corazòn del pàjaro convocando a la màxima perfecciòn de sus alas.

Asi el albatros vuela en direcciòn al sol que estalla,al fondo, en multiples fuegos llameantes sobre los antiguos hielos. A barlovento se alza,desciende,sobrevuela,gira libre y juguetòn dueño de la mañana. No hay en èl,en ese instante,ningùn signo de pena o daño, es solamente el reto del ave viajera en su lùdica y perfecta existencia.

Un lunar, una màcula hay,sin embargo,en el plumaje de esta ave: su aire de àngel caìdo, su apariencia de desterrada del paraìso,y es que los prosaicos, los absurdos hombres que ensucian de realidad todo lo que miran, han dejado una mancha de petroleo que por un tiempo impide el vuelo, y es que ellos,no aceptaràn jamàs la redenciòn de la belleza que el albatros regala al viento...
Pero aùn asì, contra esos realistas que medran en tierra,el destino del ave es el vuelo.
Porque el vuelo del ave es un acto de fè, ya que aùn herido de realidades y decadencias, desplomàndose bajo el peso de la desiluciòn y la muerte ,el albatros,siempre ave,auroleado de dignidad y gracia, sabrà caer y reposar sobre alguna isla de hielo,para remontar despuès, irridento,rebelde al inmovilismo.

Pero algunos,los pocos que levantan su mirada al cielo, siempre encontraràn, en algùn rincòn de los siete mares, un albatros definiendo tàcticas y estrategias en el aire, sobre sus nuevas rutas de vuelo a la esperanza.

Por ello,te pido, que cuando un albatros quiera posarse en el lecho de tu conciencia, o en el àrbol de tus afectos, o en las aguas ocèanicas de tus anehelos, o en alguna palabra de tus libros, nunca lo azuces, dèjalo ahi,con su linaje sagrado de ave...

Asi,surcando libre el sueño matinal de tu espìritu.

1/29/2009

Invocando tu sonrisa...







Cuando una sonrisa nos parece màs hermosa que todas las otras,se siente algo indefinible,como que el corazòn late en un crisol con agua purìsima o luz diamantina,algo asi de extraño...Y eso me recordò a Gioconda Belli:

...Dame la ternura desde el sueño,
dame ese cucurucho de sorbete que tenés en la
sonrisa,
dame esa lenta caricia de tu mano.

Yo te daré pájaros
que cantarán tu nombre
desde lo más alto de los árboles.
Te daré piñas, zapotes, nísperos,
enredaré maizales en tu pelo.
Yo invocaré los dioses de nuestros antepasados
para que caigan tormentas,
para que miedosos y cogidos de la mano,
miremos la furia del rayo y del ralámpago.
Yo tejeré ilusiones con ramitas y hierbas,
tocaré las rocas para que brote agua y nos bañemos,
yo haré poemas, cantos,
mi amor, cuando me hayas mirado,
cuando corra las cortinas del sueño,
cuando me coma el sorbete de tu sonrisa...

G.B.



Sonrìe...





1/23/2009

Luna nueva y buñuelos






Ayer,la tarde fue una de esas de luz agònica y cenicienta.








Con un cielo embadurnado de nubes de sebo gris:densas y polutas.
Fuè la tarde como una mordaza al dìa.


Mi abuela llamaba a esto "la oscurina"...decìa esa palabra musical,dulce e inofensiva para nombrar ese clima tenebroso y gèlido que anuncia las noches màs oscuras...

Porque la oscurina es tambièn un estado del alma y esta palabra se suele usar con un aire de anticipaciòn temible,como un presagio acojonante.

"Que llega la oscurinaaa.." decìa mi abuela con su firmeza catalana y entonces era cosa de recogerse y cerrar pòrticos y esperar una terrible tormenta...o nada.

Y veìa como la oscurina se cernìa sobre el cielo preocupada por esas nubes mercuriales que devoraban al diminuto sol,mientras advertìa sabia:

"Lo peor de la oscurina es la oscurina:lo que trae de miedo,de tristeza,de presagio...eso tèmelo"

Pensè en lo que decìa mi abuela y decidì no temer mientras veìa la oscurina de la tarde disolver sus nubes cargadas de ceniza mojada como si fueran de azùcar morena ante la luz fresca de un ùltimo rayo de un sol efìmero.

Y entonces ahi estaba una luna discreta como una rajita de limòn,como una esperanza.


Asì la oscurina se marchò dejando paso a un anochecer helado pero con una luz verde de luna nueva.

Y ya todo fuè arrebujarse al calor de edredones y sonreir y comer buñuelos como los que hacìa mi abuela.








1/22/2009

Una mariposa deliciosa....


Pequeña,ambarina,trèmula la mariposa se detuvo apenas en el dintel de mi ventana.
Las mañanas de enero son hermosas,frìas y con esa luz de un sol perezoso que da ternura de tan flojo, y eso me hacia suponer que no habrìa mariposas en el jardìn.
Pero ahi estaba la pequeña Miel, fatigada tal vez de ser confundida con una proletaria polilla,àvida de calor,posada en la maceta de mi ventana. Fuè verla y desear escribir de nuevo.
Pero entonces vino mi gata Durruti y en dos segundos se la zampò. Seguro Miel tenìa buen sabor porque Durruti se relamiò.


Fugaz,bella y sabrosa...asi deberìa ser la vida.






El efecto mariposa


"Hasta la màs pequeña gota de rocìo caida del pètalo de una rosa al suelo, repercute en la estrella mas lejana"
¿..Einstein?

Una mariposa parece un suspiro comparandola con las inmensas fuerzas de la Naturaleza...pero me gusta pensar que un tìmido batir de alas de esa mariposa pudiera producir un huracàn 5 al otro lado de la Tierra.

Y tambièn me gusta pensar que una palabra puede ser un viento de libertad,un rayito de sol al alba,un beso de tinta...una mariposa que migra a los sueños.

Porque "la palabra es el ala del silencio" como escribiera Neruda,hoy vuelvo a volar.