12/08/2009

Bajo el hechizo de los cerezos...


Quiero agradecer mucho a los amigos que tienen la gentileza de leer estos blogs y tambièn deseo avisarles que tomarè unos dìas de vacaciones,pero en cuento vuelva continuarè con la novela por entregas sobre el anarquismo y la memoria històrica con las anècdotas de mis abuelos y mis padres que de modo tan torpe trato de reproducir,y que agradezco que ustedes lean,y lo mismo digo de los textos en los otros blogs del zuicidio,el kamino y la bruxa.

Regresarè pronto con dos narraciones de bitàcora para Mariposa,que espero les resulten gratas,una es sobre un interesante y divertido anarco-tour que hicimos recorriendo las calles de Barcelona,y la otra es una pequeña historia sobre Cèret, Francia,un bello poblado en la Catalunya Nord que sueña bajo el hechizo de los cerezos y dònde mi madre pasò su niñez,narraciòn que espero les agrade e interese.

Por lo pronto les agradezco su generosa atenciòn y les deseo de todo corazòn unas alegres y bellas fiestas de invierno y unos dìas llenos de paz,amor y bondad.



Salud,Dicha y Anarkia
Rox


11/27/2009

De las estrellas a las setas...


Supongo que hay gente rara que disfruta el vèrtigo que da por ver hacia las alturas...
Y es que todavìa habemos algunos despistados que no hemos renunciado a levantar la mirada hacia la otra mitad del mundo,la que va de nuestros ojos hacia el cielo. Quizà de tanto mirar màs arriba del horizonte hemos perdido la sensatèz y el equilibrio,pero buena locura esta de perder la mirada en los azules siderales
,donde nuestro espìritu puede navegar-o divagar-con toda libertad. Pareciera que la mayorìa de la gente pasa la vida con la mirada fija por debajo de esa lìnea,desde el horizonte al suelo. Por eso tal vez,la mayorìa de la gente conoce mejor el diseño de las aceras,que la forma de las nubes,o la copa de los àrboles,o el vuelo de aves o mariposas. Es quizà porque les da vèrtigo la libertad,acostumbrados como estàn a la esclavitud,piensan que por levantar la mirada hacia el sol,la luna o las estrellas,perderan un precario equilibrio.
Y pasa que al mirar los cielos cambiantes,el esplendor de las nubes,o la belleza de los espesos bosques y el trànsito misterioso y constante de las aves y los insectos,nos sabemos pequeñitos,ante la inmensidad celeste,y entonces,pues es lògico que los que aman su ego,prefieren mirar al piso,buscando hormiguitas o polvo,para creerse grandes ante esas minusias a sus piès...O tal vez,sea cuestiòn de topografìas o idiologìas o nacionalidades,o de como estamos ubicados en diferentes lugares en el mundo,o quizà,y lo màs bonito,sea imaginar que los que miran al suelo,busquen gnomos bajo las setas...En fin,pequeñas y grandes cosas que pasan y que nos hacen ver y vivir la vida a cada uno,de modo tan diferente....

En Barcelona antes,se creìa que el alma de las personas tomaba la forma de un animalete pequeñìsimo que tenìa alitas traslùcidas,y se le llamaba crispeta de sant joan,o lluminosa como la cuca de llum,o el de una mìnuscula mariposa de alas blancas formadas con el aliento de los bostezos,o el vaho del hàlito en el viento frìo de la mar. Eran las almas,como minùsculos àngeles luminosos que volaban sobre el horizonte hacia las alturas del Pirineo,para convertirse en estrellas.

Por las comarcas catalanas,aùn hay abuelas que cuentan qu
e las estrellas de la Vìa Làctea son las almas que no han podido entrar al cielo,y se congregan en ese purgatorio sideral que es esa constelaciòn,y entonces las ancianitas catalanas les rezan a las estrellas...

En muchas poblas catalanas le llaman a la Vìa Làctea la Ruta de Sant Andreù,que es el buen santo que guìa a las almas perdidas o desconcertadas, a tomar su paz en el otro mundo.
Esas almas retardadas,son encomendadas a Sant Andreu,porque este apòstol era el que siempre llegaba con retrazo y algo pasado de copas a las reuniones con Jesùs el Nazareno,asì que por eso le fuè encomendada esa misiòn de conducir a las almas que se han retrazado,al Màs allà.
Cuentan que Sant Andreù,al pasar tambièn y como todo santo que se respete, por Catalunya, tuvo una sed de naùfrago crudo, asì que bebiò unos sorbos de cava sòlo por probarla,y le gustò tanto ,que se quedò a tomar toneletes enteros de cava y tambièn,claro, a evangelizar a los aldeanos. Pero eran tan pocos los fieles que se acercaban a oirlo,que Sant Andreù se diò con màs gusto a beber vinillos,mientras se lamentaba del poco fervor y la mucha irreverencia de los catalanes.
Asì las cosas, se presentaron dos sujetos ante èl: eran el propio dios y san Pedro disfrazados de segadores...
Al ver que Andreu tenìa razòn y poquìsimos fieles se acercaban a las misas,dios le diò crèdito,y l
e prometiò que en el nombre de Sant Andreù se harìa una romerìa de vinos y viandas que durarìa hasta el final de los tiempos,y para que le tuvieran fervor,le concediò solamente a este santo, el mapa para guiar a las ànimas en pena por el cielo.
Asì,entonces,si en el dìa de Sant Andreù levantamos la vista,podremos mirar la sutil belleza de la Vìa Làctea,y de otros luceros,salpicando el azul oscuro del cielo con una luz màs sublime e intensa que otras noches,y pasa eso porque van muy dichosas,ya que el mismìsimo santo acude esa noche a guiar a esas almas-estrellas a su paz final.
Y,entonces,cuando se ven caer las Leònidas en el horizonte marino,se dice que son todas las almas que han sido aceptadas en el paraìso,y la gente de Catalunya se alegra tanto por eso,que se hace la Festa Major de Sant Andreù en muchas aldeas.
Los festejos empiezan justo el 3o de noviembre y terminan una semana despuès,y todos participan,ya sea con el correfoc infantil, con sardanas o con el pasacalle de todo el bestiario y elementos teatrales de cada barrio y de toda Catalunya, y con la festa castellera,los Castellers y Gegants, y sobre todo,los concursos culinarios y muestras de la alta cocina catalana y de las comidas populares ,asi como de las cavas y vendimias,que son las que hacen deliciosa la Festa Major de Sant Andreù.
Sant Andreu es el santo patrono de Rusia y de Mèxico,y tiene potestad en toda la zona vitivinìcola del Mediterràneo,sobre todo en Grecia e Italia,con la fiesta de San Andreas y sus vendimias y ferias de vino.
Y en Catalunya,durante la vìspera de su festej
o,el dìa 29 de noviembre,tiene lugar la apertura de "oficial" de las bodegas de cavas y vermuts, y con el estreno del vino nuevo, acompañado de la degustaciòn de setas,castañas, jareas y batatas. Al mismo tiempo, los màs jòvenes ocuparán su tiempo en el arrastre del cacharro, o el deslizamiento sobre carros de rodillo para imitar el ruido que causaban los toneles al contacto con los adoquines en su desplazamiento sobre corzas hasta la mar, para ser limpiados, y de ese modo reviven la costumbre de "despertar al sant Andreu", al que la tradición pinta cojo y muy amante del buen vino catalàn, que gustaba de la estridencia etilica para espantar con ese ruido a los malos espíritus-como el Comte Arnau...

Es cuando muchos catalanes de buen comer,y que no son tan dados a mirar las estrellas como a mirar los bastos platones de manjares,y les es màs gustoso perder la mirada en las hojas secas y la tierra que pisan,se lanzan a los montes y bosques en busca de las màs deliciosas setas,como el rovellò,los esclatasangs,o los bolets,que crecen en los bosques otoñales si las lluvias del verano fueron generosas.

La soledad y el silencio que es habitual en los bosques,de pronto se ve interrumpido por los cazadores de setas,que guiados por recolectores veteranos,encuentran las manchas,(els roals) donde los hongos crecen.
Van los recolectores,disfrutando del bosque,de sus aves y de sus colores otoñales,con un buen bastòn,con una lupa de cam
p, una cesta de mimbre,porque no se recomienda guardar las setas en bolsas de plàstico,ya que no permitirìa eso el vuelo de sus esporas de vuelta a la tierra,cosa que la cesta de mimbre si facilita esparciendo las esporas al aire,para que el pròximo otoño,germinen màs hongos. Tambièn se lleva papel de aluminio y sobre todo,una navaja setera,que es indispensable para que no se maltraten los hongos al recolectarse. Porque de ningùn modo se arrancan,sino que se usa esa navaja,que ademàs darà suerte.



Las navajas seteras se caracterizan por tener una curvatura en la hoja, que va muy bien para cortar el pie de la seta y limpiar el sombrero de los níscalos, cuentan en la parte trasera o lateral con un cepillito para limpiar los restos de tierra y depositar nuestras setas en el cesto lo más limpias posible y muchas de las navajas seteras también disponen de una raspeta para limpiar el pie con el mismo fin.Para mayor comodidad, estas navajas cuentan también con una funda con una trabilla o similar especialmente pensada para colga
rla del cinturón y desenfundarla en el momento en el que hallemos esos tesoros de la madre tierra.

Las hay incluso con baño de plata.
La plata,es porque como lo advierte la cultura popular,es de temer el efecto nocivo que pueden tener las toxinas de algunas setas que pueden envenenar seriamente a quien las coma sin fijarse. Una prueba infalible para determinar si las setas recolectadas son venenosas,es cortarlas con un filo de plata,si el metal oscurece,son tòxicas. Lo mismo se puede hacer cuando se cocinan,metiendo a la sarten una cucharilla de plata,con el mismo resultado,y si las setas conservan su color original,son comestibles y sumamente sabrosas.

Asì que para Sant Andreu es gustoso salir al bosque y apreciar y agradecer las maravillas de la tierra,cuando el monte se vuelve exuberante,repleto de vegetaciòn baja,y colores càlidos,desde el naranja hasta el marròn y el tabaco de las hojarazcas otoñales de los pinos,las carrascas y los madroños,y las setas con nombres tan locuaces como ceps,pies de rata,rossinyols,hongo royo,ziza gorri,eclatas,rovellò o ca d'els follets,els pota de perdiu, las llenegas negres, pinatells,o niscalos,son un don delicioso y nutritivo que nos regala la Naturaleza.


Segùn el Centro Forestal de Catalunya,este año podrìan recolectarse hasta 80 kilos de setas por hectàrea,comestibles y venenosas,en el Pirineo y el Pre Pirineo catalàn,por los caçadors de bolets.Ahora bien,para hacer de la recolecciòn de setas un arte,dirè el secreto de mi abuelo Jordi,que era uno de los mejores caçadors de bolets de Catalunya:
Este noble arte de las setas sigue un estricto ritual que se debe seguir en estas dìfìciles lides de la recogida de hongos. Primero hay que levantarse del lecho justamente al ùltimo destello de la ùltima estrella de la Vìa Làctea: es decir,al amanecer. Despuès hay que rodearse de amistades leales,que no cometan la traidora acciòn de levantarle a uno los mejores bolets,o sea,que sean dignos de confian
za y no hurten en nuestra zona de recolecciòn,ni envidien los hongos màs grandes de nuestra cesta,lo mismo aplica para nosotros,no debemos ganarle a un amigo una gran seta de debajo de su àrbol cuando estè decuidado...Lo principal es el humor: no se debe acudir a la colecta de setas con la cara avinagrada o talante sepulcral,porque las setas lo sienten,y hay una magia,que provoca que al recolector se le aparezcan solo hongos venenosos en el camino,como dicièndo: comeme,comeme...Asì que la regla màs importante para esta actividad tan maravillosa,es mantenerse de buen humor en todo momento,pero sin exagerar tampoco,porque en grandes tramos de caminata por entre las arboledas,se disfrutarà de una esplèndida soledad...Y es cuando puede levantarse la mirada hacia lo alto,para escuchar mejor el trino de alguna avejuca asustada,o el aleteo de algùn avejarruco que levanta el vuelo entre las frondas...y puede perderse entonces la vista en el juego de luces del sol otoñal jugueteando con las ramas doradas de los àrboles...Y comprender entonces que nos gusta el otoño y la vida...

Y cuando escuchemos el corto silbido de los compañeros que avisan asì que han encontrado alguna buena mancha de setas,nos alegraremos por ellos,y silbaremos tambièn,como para que los otros sepan que todavìa seguimos ahì en aquel pedacito de montaña y no hemos levantado el vuelo hacia la constelaciòn de Sant Andreu...


Y mientras deambulamos buscando duendes bajo las setas,o hadas de las flores o mariposas doradas entre los rugosos troncos cobrizos del bosque,se nos pueden ocurrir mil formas de disfrutar los ceps que nuestros amigos recolectan,en cuanto los tengamos en nuestras manos,podrìamos guisarlos con una deliciosa receta...
Para eso,primero habrà que limpiar bien las setas con un paño o un pincel para eliminar la tierra que pudieran tener. Estas setas tienen una especie de espuma debajo del sombrero, si es de color claro se le deja, pero si es de color verdoso u oscuro se quita sólo tirando de ella con cuidado.
Y es que no se lavan,ni deben mojarse, porque pierden el sabor y la textura.Se les cortan con el cuchillito de plata luego las partes feas si las tuvieran y luego se trozan las rodajas... Y es cuando su olor de bosque y hojarazca acarician nuestra nariza,y ese aroma, antes de cocinarse logran que se haga agua la boca,bueno,ese antojo nace desde el momento en que se ven los pocos Ceps o boletus edulis en la cesta,y se imaginan ya macerados en cava y oliva y preparados con las viejas recetas de mi abuelita Dollors...una delicia delicada para comer en la fiesta de Sant Andreu con los amigos,y que inundarà el paladar de sabores otoñales y alejarà de una vez por todas el tristor de noviembre,para iniciar con ese buen banquete de setas las alegres fiestas del invierno...


Palabra dada nunca màs recordada...


...Es un bastardo del diablo.
Dice la leyenda que su madre,la condesa,fuè violada por un ìncubo una noche de tormenta.

...Y asì naciò el Conde Arnau.

Asì que los que gustan de ir al bosque a recolectar setas de otoño,deben estar muy alertas,no sòlo
para no cortar algùn hongo venenoso,sino sobre todo,para no toparse,al caer de la tarde, con el conde Arnau y su jaurìa salvaje...
Es desde el forat de Sant Hou de donde surge el alma del Comte Arnau y el hervidero de malos espectros que lo siguen,escapàndose del infierno para dañar a los incautos que encuentren por los caminos boscosos y nocturnos.
Tan maligno es Arnau,que el propio Dante lo encontrò entre los condenados de su Divina Comedia,con el nombre infernal de Alicgino de Montcada, pero su verdadero nombre era Guille
m de Mataplana,conde del Arnau y Pallars, barón de Toses, señor de Gombrèn, de Aranyonet y de la Pobla de Lillet.y era el baròn de muchos de los castillos del Ripollès,que aùn delinean sus ruinas macabras en el corazòn de Catalunya...

Pero vamos por partes,ya que la leyenda de Arnau es larga y misteriosa...


Cuando los sarracenos invadieron Catalunya,y llegaron hasta las laderas del Montgrony,no pudieron escalar aquellas cimas agrestes,pero sitiaron el Ripollès e impusieron un tributo a los catalanes,que consistìa en el pago de 100 doncellas,100 caballos blancos,100 vacas lecheras y 100 terneros, impuesto que representò la ruina del paìs catalàn.
El conde Arnau se negò a pagar nada a los moros,y armado hasta los dientes,y seguido de sus vasallos dieron batalla a los invasores,pero èstos eran màs y reaccionaron con furia,y el Conde y sus vasallos huyeron por fìn,refugiandose en Monegal,una aldea inaccesible en la cima del Montgrony,y por fin,ocultàndose en las cuevas del Ribes,pero los sarracenos lo alcanzaron y a punto estaban de darle muerte...

Pero pasò que las hadas de esas cuevas,a una òrden del verdadero padre de Arnau,acudieron en su ayuda y le dieron una espada màgica,forjada por los martinetes (enanos de bajo tierra), espada que ya desenvainada,no puede ser guardada sin haber matado antes a un enemigo...Con ella,Arnau y sus vasallos, treparon por la montaña y los moros lo persiguieron, pero como no eran tan ligeros como los catalanes para subir aquel risco tan escarpado,se lo pensaron e idearon un ingenio:
Se treparon unos sobre otros,a modo de Castell, y asì pudieron alcanzar la cueva.
Pero el Conde,desde la boca de la cueva, armado de su espada, los iba tirando a mandobles tal como se le iban presentando,degollàndolos como si fuesen cerdos... Mató a tantos que la sangre que corriò dejò oxidada de herrumbre las paredes del Montgrony, y los buscadores de setas,a veces pueden encontrar por aquellos andurriales medias lunas de hierro de las que habían llevado a los sarracenos en sus turbantes como adorno militar...
Mientras esos moros trataban de abatir al Conde, otros se enfrentaban a los campesinos catalanes que llenos de coraje y con hoz en mano daban cuenta de los agarenos que por la costa trataban de huir...y usando el mismo truco de los castells,los campesinos treparon al castillo donde residía el rey moro y lo mataron.
La noticia de la gran victoria lograda por los campesinos
del Conde llegò hasta las tierras vascas,las andaluzas y castellanas,y asì fueron muchos los que,animados por esa noticia,se sumaron al movimiento de rebeliòn contra el dominio àrabe en la penìnsula. Y segùn la historia tradicional,fuè en el Ripollès donde se iniciò la reconquista de la tierra ibera contra el poder agareno...
La abuela del conde Arnau Blanca de Hug,que diò su nombre al castell de Blancafort,era muy buena y liberal,y por el gusto que le diò que los moros fueran vencidos,eximiò a todos sus vasallos de pagar tributo feudal,y les diò el derecho de las tierras. Pero al poco tiempo,doña Blanca muriò,y entonces,el conde Arnau,como un poseìdo del mal,enfermò de codicia,y siendo que como guerrero catalàn habìa carecido de todo haber,y no tenìa màs parimonio que su espada,su caballo y una piel de buey,reclamò àvido de riquezas las tierras de su abuela,y exigiò a los sùbditos los derechos que Doña Blanca les habìa dado francos,cobrandoles entonces,contra la palabra dada el pago de todos los impuestos atrasados sumados al mismo tributo que pedìan los moros para èl mismo,en tanto malvolver de crèditos y càrcel a los rebeldes, que se ganò el odio y el temor de todo el pueblo.
Y asì fue que el poder y la vanidad de Arnau crecieron de tal modo,que le enfermaron el espìritu y perdiò la medida sensata de la vida...
Sin guerra contra los sarracenos,y haìto de poder y fortuna,el conde se dedicaba a la cacerìa en sus cotos y a las perversiones màs inaùditas con tal de despojarse del tedio que lo abrumaba en sus grises castillos rodeàndose de seres malèficos y corrompidos en su corte...
El conde reunìa a sus amigos de la nobleza en su Castell de Blancafort,que rodeado de abruptos riscos y bosques cerrados,permitìa a los invitados hacer lo que su mente enferma les dictarà sin que nadie se enterara.
Fuè entonces que empezaron a desaparecer las niñas y las muchachas campesinas de los alrededores,para aparecer meses despuès,sus cadàveres tirados en los rìos,mutilados en orgìas de sadismo terrible,semidevorados por las alimañas...

Los campesinos,temerosos,pero hartos,querìan detener al señor feudal en esos atropellos,y en el despotismo con el que el Conde Arnau trataba a todos sus vasallos,y su abuso con los impuestos,y con los derechos de pernada,y con todos esos amigos suyos,licenciosos y libertinos,que corrompìan las calles de Girona y Barcelona...
Era sabido que el Conde habìa puesto una masìa en Bellampart,para llevar ahì a las doncellas,casi niñas,pero ya embarazadas por èl mismo,a que parieran a escondidas de todos a los pequeños condecitos bastardos. Se decìa que en algunas ocasiones,llegò a reunir a 10 embarazadas al mismo tiempo...
El obispo,avisado por los sìndicos de tales desmanes,acudiò con la esposa de Arnau,la condesa
Elvira,para que esta mujer pusiera òrden con su marido.


Pero el conde Arnau tenìa dos sirvientes con apariencia de macho cabrìo, vigilantes de que no pudiera hacer ninguna buena obra, y ellos impidieron que Arnau prestara atenciòn a los reproches de la condesa Elvira.


Enemigo del cielo,Arnau de Mataplana no amaba a su esposa Elvira,pues fuè obligado a casarse con ella cuando el joven tenìa apenas 15 años,y ella ya pasaba los 35,y era carente de atractivo,y muy catòlica y celosa.

Y entonces pasò que del cielo le fuè enviada a Arnau una prueba para que se arrepintiera de todas sus profanaciones,pero para la locura del conde Arnau no había nada sagrado. Un día que fuè de cacería,lo sorprendiò la noche cerca del monasterio de Sant Joan de les Abadesses y entró al convento a pedir posada. Lo recibió la madre abade
sa, que era de una dulzura y una pureza ùnicas... y el Conde se enamoró perdidamente de ella.

Adelaisa, era hija del conde de Barcelona, y por propia vocación se hizo monja porque su humildad la inclinaba màs a ayudar a los leprosos y a los apestados que a ejercer su poder de condesita.
Arnau,enamorado perdido de la abadesa Adelaisa,intenta seducirla de mil modos,pero con todos falla,hasta que una noche,cuenta la leyenda usando un túnel de una vieja mina a través de las montañas llegò a el monasterio de Sant Joan para hacer suya a la moja,y aunque Adelaisa interpuso entre el conde Arnau y su bello cuerpo un crucifijo del Santo Cristo,el conde le prometiò a la condesita matrimonio en cuanto anulara su matrimonio con doña Elvira,y asì le diò su palabra firmando una carta de compromiso,pero como Adelaisa dudò,el conde Arnau,impaciente,la violò,hacièndole un hijo,y quemàndo la cart
a de compromiso, huyò entre las oscuras sombras, tan sigiloso y cobarde como llegò...
Y satisfecha ya su lujuria por Adelaisa,tuvo un momento de lùcidez cuando dejò a la monja tendida y llorando en su lecho del claustro,y entonces decide confesarse: pero el confesor no le da el perdòn y lo excomulga por sus horrendos pecados,y es asì,que llevado por la furìa el Comte Arnau sacò su daga y degollò ahì mismo a su confesor.
Elvira que ha visto eso,intenta que Arnau entre en cintura,y èste,asustado,cansado de cabalgar y de matar,se arrepiente y llora en brazos de su esposa y es cuando cambia:
Ahora se responsabiliza de su familia,de sus criados,intenta ser justo y bueno,ir a misa de la mano de su esposa Elvira,y portarse como todo un señor casado,patriarca bondadoso de esas tierras olvidàndose de Adelaisa para no tener màs lìos.Y cuando se entera de que la monja està embarazada,èl la rechaza y la abandona a su suerte para no enfadar màs a la condesa Elvira,que lo ha amenazado con irse a quejar con el mìsmisimo Papa en Roma.
El conde,a instancias de Elvira,manda disolver el convento,acus
ando a las monjas de disolutas y licenciosas,y es entonces que el pueblo,enfadado por tantas injusticias del conde,inicia una serie de revueltas en contra de su feudo. Hipòcrita y cobardemente,el Conde acusa a las monjas de Sant Joan de ser meretrices de Venus,y logra cerrar el convento sin prestar atenciòn a los aledanos.
Y cuando unos aldeanos que construìan una parte del castel, protestaron fuertemente,echàndole en cara todas sus quejas,el Conde les prometiò un mesurò de oro por cada cabassada de piedra picada para levantar los muros...
Y la buena gente,catalanes crèdulos,a fin de cuentas,trabajaron con ahìnco hasta terminar la labor.
Y entonces el Conde,
burlàndose les dijo,cuando los subiditos le pidieron el pago prometido:

"Paraula donada-mai mès recordada..."
("Palabra dada-nunca màs recordada...").

Y no los dio ni un miserable maravedís,estafàndoles sus sueldos.
Entonces los campesinos enfurecieron,odiàndolo de tal modo,que juntò en pocas horas miles de maldiciones de sus vasallos...
Y asì,fuè que el Conde Arnau,por prometer sin cumplir,obtuvo s
u lugar en el infierno,y por engañar,y mentir y abusar,y embaucar y violentar a todo mundo fuè maldito...


Y pasò que cuando Elvira viò que el pueblo gritaba y chillaba y maldecìa al paso del conde Arnau,la condesa se asustò y decidiò renunciar a todos sus bienes a favor de la iglesia ante el obispo de Vic,y abandonar al conde para irse a un convento de Gandesa.
Cuando se viò solo decidiò ir a por Adelaisa,para rehacer su vida con la monja a la que antes habìa abandonado. En una noche de tormenta se acercò a la casa de la condesita en Barcelona...
Pero la hallò muerta,con el cuerpecito de su bebè difunto en los brazos.
Arnau entonces,enloqueciò de culpa,de dolor,de terror por lo que habìa hecho,y frenètico,robò el cadàver de su amada y en medio de la tormenta cabalgò demencial,abrazando a Adelaisa hasta despeñarse en un risco...

Y el Conde Arnau fuè condenado,por todo el daño que hizo en vida, a correr en el profundo vaciò de las noches boscosas,cabalgando un potro de llamas,acompañado por una jaurìa de perros salvajes,en una cacerìa infernal y eterna.
Se dice que Arnau va cazando las almas de los desdichados que encuentra en su galope diabòlico,para que se unan a su carrera,ya sea convertidos en los espectrales cazadores que montan a su lado,o en los perros que arrancan a truscones y dentelladas la carne aùn viva de los condenados...

Se dice que desde la noche de difuntos Arnau se levanta de la tumba y toca el cuerno de caza, llamando a sus monteros y perros,y asì comienza la infernal cacerìa...que dura todo el mes de noviembre.
Se cuenta que la gente de las masìas no sale de noche, por el miedo a e
ncontrarse con la llodrigada del conde,y que suele ser muy peligroso quedarse de noche en esos bosques para los adelantados que buscan setas o leña o frutos de otoño,o simplemente gustan de pasear por esos descampados,ya que se dice que hay noches en los que el galope de Arnau hace cibrar la tierra a su paso,y los rugidos de la jaurìa son ensordecedores,y que a la mañana siguiente se encuentran cuerpos destrozados por esos perros malditos y se sabe que quien se topa con esa malèfica procesiòn queda tambièn encantado y condenado a correr como poseso tras la frenètica turbamulta de condenados que siguen la carrera loca del Conde Arnau,maldito por toda la eternidad....



(Solo en Catalunya sucede que un espectro tenga un museo,y ese està en Gombrèn
,en el Castillo de Mataplana que es donde se encuentra el Museu Comte Arnau.)

11/26/2009

Sombras de Luna...



"Lluna beneïda i bella
aquella
que comença
en tots sants i Arneù,
i acaba amb bolets
i cava en sant Andreù"




Cuando es noviembre en la Barceloneta,se debe tener mucho cuidado con la luna...

Y es que en este mes la
luna se vuelve esplendorosa y sombrìa, como una bellìsima y alta navegante en un mar negro,,acunada por el viento misterioso de esas noches espectrales...
En otoño,la luna catalana que es clara y tersa,pareciera como un corazòn de puro queso deslizandose sobre las olas para huir de las manazas negras de un ogro de nubes turbias que seguro quiere devorarla. Y serà la luna asì de fugitiva y con esa lìvida belleza,desde el uno de noviembre hasta el 29,la vìspera de Sant Andreù....Con q
ue gusto la luna otoñal rila sobre el cielo azul marino,y con que magia se posa pensativa y medrosa y soñadora,arriba,por los àrboles, sobre las nubes,como una extraña ave blanca, volandera entre estrellas, en un lento e inmenso vuelo de su magia.
A su luz,recièn lavada el alma,las cosas adquieren una irrealidad silvestre,primitiva.
Nuestros espìritus,bajo el claro de luna,se vuelven entonces siderales,mientra
s ella sigue su oda,serena y sola,acariciando a la tierra.
En Catalunya,se dice que se puede estar de "buena o mala luna",ya que algunos
campesinos atribuyen a sus fases,los cambios en el caràcter catalàn,y creen que tiene mucho que ver con el crecimiento de las plantas y los animales,y que influye en los sueños y rige las mareas. La luna es vista por la mitologìa catalana como La Balanguera,o Matra, que es una hilandera,una especie de Parca,que teje los hilos del destino de cada persona y tambièn los corta...
Mi abuelita Dollors decìa que si se mira con cuidado,en la sombra de la luna hay algo muy inquietante: una silueta de lo que podrìa ser una araña inmensa tejiendo su tela en una rosa plateada...Pero mi abuelo Jordi decìa que no era asi,que lo temible era la imàgen de l'home dels arços-el hombre de los espinos- recortàndose gris y macabro en las sombras lunares...
Su leyenda dice que, en una fría noche, un leñador no pudo ir al bosque por leña por miedo al conde que estaba cazando por el bosque y no permitía, bajo pena de muerte, que nadie rondase por ese coto cuando él estuviese cazando. Pero el frío se hizo tan intenso que, al final, el leñador decidió arriesgarse e ir a hacer leña y recoger algunos ceps y bolets para calentar y dar de comer a sus pequeños hijos. Recogió un haz de espinos y en cuanto se los puso a la espalda apareció el señor feudal que, enfadado porque el mal clima habìa ahuyentado a sus presas y habìa sido esa una mala cacería para èl,se desquitò con al pobre leñador, condenandolo a morir ahorcado. En ese momento, recién dictada la sentencia apareció el ángel de la noche y obligó al conde a cargar el haz de espinos y lo hizo volar hasta la luna, donde todavía està y si se fija uno bien,se puede ver recortando la luna llena, en las noches claras del otoño,y listo para lanzarse sobre cualquier egoìsta que vea desde su altura,por los caminos,para que la misma Balanguera mande al dìscolo al horrendo pais D'iràsinotornaràs,(el pais de iràs y no volveràs,lugar muy feo, que se ubica màs allà de la muerte).



En el reino D'iràsinotornaràs los muertos malos estàn separados de los muertos buenos por un rìo profundo y un muro blanco,pero no importa la divisiòn,sino el caso de que tanto buenos como malos,carecen de vida.
En ese paìs vive el Por, que es el destilado màs puro y terrible del Miedo...
Miedo,o Por,persigue a quien camina solo por las playas y los bosques,de noche,o al atardecer. El Por no es un fantasma,no es tangible ni fàcil de describir,es como una luz negra,como un movimiento imperseptible y fugaz,pero al mismo tiempo tremendo y brutal,Por es una sombra que se introduce en el ànimo de los caminantes,y tambièn en los que duermen con la conciencia sucia,y los despierta con el crujido de vigas,con la rotura de platos,con el arañar macabro sobre las hojas de las ventanas y las puertas.
Por es el rey de las granizadas y dicen que goza de embrigarse no con vino,sino con niebla...

Mi abuelito decìa que habìa uno que era amable,en cierta forma,y fuè llamado Artùs el Damnat,que era un tìo de lo màs despistado y por eso fuè castigado: Pasò que a media misa del gallo en Santa Eulalia,a la hora de que consagraba el cura,El Artùs viò pasar una liebre,y la quiso perseguir para cenar liebre con patatas. Y ahora,cada año,este tìo cena humanos ateos y despistados como èl,pues fuè castigado a correr por los aires haciendo sonar un cuerno de caza,y por eso es amable,pues por lo menos avisa,y va muy triste porque sabe que correrà eternamente detràs de la liebre sin alcanzarla nunca,ya que ese animal es,por supuesto,la mismìsima liebre de la Luna...

Y las espectras que le daban celos a mi abuelita,eran las Filles del Rei Herodes,que muy bellas,pero malìsimas,fueron castigadas por el motivo de pedir la cabeza del bautista. El castigo fuè que dieran vueltas por el mundo bailando desnudas...


Pero al llegar a Catalunya,a las chicas de Herodes,les diò por bailar en el Llobregat helado y en cueros,y cuando cambiò el clima,el hielo se rompiò,ellas calleron al agua,y contentas de darse un chapuzòn,no notaron que el riò volvìa a congelarse...sobre sus cuellos. De ese modo tan horrible,las jovenes bailarinas fueron decapitadas,y ahora,quien las encuentra no resiste la tentaciòn de seguirlas,hasta que de pronto nota que las danzantes se quitan la cabeza,cae en cuenta y muere de terror,o ahogado en el rìo màs lòbrego de Catalunya.
Pero la màs terrible de todas las ànimas,era la Balanguera,asociada siempre con la luna otoñal,tan lìvida como una faz cadavèrica,y tan cobriza como la sangre seca...
La Balanguera,era identificada con diversos nombres,como Matra,Marta,Marìa,la Filadora,y la Bugadera...Porque ademàs de tejer las mortajas de los muertos,solìa cortar los hilos de la vida,y luego lavar esas mortajas a las orillas del rìo.
Tanto miedo se le tenìa,que las mujeres evitaban lavar o coser caìda la noche,sobre todo cuando hubiese luna nueva,o plena. Este espectro era similar a las Moiras griegas,sòlo que la Balanguera hila el hilo de la historia pasada y futura,ligando los destinos de los que mueren con los de los que apenas nacen.
Ella es la que recibe a los espìritus de los muertos,y si se han portado bien,los reencarna y les da nueva vida,y si se han portado pèsimo,pues los manda derechito al pais D'iràsinotornaràs...
Mi abuelita contaba que una vez ella viò con sus propios ojos a una lavandera incrèdula que fue a lavar al río al anochecer,y el río se salió de madre y se la llevó.. Ahora es un alma en pena y se la puede ver difuminada entre la niebla y se escuchan los golpes de la ropa que talla en el fregadero.


Y si tu no crees,o haces mofa de lo narrado,cuidado...porque entonces aparecerà el caballo infernal de la Bugadera,que viene directamente del averno para llevar a todos aquellos que se han burlado de la muerte o de los difuntos...
Especial precauciòn se debe tener cuando el viento marino ahuya como alma en plena durante las noches otoñales y los árboles sacuden sus brazos como grandes fantasmas,pues en esos justos momentos,es cuando aparece una gigantezca y terrible dama blanca desde lo más profundo de la espesura de la bruma... de sùbito todo ruido se detiene, dejando paso a la mensajera de la muerte.
Se cuenta que esa mensajera era una dama que vivìa en una masìa,y el obispo y los curas lo odiaban porque no era catòlica,y gustaba de la herbolaria. Una noche de luna,el obispo quiso violarla,pero al dìa siguiente el obispo volviò desencajado,tembloroso,y a las pocas horas muriò. Cuando buscaron a la dama,èsta habìa desaparecido,y en su lugar una loba enorme y plateada rondaba su masìa y los bosques cercanos. Los curas ordenaron a los sìndicos matar a la loba,y lo hicieron,pero en ese momento,se apareciò el inmenso espectro,matando a no pocos de los cazadores de miedo...Desde entonces,la dama ronda,ya sea en su forma de loba,o en su forma de bruma...


Al abuelo le gustaba asustarme con el cuento del perro fantasma: cuando se esuchaban ladridos en las callejuelas,sin procedencia clara,el abuelito me decìa que era el Gos Nonell,que es un perro de lo màs extraño,que antes fuè un guapo mozo,al cual no se le resistìa ninguna muchacha...
Pero era mentiroso,pues daba su palabra de boda y luego perjuraba,y se olvidaba de la palabra dada,asì que muchas chicas murieron de pena-siete fueron las muertas- a causa de ese sujeto. Pero al final se topò con una mujer bellìsima que le dijo que si querìa casarse con ella,debìa seguirla coriendo mientras ella montaba a caballo. Y cuando ya llevaban mucho rato corriendo sobre la nieve,la muchacha cantò:
"En matares una, en matares dues, en matares tres, en matares quatre, en matares cinc, en matares sis, en matares set i l'octava no la mataràs, que per ella moriràs..."
Y la muchacha azuzò a su caballo y lo dejò atràs por leguas. Nonell se enfadò tanto al ver eso,que se en un ataque de locura se maldijo a sì mismo,y se convirtiò en un perro grande y feìsimo para intentar alcanzar a la muchacha. Pero no puede,porque ella es justamente,una de las encarnaciones de la Luna. Asì que el perro Nonell aparece siempre en la primera nevada del otoño,porque es èl quien lleva la nieve de un lugar a otro por toda Catalunya,y cuidado,porque si te topas con èl,querrà echarse unas carreritas contigo,y si te gana,seguramente te morderà con sus colmillos congelados...

Y el perro tiene otros espectros colegas,que tambièn dan mucho repelùz,como L'home de la serra,que deja a su paso los rìos secos,y aunque se muere-es un decir,porque ya està muerto- de sed,no puede saciarla ni tener frescor a la sombra de nin
gùn àrbol,pues estos mueren a su tacto,y està condenado porque fuè èl que no quiso darle agua a Jesùs camino al calvario...Aquì la duda,es porquè ,siempre,todos esos personajes de la pasiòn de Cristo vinieron a dar con sus huesos a Catalunya? Como el soldado Malcus, al que Pedro le cortò la oreja,y cuando Jesùs se la injertò de nuevo,el soldado lo abofeteò en lugar de agradecerle. Pues ese tìo ingrato deambula por sòtanos,cuevas y hasta en el metro de Barcelona,dando bofetadas eternamente a las rocas. Y se le puede escuchar abofeteando rocas,poniendo la oreja en el suelo...
Y los cineastas japoneses que hicieron la peli del Aro,tomaron como base una leyenda,como no, catalana,la del Pauet,que es un niño que cayò a un pozo,y a veces llora abajo porque no quiere estar solo...Asi que no te asomes al vertiente del pozo,si no quieres ser arrastrado hacia abajo...

Uno de mis espectros preferidos es el Pertenitor,que es un ànima en pena que vaga por las noches repitiendo lo que oye,casi como el eco,pero con la diferencia de que èl si siente lo que dice.
Por eso no hay que hablar muy fuerte ni decir malas palabras para evitar hacerlo sufrir...
Y otro que me mola es un pobre tìo que robaba en los huertos de Urtx,y una noche se le ocurriò ir a robar cebollas al solar de su vecino. El dueño,de un modo un tanto implacable,maldijo para toda la eternidad al que lo robaba. La maldiciòn si funcionò: Y el pobre ladròn debe pasar la eternidad royendo cebollas...AsÌ que si por el camino vemos una cebolla roìda,ya nos enteramos quièn fuè...


Y la peor,la màs detestable es la Marìa Bruta.
Marìa Bruta,la vella del llavador-vieja de lavadero-se dedica a lavar ropa en los lavaderos apartados,parece obsesionada en lavar,pero en realidad hace otra cosa...
Se dedica a intrigar con palabras venenosas para causar peleas y de ese modo,distraer a las mujeres de la colada y del cuidado de sus nens...para luego raptarlos.
Esa viejuca sucia y repulsiva,de figura seca y llagaruda,María Bruta es en realidad una ogresa catalana,que causa la distracciòn de las lavanderas para robarles a sus criaturas...para luego guisarlas y hacerlas en salsa,sirvièndolas despuès a sus familiares,que atacados de gula,como ella misma,acuden al mesòn de la Marìa Bruta,situado al fondo de una cueva en los subterraneos màs apestosos del paìs D'iràsinotornaràs...
Si un atardecer del otoño,una viejuca fea, encorvada,y que lleva un saco a su espalda chepada nos pide humildemente limosna a la puerta de nuestra casa, hay que dàrsela,pero siempre vigilando a los niños hasta que la anciana se
aleje...Es posible entonces que se pueda ver que de entre las ropas negras y de su saco,salen las manitas de los niñitos que ya ha atrapado antes, pidiendo auxilio...
Para liberar a los niños robados,se debe ir al fondo de su cueva entre los riscos,siguiendo su huella,ya que lleva tantos niños en los bolsillos,que de tantos que son,le cuelgan y se le caen por el camino,asi que por donde pasa va dejando un rastro de niños lesionados y heridos que caen de su cesta y de su saco.
Si se logra llegar a su cueva,habrà que cambiar de inmediato a los niños,por las setas màs grandes y venenosas que hayas recogido en el camino y luego poner pies en polvorosa con los nens.
Porque si te atrapa,serviràs tambièn para alimentar a una garrinada de malos espìritus como ella.
Y tiene sus recetas secretas,dicha ogresa: hace colada de niños sucios,los mete en agua hirviente,los restriega y talla,los raspa,los pela y los corta,luego los peina con ganxos de romana y cepillos de pùas. Y tambièn se roba las huchas de los niños.y con esas monedas compra sal,olivas y pimienta. Asì los guisa en su marmita,en esa cueva oculta bajo los tùneles de salitre del Montserrat...

La cultura catalana tiene muchas leyendas sobre la zona de ultratumba de Catalunya,en la cual,ademàs de los fantasmas de los difuntos, también se pueden encontrar los no muertos o vampiros,y tambièn los sacamantecas espantanens.
Y es que sucede que a veces,el terror de la realidad rebasa cualquier mito,como cuando la vampira de Barcelona,Enriqueta Martì,en 1912,acechaba en el Carrer de Ponent,(hoy Joaquìm Costa),para primero robarse a los niños,luego prostituirlos con los aristòcratas españoles que frecuentaban su burdel pedòfilo,y luego,cuando ya no le eran ùtiles para explotarlos sexualmente,los mataba,para usar sus huesos,su sangre y sus untos en pomadas màgicas que vendìa a los misma gentuza de la monarquìa,que la mandaron matar en la prisiòn donde estaba detenida,antes de que la vampira diera nombres...


Y es asì,quizà como nacen los mitos y las leyendas,pues se dice casi cien años despuès, que el fantasma de la Vampira Enriqueta Martì aparece por el Raval,buscando niños que desangrar...y por supuesto,tambièn los fantasmas de los pequeños muertos se aparecen a los pederastas que se acercan a los nens en Barna,y por eso es que a veces,aparecen pervertidos alemanes y austriacos ahogados y muertos en las playas....Y tal vez sean los fantasmas de Pauet,o la Balanguera,que vienen en mala luna a Catalunya durante todo noviembre,desde Todos Santos hasta el dìa de Sant Andreù, para llevarse a los hombres malvados al paìs D'iràsinotornaràs,y lavar asi las tierras catalanas de villanìas y ruindades,para que los vivos puedan celebrar la festa major de Sant Andreù contentos y logren pasar un invierno con calidèz y tranquilidad...

Claro,siempre y cuando lo permita el peor de los espectros catalanes,uno màs malo que el mismìsimo demonio,con decir que hasta Lucifer le teme y dice su nombre en voz baja...(dilo,si te atreves,muy quedo y sin mirar atràs):

El Comte Arnaù...

(I que Santa Marìa del Mar i Santa Eulalia ens emparin...)

11/22/2009

El otro mundo...



La niebla llegò del mar.
Y,espesa y càlida,extendiò su turbia humedad
desde la zona costera hasta el centro de Barcelona, como una misteriosa señal.
Desde el amanecer la densa bruma fuè creciendo desde la zona baja del Eixample hasta Santa Marìa del Mar. Y ese anochecer,las calles de la Barceloneta fueron espectrales, a tal que parecìa que en cualquier momento,de entre los girones de niebla surgirìa un aterrador baile de espantajos...o quizà una vampira asesina de nens...o el mismìsimo Comte Arnau,rompiendo con su caballo infernal el espeso manto de la niebla marina para arrebatarnos por los aires hacia l'altre mòn.

No supe,en todo el dìa,lidiar con esa niebla,tan incierta.

Por la mañana,la burma se me filtrò a la mente dejàndome en una nada inquieta
nte, y ya llegada la tarde,al salir de la Universidad para ir a casa,al cruzar por las inmediaciones de la basìlica de Santa Marìa del Mar,envuelta toda en esa niebla extraña,me sentì totalmente fuera del mundo,fuè casi como retornar a la Barna medieval,y pasar junto al Fossar de les Moreres,donde hay un fuego siempre encendido,fuè como romper las fronteras del tiempo,para ver cruzar algunos fantasmas,inmersos y perdidos tambièn en la niebla, en el lìmite de los dìas sin tiempo,como yo misma...

Pensè que esa espesa bruma era como una señal,un signo,como que esa boira barcleonesa querìa contar algo,recordarme, tal vez,una lejana ciudad hiriente durante una mañana frìa de neblina
del pasado...una puerta a las zonas negras de la memoria...esas que son potestad del reino de las tinieblas,de la muerte...

("Nemini parco"- recordè- como musitaba el ruido fantas
mal de esa guadaña de tinieblas que no perdona a nadie,sobre la avenida...Ahì estaba el espanto: el dolor inmenso en mi cuerpo, y mi moto volando por encima de la boirina y en un muro,una salpicadura de mi sangre inscribiendo en catalàn antiguo: "Lo temps ès breu"...

Fuè cuando rocè la muerte que mi mundo se volviò otro,confuso,temible,engañoso...
Nada fuè visible ya a partir de entonces por esa niebla traicionera que me cegò confundièndolo todo:amigos con enemigos, los faros de una ambulancia con fuegos fatuos desenmascarando espantajos y los cautos conductores siguiendo de largo,indiferentes a lo que no fuese su ego comodino ,los confundì con seres amorosos,y unas campanas lejanas que doblaban a muerto por mi, con una canciòn "romàntica" en la radio oida en el tremendo dolor de mi cuerpo desde mi cama de hospital,y no recordè en ese caos lo que decìa mi abuelo: "presó i llit per conèixer la lleialtat dels bons amics"...


Pero mi corazòn estaba perdido y solitario en la neblina pastosa del dolor fìsico y emocional, y deje de ver lo que era obvio... Mi razonamiento fue nulificado por el mal y la mentira y en medio de mi
miedo,el engaño triunfò. Lo pueril se volvió de repente ingenioso, lo insensato,se volviò lògico,la mentira,se disfrazò de verdad,y la traiciòn se camuflò de amor...todo fuè un sinsentido formando una costra rugosa sobre mi corazòn.

Y,herida, ya no pude distinguir lo real de lo virtual,lo vero de lo falso,lo miserable de lo admirable,el honor de la hipocresìa,e impotentè frotè mis ojos una y otra vez con arenas,mientras permanec
ìa sentada en la orilla del infortunio y el embuste...
Fuì abriendo un agujero en mi corazòn que se llenò de
desperdicios mentales y basuras emocionales.Todo era tan espectral,que en esa bruma oscura,de pronto,me vi rodeada sòlo de ànimas en pena como yo misma...
Y entonces en esa niebla comencè a caminar de aquì para
allà,confusa de palabras mentirosas y vacìas,preguntàndome desolada,el real valor que tienen las palabras ante la claridad de los actos...
Y fuè justo en ese momento,cuando màs desamparada me sentì en medio de esa niebla ,que de algùn lugar brotò la bondad en una frase,còmo un eco suave,fanta
smal,que reviviò mi abrumado espìritu...:
-"Yo no creo en fantasmas"...
Me dijo ese fantasma,el ùnico que con su corazòn puro, me tendiò la mano incondicional cuando lo necesitè, exponièndose al peligro por cuidarme,y ahora comprendo que su valentía no fuè por falta de miedo, sino por el discernimiento que otra cosa era más importante en su corazòn, y yo lo fuì para èl en esos momentos,qu
e ese miedo.Y ahora sè que los valientes,como ese fantasma, quizás no vivan para siempre... pero tambièn sè que los cobardes no viven en absoluto...)

Pensando aquello,me armè de valor en esta Barna de niebla marinera,con el sol menguante y la neblina lechosa que no deja ver a dos metros de la bicicleta para olvidar de una vez por todas aquèllos tiempos mortecinos en aquèlla otra ciudad agònica de tenebras y lejana,en dònde por mal fario conocì espectros traidores y espantajos malignos...

Ahora prefiero oler el aroma a vida que flota en esta neblina catalana: Alguien guisa setas y asa castañas en alguna casa. Huele a bolets con yerbas de olor,ajo y aceite de oliva como los que hacìa mi abuelita Dollors. Quizà patatas asadas con cebollines... y eso me da tanto apetito...
Parece que el tiempo se hubiese detenido en esta parte de la ciudad,bajo las brumas...cuesta poco imaginar a un miliciano de la FAI entrando a un local a comer un buen plato de bolets con cava mientras aguarda a que su furgoneta se cargue de los libros que repartirà,luego, en la Columna Durruti...o,tambièn,alucinar el paso entre la niebla y por la rambla camino al puerto,de las niñas gitanas,riendo,alegres,mientras pelan castañas y cantan rumbas y se asustan con los cuentos del miedo...

Un ruidoso grupo de turistas holandesas cuarentonas me traen al presente con su güirigay en la esquina de la calle de la Dagueria y la plaza de Sant Just. Hablan,ríen,toman fotos. Pero en la escalinata de la iglesia dos ancianas amablemente,les piden a las turistas que callen...le aconsejan a las holandesas que hablen mas bajito,porque esa plaza fuè,antes,un cementerio...y con esa niebla,no se sabe...
Los relojes marcan la hora de la siesta y las turistas se van desconcertadas.

Son esos relojes,los que penden de las paredes,en las viejas calles de la ciudad,los que miden el tiempo de Barna a su manera,y son los testigos de cada vida,y cada muerte... "Lo temps ès breu"...dicen estos testigos mecànicos y disciplinados que llevan con elegancia el paso del tiempo,como guardianes de las horas.

Con la niebla,algunas golondrinas reposan encima de ellos. En estos minutos azules y grises,todo es un cìrculo,y de pronto la niebla hace una jugarreta: De los relojes han desaparecido las manecillas,como un signo de muerte,como si una mano huesuda se hubiese robado cada minuto de la vida,como una imprecaciòn del otro mundo que nos dijera: cualquier hora es buena,o mala,para morir,y esta es tu hora..
.


Decìa mi abuela Dollors que la mano del muerto robò las manecillas de los relojes en la calle dels Petons,en el Born,y como es estrecha y cobija sombras,portales y bastantes huecos para que las parejas que desean besarse lo hagan sin ser muy vistos,y puedan darse arrumacos furtivos,cierto es que ahì pueden pasar cosas muy extrañas...
(Tambièn se dice que ahì se despedìan los condenados a muerte de sus familiares,con algun beso.de ahì el nombre de la callejuela).
Pero decìa mi abuelita,que ella si sabìa, que en esa calle vivìa un cura,con su amante. La muchacha se habìa enamorado de un gitano,que la convenciò de fugarse con èl. El gitano,tambièn,le robò al cura un cofre con mucho parnè e hiriò al cura. Fuè entonces que lo apresaron y lo condenaron a morir arrastràndolo por las calles.Cuando llegaron a la casa del cura,le cortaron la mano al gitano y la clavaron en la pared. Durante mucho
s años la mano se podìa ver en la fachada dentro de una hornacina,hasta que un 15 de noviembre,dìa de la muerte del gitano años atràs,la mano desapareciò,y se escuchò un grito terrible entre la niebla: era la voz del gitano buscando a su amada,y su mano,arañando los muros,las puertas,goteando sangre por el callejòn,y abofeteando,quizà por envidia u ocio, a los novios besucones,claro,vandalizando los relojes...
Y es que en Barcelona,en temporada,salen los fantasmas. Fantasmas de verdad que
duran unas cuantas semanas de otoño,y desaparecen a principios de diciembre,igual que como llegaron: entre la niebla y el misterio.
Ánimes en pena,tambièn llamadas fantasmes,en femenì del català,como los del Trib Real,que son un conjunto confuso de hombres y mujeres espectrales que atraviezan la niebla,cantando y bailando entre gritos y mùsica de guitarras infernales,sin reposo,por toda la eternidad,y lo hacen por un castigo impuesto,pues cuando vivìan,no tenìan ningùn respeto o miramiento por nadie,asì que,fatigados,extenuados,estos espectros recorren las callejuelas de Barna cada otoño,entre la niebla,para llevarse de marcha infernal
, con ellos, a los imprudentes que tienen demasiada ansia de fiesta y botellòn.

Y a las orillas del Llobregat,dicen que aparece un bello fantasma para lavar la ropa blanca de las mortajas de los muertos:
es La Bugadera-la lavandera-que es como una mensajera de la muerte,que anuncia asì que alguien morirà.Algunos dicen que es la propia Muerte,que hace colada con las mortajas que antes tejiò. A veces,la Bugadera se aparece entre ese tipo de niebla muy gruesa,y a veces,como presag
iando una tormenta,esas nubosidades adquieren las formas de una mujer blanca y gigante,envuelta en un sudario,que aparece por el puerto,gritando y gimiendo,asustando a los pescadores para que no se hagan a la mar y no se pierdan en la niebla...
Claro que tambièn la Bugadera asusta a los que caminamos por el muelle con esa neblina,muelle que siempre es gritòn,marinero,viejo y sin prisas,pero que durante la niebla,permanece silencioso,como un jubilado y fatigado viejo lobo de mar con sus redes quebradas sobre la playa gris,y que evoca siempre a la Barna de los otoños...


Al final de la tarde,sobre la calle de Escar,en la Barceloneta,fuè que apareciò de sùbito el espejismo: Un extraño y doble arco de luz,similar a un arcoiris, se podìa ver desde ese punto asomarse de entre las neblinas,desde la mar hacia el paseo de Joan de Borbò,formando una curva perfecta entre los ùltimos edificios del muelle, y la sombra del hotel Vela. Rozaba con unos tenues y mustios matices las grùas que levantan el hotel en medio del mar.
Un arcoiris de un solo color de cobre, silencioso,espectral,solitario y lùgubre,como una puerta a otros mundos temidos.Nunca habìa visto un fenòmeno igual... Los pocos turistas del puerto,le huyeron,refugiàndose en los bares,y los viandantes de la Barceloneta, apresuraron sus pasos por las calles estrechas,temerosos de esa luz de humedad y sal que traìa el viento de levante sobre la tarde brumosa.
Preguntè a unos ancianos y a un mosso,si es comùn que aparezca un arco irisado tan inmenso y sin colores, y en ese punto, y el mosso,atònito por el fenòmeno, me dijo que no,y los viejos me contaron que ese arco de luz es un umbral al màs allà,que aparece poco,pero que es mejor resguardarse cuando la luz se reduce a un mirar fugaz,un pensar inquietante,y un no saber dejado al viento. Una respuesta muy catalana,al estilo clàsico de la Barceloneta...
Pero...Un portal de què? A dònde conduce? Quièn puede entrar? Y què espìritus,monstruos,bubots o gàrgolas pueden salir por ese umbral?
El arco luminoso durò pocos minutos sobre la niebla,y me quedè ahì,vièndolo para ver s
i algo salìa o entraba,hasta que al poco rato desapareciò en la tarde gris y solitaria...

Una no puede estar tan profundamente receptiva a los misterios y la belleza del mundo,sin entristecerse a menudo,pero tambièn sin alegrarse a pesar de todo,de estar con vida en esta Barcelona d
e mil vestidos,tan hermosa de cualquier modo,ya sea con niebla cobriza, como gris bajo la lluvia,o bañada de luz de sol y mar...
Sin enterarme aùn lo que pudo haber salido por ese extraño umbral al otro mundo,echè a andar para la casa,pero muy alerta,pues ya todo me daba bastante repelùz:
Y es que entre la bruma se distinguen,difusas,marrones,las gàrgolas que me miran desde el aire. En Barna hay màs de 250 gàrgolas y muchas son temibles,su forma cambia si llueve,si es un dìa luminoso,o si es de noche,si va una triste o si es otoño,o vas alegre
y es primavera. Los dragones alados,los perros con fauses de murcièlagos,los machos cabrìos con alas de àguila,los sàtiros torturados con pezuñas de puercos,y los unicornios que nos escurtan a los mortales desde la niebla,me obligan a apresurar el paso,porque puede ser algo terrorìfico imaginar que bajaran de ahì de un salto para encarar a los solitarios como yo, frente a frente.


Y en el puerto,las grùas tambièn se ven temibles inmersas en la bruma. Apenas de distinguen sus colores rojos,amarillos,azules,y màs parecen patas de insectos gigantes que salieran del mar para, en el màs puro estilo Lovecraft, atacar a Barna y devorarnos a los que pasemos por ahì.

Crucè a toda la velocidad que pude darle a mi bici en plena niebla,y las mirè de reojo: imponentes,pesadas,puro hierro salado,esperando un llamado del Cthulhu,para atacar la ciutat...Montruos marinos emergidos del fondo del Mediterràneo,Krakens y demàs cosas horrendas...
Definitivamente prefiero a los fantasmas normales,esos que abundan en Barcelona,y que llevan una sàbana blanca encima y saltan dàndo aullidos de muerte.
En las casa de los miedos hay algunos de ellos, que son vestigios quizà, de aquèllos tiem
pos del contrabando,en los que los fantasmas iban por delante de los gitanos con sus mulos cargados de estraperlo,y asì ahuyentaban a los curiosos,dejando libre el camino.
Y es que la casa de mis abuelos,fuè considerada por sus vecinos de la Barceloneta de aquèllos tiempos, como una de esas Cases de sa Por,o sea,casas donde se producen fenòmenos extraños -o poltergeist-.
Sa Pors son los fantasmas que producen fenòmenos como el movimiento de enseres de la casa,o los ruidos sin explicaciòn,etc. Son llamados tambièn Bubotes,los autènticos fantasmas de sàbana,que no contentos con rondar cruces de carretera y cementerios,se vuelven okupas de algunas casas còmodas.
(Para ellos,supongo, la comodidad debe ser el frìo,la oscuridad,las telarañas,lo hùmedo,asì que no entiendo que es lo que hallan en la casa luminosa y seca de mis abuelos-a lo màs hallan cariño
-...Lo que si es seguro que les agrada,es asustar a los vivos y se complacen en salir con las primeras ombras,o en dìas de niebla,o tormenta,con el ùnico fin de asustar y dar rienda suelta a su exibicionismo. Los peores son los que darìan "la vida",si la tuvieran,por tantito reconocimiento,porque son los màs gracejadas hacen,desesperados por llamar la atenciòn. Asì que si se topa una con alguno de esos,lo mejor es ignorarlos,para disuadirlos y que vayan a que les den viento en otro lado....Ahora bien,los mejores bubots son los que arreglan el jardìn y juegan ajedrez dedicados a lo suyo y sin molestar a màs nadie...)

La cosa es que cuando metìa la llave en la cerradura del zahuàn de casa para por fin refugiarme del temor instintivo a la poca visibilidad que permitìa esa niebla,mis dos vecinas inglesas,que viven en la casa de al lado,se me acercaron, temerosas entre la bruma, para advertirme que alguièn se habìa metido en mi casa,pues habìan escuchado ruidos como de alguien que hacìa la colada y guisaba,y cantaba horrendo con alaridos espeluznosos del màs allà,como si se le estuviese friendo en el averno,y ademàs ha
bìan visto luces raras en las ventanas,durante mi ausencia...

Habrìa que llamar a los mossos,dijeron,porque ahora,con las noticias en la tele de los okupas que se apropian de las fincas y sola como estoy-mis dos amigos mexicanos estaban en sus trabajos,y mi hermano Joaquim ha ido al campo con sus caballos-y con los del botellòn tan ebrios,podrìa haber peligro para mi. Asì que,ahora si asustada en serio,casi a trompicones,a ciegas,abrì mi mochila buscando el lacrimògeno y el movil para llamar a la policìa.

Cuando el zahuàn se abriò...

Como dos desconocidos en medio de un pàramo lunar,medio inertes en esa niebla,conservamos el respirar,y muy lentamente,pasada la primera vista, nos reimos en las miradas. Yo con mi botecito de gas pimienta en mi mano,nerviosa y torpemente muda,y èl con las llaves de la casa que le diò mi he
rmano Joaquim,y como llegado de otro mundo,musitò-de nuevo-muy suavemente:

-Yo no creo en fantasmas...

Y ahì estaba ese fantasma,aparecido de pronto de la nada,un terco bubot que suele irrumpir en mis nieblas personales,guisando bolets en mi cocina y listo para gozar unas vacaciones de miedo en Barna ...


En cuanto a la niebla,se dispersò con la marea nocturna,liberando la pureza de una luna otoñal que navegò serena sobre el Mediterràneo...





11/09/2009

Barcelona blues...


"...La tardor porta tristor"







Si aùn no hemos atrofiado nuestro olfato con los liquidos quìmicos que venden las trasnacionales para hacernos creer que eso es un "perfume" y que por usar eso pertenecemos a una cla
se social muy chic y a la moda,y pagamos con nuestra mutilaciòn odirìfera y bastantes euros por un producto quìmico cien veces màs caro de lo que es,y que ademàs se prueba en los laboratorios torturando animales,en fìn,que si no hemos atrofiado nuestro olfato y nuestro cerebro con la publicidad y los objetos chatarra que nos vende el capitalismo,es posible que podamos percibir uno de las fragancias màs hermosas que existen.
En la naturaleza se da el prodigio: Cada estaciòn del año tiene su aroma caracterìstico,pero uno de los olores màs deliciosos es el que ofrece el bosque,precisamente en estos dìas,el olor que el viento trae desde el bosque de la
montaña...Es el elegante y sutil perfume del musgo fresco que invade el reino de las sombras.
Tras las tormentas de estos dìas,el musgo cobra un espledor vegetal y se aroma con esencias de hojarazca,lluvia y barro,y esparce su fragancia de frescor verde y limpio,si...un perfume verde,el del musgo...
Aunque ese aroma no dura mucho,pues como todo milagro es fugaz,porque pronto serà desplazado por otro perfume
màs intenso,pero tambièn hermoso: el de las castañas asadas. Ese aroma dulce,y càlido,a humo,aroma de manjar de duendes,que perfuma cada esquina donde una castañera tuesta castañas...
Y si se adentra uno en alguna casa catalana,entonces se podrà disfrutar el aroma de los panellets recièn horneados,y el de los bunyols rociados de azùcar y canela...
O allà,en el puerto,se puede oler el aceite de oliva que dora las sardinas con yerbas de olor y vino cava,y si tienes apetito,ese olor puede hacerte cruzar el Mediterràneo a nado para comer aunque sea una sardinita...
Sin embargo,en una ciudad marinera como Barna,no es posible fiarse de las condiciones atmosfèricas para detener los aromas,porque en tan sòlo unos minutos,se puede pasar de un cielo maravillosamente azul,a un nublado malababa que te deja tiritando y magullado despuès de una granizada pringada,en donde ya no hueles màs nada,por el constipado que te ha pillado...


Es bello el otoño,pero siempre es bueno cargar con el chubasquero,el mòvil,y un jersey al canto,y sobre todo,es mejor guarecerse de las ventiscas marinas,y de ese frìo otoñal que pela, y ver las marejadas mejor desde casa.
Barcelona es una ciudad de prodigios,pero cuando el viento golpea toda la noche los pòstigos de la casa,y se escuchan a lo lejos las ambulancias y las sirenas de los bomberos que van de aqui para allà,y el termòmetro del portòn marca cuatro grados,y el horizonte de la mar se torma casi negro,y no puedes salir de casa por el temporal en alerta ambar,es Barna una ciudad imponente y màs hermosa aùn que siempre...
Ya terminarà la lluvia y entonces sus tardes terminaràn con una luz difusa y melancòlica,de dorados tan hermosos que duele que llegue la oscuridad tan pronto.
El otoño en Barna puede ser desolado: la tardor porta tristor,decìa mi abuela Dolors. El final del verano en Barcelona deja en las ramblas ese vacìo de fìn de fiesta,y quizà por ello,al otoño se le indentifica como la època del año que propicia los adioses,pero tal vez muchas parejas nuevas se unan en eso que suelen llamar amor,con el pròximo arribo de turistas invernales a las nevadas estaciones de esquì del Pirineo.
A los que vivimos aqui,el otoño nos sirve para contar cualquier historia misteriosa,o para que el tiempo reconozca que llanto,que làgrima o que verso es vida,y para que la belleza de las flores en el cementerio del Montjuic nos renueven la capacidad del asombro,y para que ese dolor de piedra y ala que se alza desde el pecho hasta la menguante luna nos de la cicatrìz que el corazòn precisa,y para que el miedo con su plañir oscuro de campanas se seque en el fogòn,mientras afuera el viento aulla con la locura absurda de llamar a las cosas por su nombre: La Muerte,grita el viento,mientras rompe cristales en añicos y levanta motonetas por el aire y las estrella contra los muros y tira cables que conducen la energìa para mandar a varios bomberos al otro mundo...


Y mientras,algunos,en voz baja, luchan a muerte contra la desolaciòn,intentando en este otoño de borrasca y sombras,llamar a los dìas de luz por su tristeza para seguir con vida...
Y es que este otoño llegò con poco ruido,el frìo apagò de pronto el canto de las cigarras y las gaviotas se han refugiado en los escondrijos de los muelles. Se dirìa que todo està congelandose,hasta el corazòn,pero desde mi ventana veo un oleaje sùbito iluminado de prodigio: parece que entre la espuma se ha levantado un àngel de agua,que se ha disuelto en las gotas de luz azul del ocaso.
Estos ùltimos dìas el cielo ha estado muy deprimido,y se ha cubierto de un manto plomizo que viste a Barna de oscurina,como para ahogarse en esos gèlidos grises...
Quizà por ello,el dìa de muertos sentì ciertas ganas de llorar en la calle semidesierta. Oi a unos mùsicos (que saben que el màs pequeño acorde siempre suena maravilloso en la resonancia del barrio gòtico),y una ràfaga de Piazzola se me colò en el alma,y me entraron ganas de huir hasta el Prat,pero algo me hizo detener mi bici en un cruce de calles en la Boquerìa,junto a Ferran,porque vi el local donde venden sombreros.
Ahì,hace años, acompañè a mi abuelo algunas veces,pero despuès de su muerte,no volvì a encontrar ese local,pues no sabìa exactamente donde estaba.

Mi hermano Joaquim me decìa: "esa sombrererìa no existe o la habràn cerrado". Pero ese dìa,en pleno dìa de tots sants,la encontrè como por magia. Y comprè un sombrero vintage.Es co
mo de Al Capone,de color tabaco y con una cinta de seda sepia que le da un aire habanero .
Luego me pasè al mercat de Sant Antoni a curiosear. Ahì,los domingos por la mañana, venden comics,discos de vinilo,videos,libros usados,poster,y mil cosas màs. Ahì se pueden hallar autènticos tesoros. Habìa poca gente por el aire helado: màs de la mitad de los puestos estaban cerrados y flotaba en el ambiente ese aire triste de final de fiesta...Los empleados estaban apurados en recojer sus puestos,para ir a recordar a sus difuntos. Asì que sòlo comprè un viejo libro,editado en 1925 por mi bisabuelo,y me fuì a tomar algo caliente al club de ajedrez,aunque era mortal andar en la bici con ese frìo. El club està en una callecita junto a
Tallers,al comienzo de las Ramblas. Es una calle comùn y corriente,pero para mi tiene una magia especial,quizà es porque me recuerda mi adolecencia. Al fondo,a la derecha,sigue ahì un viejisimo edificio,donde estuvo antes el Institut del Teatre.
Ahì fuì con mis abuelitos a tomar mis primeras lecciones de teatro. El club de ajedrez estaba cerrado,nadie habìa querido jugar una partida en el dìa de difuntos. Asì que algo fatigada ya del viento helado,fuì a comprar una orquidea,una botella de cava y unas candelas,y luego fuì al cementerio a arreglar la tumba de mis abuelos.
Le dejè el sombrero a mi abuelito,y la flor a mi abuelita.
Reguè la tumba con el vino y encendì las luces para ellos. Estuve ahì en el cementerio.viendo el puerto, hasta que cerraron.
Al final de ese dìa solo me quedò el cansancio.Fuè un dìa especialmente duro,buscando una mirada còmplice,una mano amiga,una charla sin prisas,un parèntesis de esta soledad para poder respirar...



Por la noche llegò mi amigo mexicano Mozz, y recordamos juntos las ofrendas que se ponen en Mèxico para los difuntos.
Le dije que extrañaba como nunca a mis padres cuyas cenizas estàn en el òceano,y a mis abuelos, en cuya tumba sòlo me sentì aùn màs triste,y que lamentaba tal debilidad,pero que a alguien se lo tenìa que decir. Y
Mozz me escuchò en silencio,mientras vimos como caìa la primera lluvia de noviembre en la terraza. Luego de un rato,Mozz me comentò algo muy sabio: Pasa,segùn su pueblo mixteco-zapoteco,que la fiesta de Todos los Santos marca un lìmite rotundo en los ciclos de la tierra: despuès de la abundancia de sol y las cosechas del verano,viene el reposo,la muerte de la naturaleza,y eso se refleja en la luz,en el aire,en el clima y se introduce en el alma de las personas.
Es el otoño el momento de las sombras,pues los dìas se acortan y las noches se hacen eternas,y las lluvias y el frìo nos remiten a la muerte,a la soledad,al olvido...Sin embargo,en cada semilla,en cada gota de lluvia otoñal,se encierra la promesa de la vida que volverà cuando los dìas se alarguen y el sol nos caliente el espìritu...
Mi abuelita decìa que en Otoño,debido al clima,en las zonas altas del Empordà,donde ella naciò,algunas poblas conmemoraban el fin de año agrìcola,el 31 de octubre,preparandose para los difìciles dìas venideros,pues el otoño era el aviso de que la vida de los montañeses se harìa màs dura,asì que,por las fiestas de Sant Martì,hacìan la matazòn de los puercos- de ahì el refràn:"a cada puerco le llega su San Martìn"-para preparar los embutidos y los tocinos y jamones ahumàndolos en los fumeiros de la montaña,y hacìan pan y guardaban castañas y demàs frutos y semillas,para soportar las intensas nevadas del invierno que se allegaba. Los hombres encendìan las hogueras para hacer el carbòn,y con ese fuego se encendìa el fuego en todos los hogares,y las mujeres amasaban el pan,hacìan las conservas de jamòn,manzanas,olivas y cerezas,y por las noches todos oraban a los difuntos y les dejaban bocadillos y azùcar al lado de los àrboles,o en las tumbas,y asì esa festividad duraba varios dìas,pues eran dìas de "traspaso",es decir,dìas fuera del tiempo,en que las puertas al otro mundo estaban abiertas y las almas de los difuntos y de los seres mìticos del bosque entraban en contacto con los humanos.

Y por eso mi abuelita decìa que el otoño era el tiempo de todo lo sagrado.
En esos pueblos catalanes,hasta hace bien poco,sino es que todavìa,se creìa que la noche de Todos los Santos las almas de los antepasados cruzaban el umbral del màs allà,hacia este mundo,y volvìan a las casas y a los lugares que en vida frecuentaban,incluso iban a jugar ajedrèz,al mercat o a beber cava con su amada. Esa idea del retorno de los difuntos en Barna no està asociada al temor superficial que inspira la muerte y los fantasmas de cine de terror gringo,sino que es algo màs profundo y arcaico. Segùn la creencia popular catalana,la Noche de Todos Santos,las almas del purgatorio vuelven,y ese dìa no se puede ir por la calle para no toparse con algùn alma en pena.
Ahora bien,los difuntos antepasados,en Catalunya,son considerados como protectores de la casa,como una especie de pequeñas divinidades familiares en quien confiar y a quien rememorar con respeto y cariño.
Aunque no se sabe,porque hay espìritus que pueden ser peligrosos,como por ejemplo,el fantasma de algùn franquista asesino,por ejemplo. Asì que hay que irse con cuidado en la calle,porque uno de esos fantasmas se puede colgar de uno,y hundirlo en la tristeza.
(De ahì que haya tanto borde depresivo en el otoño,pues seguro se les montò la "pena negra" sobre los hombros). El ritual gitano para conjurar a esas malas sombras,es bañarse en agua de musgo,moras y hojas de castaña,y luego darse un baño en la mar.

La tradiciòn catalana de poner, la noche de difuntos,un plato más en la mesa, o dejar un lugar vacío para los familiares difuntos, o bien, abrir las puertas para que pasen las almas, o tratar de no mover demasiadas cosas por los rincones, es porque muchos catalanes estàn convencidos de que en algunos lugares de la casa se acomodan los espìritus,algunos con
forma de mariposas transparentes,o con forma de animaletes como libèlulas,catarinas-mariquitas,o lucièrnagas. Y cuando se hace la castanyada-que es asar castañas para comerlas deliciosamente-no se deben comer todas,sino dejar unas pocas de las màs buenas para las almas,porque si nos portamos dìzcolos y golosos,y no les dejamos nada,por la noche vendràn a estirarnos de piès mientras dormimos. Por eso mejor es dejar algunas castañas a los pies de la cama durante el otoño. Y tambièn dejar bollos y un platito con sal cerca de los àrboles,o en los pollones de las playas,para que los difuntos se alimenten de esa escencia.Mi abuelo Jordi ponìa una castaña en cada escalón de la escalera de la casa o por los rincones y mi abuelita ponìa panellets y bocaditos en el jardìn,y tambièn encendìan una candela por las almas solitararias...


El día de Todos los Santos y, sobre todo, el día de Difuntos, el 2 de noviembre,mis abuelos iban al cementerio a visitar las tumbas de Jaume y Miquela,y la fosa comùn dònde reposan los padres y las hermanas de mi abuelito, y las adornaban con flores y arreglaban su aspecto exterior.Luego mis abuelos iban a la pobla abandonada en la montaña donde naciò mi abuela,y dejaban en el pantencillo abandonado unas flores y una ofrenda de castañas y bocadillos,que mi abuelita hacìa para su madre y sus tìas y abuelos.Mis abuelitos,como muchos barceloneses, se paseaban por el cementerio-o de un cementerio a otro-como si fuesen a dar el paseo por el parque. Veìan con cuidado las tumbas y mausoleos, los adornos que había en cada una y mi abuela Dolors ponìa flores no sólo a los parientes más cercanos, sino a familiares más lejanos, amigos o conocidos que estaban enterrados por ahì.
Recordar a mi abuelita,aùn me hace sonreir,porque ella siempre encontraba lo alegre y lo bello en todo,ese era su encanto. Me acuerdo que por estas fechas adornaba la mesa grande del comedor con ramilletes de flores y hojas secas muy bellos,y con platos llenos de panellets,luces,dulces y castañas. Y luego llegaban los invitados,todos los viejos amigos de mi abuelo y las amigas de ella,y entonces iban rifando los panellets para los platos,como premios de loteria,y los reponìa de inmediato con platos de nuevos panellets,y asì se iban sorteando,en una alegrìa contagiosa de todos. Los amigos de los abuelos,realmente c
ompraban los panellets,apostando sobre una baraja de cartas,a veces,mi abuela llegò a rifar pollos asados,deliciosos,y en la rifa el abuelo gritaba:

"Sempre s'ha vist,i ho veureu,qui no posa, no treu!"

(El dinero recolectado se mandaba luego a una asociaciòn de mujeres con càncer en el tercer mundo,por idea de mi abuelita.)
Luego de la rifa,salian que todos al patio y mi abuelo encendìa una fogata grande,y mi abuelita prendìa las làmparillas de aceite para la cocina y las ventanas,con el fìn de que los difuntos republicanos enterrados en los caminos y las zanjas por los asesinos franquistas,tuvieran fuego de hogar para que se calentasen,y una luz para guiarse en los oscuros y no siguiesen penando...
Luego mi abuela sacaba la carbassada,o calabazada,que es un perol donde se han cocinado trozos de calabaza en miel,y otro donde se han hecho torrijas con vino, queso de la sierra y canela.
Al dìa siguiente se iba al cementerio para llevar el recuerdo a los familiares difuntos,y la noche del dos,mis abuelitos la destinaban al teatro. Iban a ver al Liceu la comedia de Tirso de Molina,El Convidado de Piedra,o el Tenorio de Zorrilla.

A la salida del Teatro,iban a tomar un cafè con leche a las Ramblas,y en el camino de vuelta a casa,comìamos en las paradas de las castañeras,castañas tostadas...

Y el dìa tres de noviembre,mi abuelita hacìa los buñuelos màs deliciosos del mundo,porque era el dìa en que realmente llegaba la oscurina a poner tristes a las personas,ya que tambièn deambulaban por Barna las ànimas solas,y habìa entonces que brindarles un poco de respeto y alimento. Asì que mi abuelita Dolors hacìa los bunyols,y mientras los comìamos bien abrigaditos en su cocina,mi abuelito y yo,acompañados de un chocolate con leche muy calientito, ella y mi abuelo Jordi me asustaban con cuentos de aparecidos del màs allà...



Quizà por eso,ahora,en esta soledad sin buñuelos,sin chocolate,y sin cuentos de espantos,y mientras un viento frìo y amargo golpea los pòstigos de esta casa de los miedos,siento pesar por los tiempos de inocencia y alegrìa que se fueron,y los sueños perdidos como las hojas muertas de este otoño en Barna que es inmensamente triste y frìo sin mis abuelitos...